viernes, marzo 16, 2018

SUPLIENDO NECESIDADES





A María la veo diariamente recorriendo las calles del centro de la ciudad. Es una bonita morena de pelo negro rizado, alta, esbelta, de apenas veinte años y lleva marcadas en su rostro las huellas del sufrimiento. Se rebusca la vida vendiendo frutas en los semáforos, trabajando en casas de familia o haciendo mandados en una bicicleta de los años de upa. Antier, esperando el cambio del semáforo, aproveché para preguntarle cual era el motivo de su incansable trajinar... lo que me contó, resume la historia no sólo de ella, sino la de miles mujeres que son maltratadas e ignoradas en este mundo.


MARÍA

Tres hijos tiene María
flor marchita en primavera,
tres hijos… y su marido
se fue con otra cualquiera.

Viven en una piecita
de nueve metros cuadrados,
en la misma cama duermen
con cartones arropados.

No tienen agua potable
 y se alumbran con mechero,
tampoco salubridad
ni gas para el reverbero.

Vende frutas en la calle
y flores o lo que sea,
de sirvienta en casa ajena
barre, cocina y trapea.

Sus tres niños lo son todo
y por ellos da la vida,
los mantiene a duras penas
con miseria recogida.

De pequeña sufrió mucho
fue abusada y castigada,
por un criminal padrastro 
y una madre descarada.

Ahora le toca guerrear
supliendo necesidades,
son las crueles injusticias
de hipócritas sociedades

Veinte años tiene María
flor marchita en primavera,
veinte años… y su marido
se fue con otra cualquiera.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La niña del semáforo.
De de la Internet.


26 comentarios :

  1. Cuadro dramático pero tan común

    ResponderEliminar
  2. Reflejo de un mundo dramático y real, por desgracia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Da mucha impotencia no poder ayudar a María desde tan lejos, ojalá la vida la premie con su tres tesoros, un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Es deprimente esta historia que poéticamente nos narras Rafael, y cuanto coraje tiene esa madre, capaz de sacar adelante a los hijos...fruto quien sabe, si de un mal instante o la dura realidad de un crecer en lo marginado...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Admirable el valor de esta madre joven. Lucha incansable de las mujeres que quedan solas. Dios acompañe su vida. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Ojalá le cambie la vida para bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Una vida triste, merece que mejore que salga adelante que pueda educar a sus hijos y vivir en una casa con luz. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Otra gran historia hecha canción. Sí, la grandes historias las vivencian las gentes sencillas, a menudo héroes o valores humanos anónimos, y las cuentan los poetas populares en coplas que se leen como cantados en tonadas porque suenan... Te felicito, Rafael.

    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Alcune donne sono davvero sfortunate, e la loro esistenza trascorre in modo amaro
    Versi molto belli, che ho apprezzato nella loro intensa lettura
    Un saluto,silvia

    ResponderEliminar
  10. Una historia bien dramática que resulta dolorosa, y una forma maravillosa de contarla con tus cuartetas, preciosas todas ellas en las que recoges los tristes avatares de una joven madre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Con lo bonita que es y tanto sufrimiento en su vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Gostei muito deste seu poema, amigo Gabriel, que se inicia com esta bela estrofe:

    "Tres hijos tiene María
    flor marchita en primavera,
    tres hijos… y su marido
    se fue con otra cualquiera."


    Ótimo final de semana.
    Grande abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
  13. Muy emotivo y triste este poema, que injusta es la vida para algunas personas cómo esta madre coraje que ha perdido su infancia y juventud.......Que Dios la proteja y le cambie la suerte.Saludos

    ResponderEliminar
  14. Tremendo pero real,cuantas Marías en este mundo,abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Triste historia y muy hermoso tu poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Recoges en la historia de María, estimado Rafael, la de miles de muchachas del mundo y en especial de nuestra llamada América Morena, aunque seguramente las otras no tienen todas el coraje que muestra la María de tu expresivo y contundente poema.

    ResponderEliminar
  17. Espero que mujeres como María, el destino les compense con generosidad. Que la belleza de tu poema sea la puerta hacia el alivio de su circunstancia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Rafael, tiene veinte años y todo lo que lleva ya sobre sus espaldas, la vida es muy injusta y no debería ser así, pero como ella existen por desgracia miles de mujeres que son unas heroínas por sacar de donde no hay.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado el poema y especialmente por reflejar la triste realidad de muchas mujeres.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Horrible Rafael, pero así es la vida y los humanos.
    Este poema duele.
    Feliz domingo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Mejor poema no puede hablar de un retrato, de la sociedad colombiana descompuesta familiar, política y moralmente. Venimos de una sociedad patriarcal, terrateniente, de exclusión, de dominio sempiterno sobre la mujer, y considerada como un objeto. Tu poema, Rafael, es para reflexionar. A pesar de la legislación en favor de la mujer, como esta joven del poema, esta sigue siendo apartada y abusada. UN abrazo.
    Carlos

    ResponderEliminar
  22. Estuve mirando "Mis apuntes" Aportan reflexión y enseñanza. Besos

    ResponderEliminar
  23. Dura vida...un saludo desde Murcia...pero así son las cosas...

    ResponderEliminar
  24. La vida es muy dura para personas que carecen de todo, nosotros que lo tenemos todo no sabemo apreciarlo.
    Un abrazo, feli semana

    ResponderEliminar
  25. Cuantas Marías en el mundo. Pero esta tiene la suerte de tus lindos versos.
    Besos, trovador

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación (o al menos eso intento) en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia en un mes de Abril del año 1952 y actualmente resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermosos Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, algunas veces, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog