sábado, marzo 24, 2018

HABLANDO DE LAS TABLAS...





"Hablando de las tablas, no del cajón, dicen que no hay muerto malo",  me comentaba don Felipe hace algunos días durante los funerales de un viejo amigo en común. "Nadie es perfecto, son muchos mis defectos y pocas mis virtudes, yo si quisiera que el día de mi entierro me sacaran públicamente los cueros al sol en lugar de echar discursitos hipócritas y luego en voz baja hablar mal a mis espaldas". "No se preocupe, don Felipe, yo también pienso lo mismo, pero así son las cosas y estando muertos será difícil saber lo que se diga de nosotros. Dios en el único que tiene las cuentas bien claras para el día del nuestro juicio final, amigo mío", le contesté mientras... pensaba en una ranchera.


TESTAMENTO

El día de mi entierro sin hipocresías
digan francamente la pura verdad;
sobre la palestra las vivencias mías
digan sin tapujos quién fui en realidad.

Digan que yo tuve dinero a montones
y que por bohemio lo despilfarré;
que de las mujeres rompí corazones
y que a una por una las decepcioné.

Que fui un sinvergüenza bueno para nada,
que todas las cosas las hice al revés;
que dejé los sueños bajo la almohada
y fui reincidente metiendo los pies.

El día de mi entierro que vengan aquellas
queridas amantes que fueran de mí;
y frente a la tumba me pongan querellas
sacándome en cara lo imbécil que fui.

Digan que en la vida no tuve ambiciones
y que con migajas yo me conformé;
que me dieron duro las desilusiones
y que muchas veces me desmoroné.

Que fui caminante sin un derrotero,
que viví la vida desliz tras desliz;
que eché mis haberes a el despeñadero
y fui a todas luces un pobre infeliz.

Y si algo de bueno tuviera mi vida
eso únicamente lo sabe mi Dios;
obtendrán mis actos su justa medida
en el inventario del último adiós.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Charla de amigos.
De de la Internet.



25 comentarios :

  1. Muy buen poema para ese "testamento" que dices.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Un testamento precioso que espero tarde muchísimos años para que se realice lo que piden tus versos.......Dios es el único que nos puede juzgar y Él nos ama con todos nuestrod defectos.Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Brillante, Rafael! Aquello de que "no hay muerto malo", parece un decir mundial, válido en todos los idiomas.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  4. Muy linda tu canción, Rafael, pero no seas tan duro con vos mismo, seguro no todo habrá sido tan malo y tendrás virtudes que por modesto escondés, precioso el paisaje, un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Poema muy ingenioso. Somos muy raros ante ciertas cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado, Rafael, felicitaciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Está estupendo, lo has conseguido un repaso de vida, un examen de conciencia. no tengo claro que morirse te haga bueno. Abrazos

    ResponderEliminar
  8. La morte non è mai cattiva, e in qualsiasi modo sia andata la nostra vita, meritiamo un lungo riposo delle membra e della mente...
    Molto originale questa tua, un caro saluto,silvia

    ResponderEliminar
  9. Ingeniosos y brillantes cuartetos con tanta melodía como la tienes tú al cantarlos.
    Precioso me ha encantado el poema con esas verdades.
    Por resaltar algunas de las estrofas, ya que todas me parecen geniales, la tercera me resulta encantadora.
    Ha sido un placer leerte y escucharte la ranchera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Buenísimo! Que hay de todo en un velatorio! Estoy de acuerdo con Ester, además me obligué también a hacer un examen de conciencia y me asombré de no hablar tan bien de mi. Abrazo cariñoso

    ResponderEliminar
  11. Bonito poema y testamento, para uno recién extinto.
    Sinceramente te digo, que me importa un higo, lo que puedan opinar de mi, cuando esté recién fallecido.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Rafael, Adorei esse testamento.
    Eis um dia para se dizer verdades: quando ja fomos.
    Encantada aguardo sua visita
    em meu blog Espelhando.
    Feliz domingo.
    Bjins e/ou Abraço
    CatiahoAlc.

    ResponderEliminar
  13. Descarnado sincero testamento no exento de ternura, lleno de poesía y de "palabras cantadas" que llegan de inmediato al corazón y allí se instalan y permanecen todavía un rato como una tonada que acompaña.

    Felicitaciones, Rafael. Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. No te conocía la faceta de canta-autor, me agrada como cantas la ranchera.
    Un bello poema, el testamento que tarde mucho en abrirse y sigues ofreciéndonos estas composiciones tan brillantes como ingeniosas. Enhorabuena, Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Es verdad que en los velatorios casi siempre se habla bien del fallecido aunque haya sido un pendenciero y otras se saca lo que en vida nadie se atrevió a decirle.
    Muy bueno el testamento Rafael ¡Eres genial!.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
  16. Muy ingenioso y creíble tu poemamensaje de hoy.
    Una crítica sincera a esas falsas alabanzas.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Ésta ranchera Rafael, deja el lindo sedimento de tu buen hacer, de tu eficaz estilo rimando y golpeando verso a verso, con el encanto de un acorde al punto para ello…Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Un poema sincero, creativo y genial, me ha encantado. No me gustan los velatorios, yo quiero que me encineren, y que se toemen un coctel como si yo estuvira presente, no quiero misas ni lloros.
    Un gusto leerte Rafael.
    Un abrazo



    ResponderEliminar
  19. Qué gran poema!!!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. ¡Me ha encantado tu ranchera! Bueno en el funeral que hablen bien tiempo tendrán de hablar mal después je, je. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Amigo Rafael o testamento condiz com a vida sem mácula do seu testador.
    Gostei do texto introdutório e também do seu ótimo poema.
    Meus votos de Feliz Páscoa a você e sua família.
    Um abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
  22. "Todos los muertos son buenos", dice un refrán. No estoy de acuerdo. Escuché un día en un cementerio, cuando ya me devolvía del sepelio de un compañero, "te fuiste y no me pagaste lo que me debes". El rito de purificar la imagen de un muerto no me agrada.
    Cuando recién comencé a escribir en otro blog anterior que ya no uso, y no conocía el protocolo de no herir a nadie en un comentario, le dije a un amigo: "Oye, escribes muy bien, eres inteligente, dominas bien el idioma entonces ¿cómo te descuidaste de esta entrada? Debiste pulirla mejor." Me confesó que era el mejor comentario recibido en su vida.
    Tu poema nos invita a vivir de la sinceridad y transparencia. Me gustaría que en la última despedida me dijeran: "Putas que fuiste jodido con tus compañeros con tus malditos detalles y el orden perfecto, pero hoy te vas y nunca te dije que fuiste mi mejor amigo del mundo".
    Disculpa mi entusiasmo por la extensión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo contigo, Vicente, las cosas son como son. Tu comentario es el fiel reflejo de nuestra realidad como seres humanos... nos acomodamos a las circunstancias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Me ensalma este poema entre testamdento e inventario de vida. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación (o al menos eso intento) en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia en un mes de Abril del año 1952 y actualmente resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermosos Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, algunas veces, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog