lunes, abril 23, 2018

BAJO LOS SAUCES DEL RÍO





En los días de mi niñez, allá en el pueblo, tenía por costumbre irme a la orilla del río para contemplar las aves que venían desde distantes lugares escapando del frío invierno: garzas, patos, gansos y grullas llegaban hasta los remansos para descansar de su largo viaje hacia lugares más cálidos. Yo me sentaba en la ribera, debajo de un sauce llorón, para contemplar extasiado ese bonito e inigualable espectáculo natural y escuchar la inmensa algarabía que causaban sus graznidos. Sesenta y seis años han pasado por mi vida, mas no por eso dejo de atisbar, esperando ver alguna garza posada al otro lado del río.


FASCINACIÓN

Bajo los sauces del río
hubo un niño que soñaba
ser la garza que llegaba
vestida de blanco traje
a posarse en el follaje,
del árbol que lo arropaba.

Soñaba volar muy lejos
como la garza lo hacía
y entre nubes se perdía
bajo el cielo colorido,
regresando hasta su nido
cuando la tarde moría.

Como agua bajo del puente
se nos va yendo la vida,  
pero se queda escondida
la niñez en un recodo
para tornar de algún modo
con pasión enardecida.

Cada año por este mes
de abril, al que tanto quiero,
con pesar me desespero
por el tiempo que se fuera
y allí volver yo quisiera
como azahar al limonero.

Estar de nuevo otra vez
bajo los sauces sentado, 
abrazándome al pasado 
viendo bajar la corriente
que cruza lenta y silente 
cual un viajero cansado. 

Si aquel río se muriera 
no gozaría de su encanto
y, las garzas entretanto,
buscarían otros portales
y bajo de los sauzales
se vertería mi llanto. 

Vagaría por mil senderos 
   recordando, recordando,
y doquier fuera pasando 
de mi andar dejaría huella 
para que luego tras ella 
otros siguieran andando.

A despecho de las penas
mi corazón, aún bravío,
para colmar su vacío
añora lo que admiraba
y sueña lo que soñaba
mirando pasar el río.

Cada veintitrés de abril
en un pequeño navío:
de la tristeza y el frío
al viento tibio que amaba
  y a la garza que posaba...
viaja el pensamiento mío

__________________




Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imágenes:  El Río Chicamocha.

Celebrando con Tina.

31 comentarios :

  1. Hola amigo Rafael hacía mucho que no te leía, que hermoso poema como siempre, que tengas una hermosa semana felicitaciones por seguir siendo un gran poeta.

    ResponderEliminar
  2. excelente composicion ingeniero

    ResponderEliminar
  3. De tus más inspirados poemas, Rafael, fruto de tu evocación, además. Impecable, por qué no decir perfecto en letra y espíritu.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carlos, por tus amables palabras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué maravilloso paisaje, lo puedo ver y también sentir ese sentimiento de arrobación que da el paisaje. La emoción se hace verso y canto para festejar la Naturaleza y también un año más. Me uno para desearte felicidades junto a familiares y amigos. Brindo por un año más. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  5. Bonitos recuerdos que nos dejas de ese tiempo junto al río.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Bellísimo poema que te ha inspirado esos recuerdos de infancia tan agradables, te felicito por estos versos tan hermosos.Saludos

    ResponderEliminar
  7. Amigo Rafael, bello y nostálgico poema, no sabría en que parte posarme y soñar con los dulces tiempos pasados, yo, bajaba al prado del río a coger violetas, muy bellos recuerdos.
    Hoy me aventuro a visitar en lo que las fuerzas me lo permitan y agradecer vuestro cariño y apoyo siempre.
    Paso por una mejoría transitoria, con una aceptación de lo que la vida nos depara, aún queda un largo camino que recorrer y convivir con los lobos es lo que queda, por el resto del tiempo.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario, estimada amiga. Te deseo completa recuperación en salud para que puedas seguir adelante por la vida.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Como siempre muy bueno tu texto,cariños.

