domingo, enero 22, 2017

PASO A PASO, LA VIDA





Ahí vamos, paso a paso por la vida al ritmo que le pongamos, pero siempre hacia adelante, hacia el punto final de nuestra existencia en esta tierra. Tarde o temprano, según el destino lo disponga llegaremos a la inevitable estación señalada, tendremos que abordar el tren hacia la eternidad y nos despediremos de la vida dejando las huellas de nuestro caminar: yo dejaré mis versos, mi guitarra, mi voz y mis canciones como adioses para que mis recuerdos no se olviden, para que de aquí a mañana alguien pueda saber de mi paso fugaz por este mundo.


ADIOSES

Cuando me vaya quedarán mis versos,
mi voz, mi guitarra y mis canciones;
y mis recuerdos por ahí dispersos
cual dispersas también mis emociones.

 Y, mis despojos en la tumba inmersos
tierra serán o polvo de ilusiones;
 y mi alma buscará los universos
que ingenuo dibujé con mis pasiones.

Bien sé, que inevitable llegará
el día en que el Señor me llamará,
a rendirle las cuenta de mi vida.

Mas, ¡ay!, espero que sea tarde
pues en mi pecho caprichosa arde
la llama del amor, aún prendida.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Fotografía: Del móvil.


28 comentarios :

  1. Me encanta Humberto es un canto a la vida, lleno de Fe.
    Saludos desde Valencia

    ResponderEliminar
  2. Hola Rafael Lizarazo, no se si te he puesto Humberto en el otro comentario.
    Me ha encantado el Post, es un canto a la vida, lleno de Fe. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Montserrat, da lo mismo pusto que mi nombre es Rafael Humberto y mi apellido Lizarazo. Algunos me dicen Rafael y otros me llaman Humberto.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. Precioso soneto en su forma y fondo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El amor y la ilusión por la vida, harán que vivas muchos años.
    Será un placer que podamos acompañarte en tu caminar, seguir leyéndote y disfrutando de tus poemas.
    Cariños y buena semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  5. Que sea muy muy tarde, para que tus canciones sean más numerosas y más gozoso nuestro tiempo de lectura.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. La vida nos deja sus cantos, sus momentos y su huella, asi como nosotros dejamos la nuestra.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Si vivimos la vida con total entrega, sabiendo que algún día ya no estaremos por acá, al menos en cuerpo, la partida será en paz y armonía, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
  8. Un soneto tan profundo cómo real, nadie se va a librar de este último destino pero mientras dejemos nuestra huella permaneceremos en el recuerdo de nuestros seres queridos.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  9. Tus versos estarán siempre en los que te aman y te han conocido, que tu paso en la vida sea lo mas largo posible.
    Un abrazo y como siempre estupendo soneto.

    ResponderEliminar
  10. Cuando tú te vayas... yo no quiero estar. Esperemos que falte una eternidad para ese momento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola Rafael, no hay nada mejor en este fugaz transito... que dejar de uno mismo lo que sea viable posible y si cabe enriquecer al que tenga a bien el descubrirlo… así como tu haces.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. MUY NOSTÁLGICO TU TEMA.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  13. Cuando partamos hacía nuestra última morada dejaremos las huellas de lo hayamos sembrado durante nuestra vida.
    Un abrazo, hace mucho que no te visitaba me he alegrado mucho al hacerlo.

    ResponderEliminar
  14. Emotivo y nostálgico poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Tú no morirás nunca, amigo, porque tu poesía es eterna y tu voz quedará en aire de tu tierra y de todas las tierras que te leemos. Voz que es música, música que es eternidad. Me encanta tu poesía. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias por tus letras, con vuestros comentarios estáis consiguiendo que me sienta arropada y feliz a mi regreso.
    Cariños en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  17. No cualquiera lo consigue Rafael. Poner música a nuestra vida y a nuestro futuro ya sin ella, es imposible para muchos de nosotros.Se requiere un talento y una vocación muy particular.

    ResponderEliminar
  18. preciosos tu nombre ...apellidos y año de nacimiento ...parece tu carnet en versos ...gracias Rafael ha sido un placer verte por mi blog ...un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Y en los hijos y nietos viviremos aun mas
    Cariños

    ResponderEliminar
  20. Felicidades, por esa facilidad de componer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Magnifico soneto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Espero que tu paso por esta vida sea muy amplio y pasen muchos trenes antes de abordar el tuyo Rafael. me ha encantado lo que has escrito, tus palabras están llenas de nostalgia y mucho amor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Precioso Rafael. Pasaremos a otra vida, a esa vida eterna, a ese mundo que nos espera y para el que estamos destinados desde que venimos aquí.

    P.D.: He estado liado preparando una serie de entradas hechas de forma distinta a la habitual (para que me conozcáis tod@s un poquito más) que ya he empezado a publicar. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  24. Que sea muy tarde tu partida, Rafael. Dejarás una huella profunda de belleza.
    Un abrazo,amigo.

    ResponderEliminar
  25. Sin duda todos pasaremos por esa experiencia, es lo único seguro que hay en esta vida, pero los poetas dejan sus versos inmortales para las generaciones venideras.
    Perfecto y bello soneto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. SE piensa en la parca. Quién lo diga que no, es un mendaz. Todos piensan en ella. Y tu poema es un clamar, para que no venga y pronto, porque tienes tiempo para más vida. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas un bohemio soñador: intentando ser poeta, guitarrero y trovador.