    ResponderEliminar
  9. Es precioso. Me ha encantado Rafael. Nada cono la sencillez sentida. Nada como el pensamiento que surge del alma y se posa amorosamente en cada palabra. Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Es precioso, los recuerdos te han ayudado a tejer versos magníficos, y con ellos nos has trasladado a la orilla del río. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Bellissimi e intensi versi nostalgici,intinti in speciali immagini della natura
    Molto gradito e apprezzato, questo articolo,un caro saluto,silvia

    ResponderEliminar
  12. Un poema lleno de vivencias de gran sensibilidad, bonita foto, saludos.

    ResponderEliminar
  13. Que belleza de poema, un autentico recital de poesía dejas en tan maravillosas estrofas llenas de ritmo, y esos recuerdos de la niñez rescatados a la orilla de ese río.
    Me ha gustado muchísimo, poeta.
    Un abrazo y felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Honor que me haces, Elda, con tu bonito comentario. Gracias por leerme con tan buenos ojos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Ah! Pero qué presente maravilloso con tu nieta en brazos, Rafael! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Tienes un algo especial para hacer de tus recuerdos un bello poema.
    Muchas veces he querido convertirme en ave, volar alto y tratar de ir al encuentro de aquellos que he querido ¡quimeras inalcanzables que se me ocurren!
    En esa foto, me imagino que estás con tu nieta, ¡cuánto ha crecido! Nos la enseñaste de recién nacida y ahora está preciosa y seguro que ya habla, deseo de corazón, que algún día escriba como el abuelo.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es Martina, la nieta, que vino visitarme por mi cumpleaños sesenta y seis y me trajo su infantil alegría.

      Un abrazo, estimada amiga.

      Eliminar
  16. Me has transportado a un lugar mágico, Rafael.

    Un abrazo y mil gracias por ello.

    ResponderEliminar
  17. Al menos, Rafael, si no lograste como antaño que alguna garza se pose al otro lado del río, conseguiste que tu querida nieta "se pose" en tus brazos.¡Algo es...algo!

    Abrazo chileno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Esteban, ella es mi "garcita" viajera que vino a posarse en mis brazos para que yo evocara aquellos años infantiles... y suspirara encantado de amor y felicidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. LETRAS QUE REMEMBRAN LA VIDA.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  19. Leyendo to poesía, magnifica por cierto, me has llevado a mi niñez, cuando mi ciudad era un pueblo pequeño, yo me iba al rio a ver correr el agua y a bañarme en ella, quiesiera volver, como dices, a estos tiempos que se fueron, la corriente del rio se los llevó.
    Gracias por tu grata visita y tu cariñoso comentario.
    Un abrazo, feliz semana.

    ResponderEliminar
  20. Hola amigo, visitándote después de tanto tiempo me encuentro que tu blog sigue siempre lleno de hermosas poesías, como esta que me encanta! Se que un poquito tarde, pero permiteme desearte un muy feliz cumpleaños, el cual espero hayas disfrutado mucho junto a tus seres queridos. Te dejo un fuerte abrazo de felicitación.

    ResponderEliminar
  21. Dulce, sentimental y precioso verso.

    La fotografía es muy linda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Preciosos esos recuerdos que nos llevan en volandas a un lugar placentero.
    Disfruta de ese retoño.
    Feliz noche.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Amigo Rafael tomo a liberdade para transcrever uma das estrofes deste seu belo poema:

    "Soñaba volar muy lejos
    como la garza lo hacía
    y entre nubes se perdía
    bajo el cielo colorido,
    regresando hasta su nido
    cuando la tarde moría."


    Um grande abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
  24. Ese 23 de abril, que tanto se celebra aquí en Cataluña, "Día del libro y la rosa"
    Un maravilloso poema, como todos los tuyos, llenos de sensibilidad y ternura.
    Besos y abrazos desde el otro lado del mar

    ResponderEliminar
  25. Rafael, yo también tenía mi río como en tus versos, y mis peces. Ahora el río es espuma de jabón, y ya no hay peces. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  26. Encantado me ha dejado la lectura de tu buen poema de añoranza recordando tiempos de juventud en el pueblo. Me hizo volar a parecidos recuerdos míos. Un cordial abrazo.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación o, por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas un bohemio soñador, con ganas de ser poeta y, de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog