domingo, enero 08, 2017

IMBORRABLES RECUERDOS...





Me sucedió por allá en el año de 1969 durante uno de aquellos eventos organizados como "Empanadas Bailables" y que se hacían con el fin de recolectar fondos benéficos. Este, que hoy les traigo a cuento, se realizó en la azotea de la casa del señor Santos Navas, ahí en la avenida Santander, amenizado por Chapete y su Conjunto. Ella era una niña muy bonita, delgada, de ojos negros y cabello ensortijado. Venciendo mi timidez le pregunté su nombre, bailamos una pieza, me estampó un beso en la mejilla y corrió hacia la escalera... ¡Martha, me llamo Martha!, gritó desde la puerta. No la volví a ver jamás, iban de paso, me dejó su recuerdo y el perfume de sus labios.


MARTHA

Aún busco tu mirada entre la gente
y llevo tus recuerdos en mi mente,
pienso en tu querer todos los días
sin lograr mitigar la penas mías.

Tengo mi corazón hecho pedazos
y me faltan tus manos, tus abrazos,
camino cabizbajo y vivo triste
sin poder entender por qué te fuiste.

No sé qué hacer, me estoy volviendo loco,
no sé qué hacer, me muero poco a poco,
no sé qué hacer, tu ausencia me enloquece
y mi dolor con la distancia crece.

Mi corazón ya no aguanta la pena,
sufre al latir pagando cruel condena,
Martha, sin ti, todo mi ser padece.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Paz de Río, Boyacá

28 comentarios :

  1. Te impresionó mucho la niña por lo que leo en tu poema que por cierto es precioso.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Bonito recuerdo el que dejas en estos versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Rafael, tu poema y ese desemaparo en que queda uno, ante una situación ianudita como la que tematizas tus versos, me hace traer a colación, un treinta y uno de diciembre, que me fui donde unos vecinos a bailar, a la espera del añonuevo, siendo un pleao. Y, me encuentro con una mogotana, bellísima, a la cual le caí en gracia, y nos besábamos ardientemente, mientras la Billos y los Mélodicos desgajaban su larga duración de fin de año. Cuánto me arrepentí luego, porque mis amigos, me dijeron que teníamos que ir a la cena de medianoche con buñuelos y natilla de un amigo, que no podía falta a este ritual, y cuando regresé ya se había acabado el foforro, y al otro día, sentí lo que es un guayabo de amor y trago. Tampoco la volví a ver. LO peor, es que ni supe cómo se llamaba. Sólo que sabía besar como nunca me había besado y marcado el corazón, como nunca me lo había herrado. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mío fue más inocente, Carlos, pero me dejó un imborrable recuerdo. Sucedió así tal cual, me perece estar viviendo esos bonitos momentos.

      El poema es una baladita en tiempo pasado, así me sentía en aquellos lejanos días: triste, abatido, desamparado... como tú dices.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Instantes que marcan para toda la vida. Recuerdos que son una luminaria encendida de por vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Esos amores fugaces que dejan recuerdos imperecederos! Hermoso homenaje, ojalá llegue a leerlo para saber que dejó su huella en un poeta, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
  6. Grato atesorar recuerdos que os mimen el alma
    Buen domingo Rafael
    Cariños

    ResponderEliminar
  7. Hay recuerdos imborrables. El poema lo corrobora. Hermoso homenaje.

    Buen comienzo poético en el 2017

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Esos recuerdos son lo que perduran por siempre en nuestro interior y son los que en momentos de bajón nos devuelven el aire.
    besos

    ResponderEliminar
  9. Esos flechazos que se producen en un corre vuela y te marcan para siempre. Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Que bonito poema has sacado de un amor que hubiese podido ser pero que el destino lo determinó distintamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Rafael, hay momentos en nuestra vida que quedan por siempre en el alma, podrán pasar los años y vivir momentos oscuros o maravillosos, pero ese recuerdo, se hace un mito en nuestro corazón y le revivimos siempre al recordarle.

    Un abrazo con cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué bellos sentimientos y qué bien recogidos en estos versos!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Pienso Rafael en las veces que habrás pensado en que Martha regresaba. ¿Y cómo supiste que era de las Martha con hache y no simplemente Marta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, Esteban, lo puse con hache por mera costumbre o por influencia del medio, tengo varias conocidas que lo escriben así.

      Abrazos.

      Eliminar
  14. Bello recuerdo.

    Muy lindo el poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Encanto e ilusión. Fantasía de un amor que pudo ser...

    Abrazos por cinco, trovador

    ResponderEliminar
  16. Un canto precioso a un incipiente amor donde la ilusión quedó presa en el recuerdo.
    Como siempre un placer leer tu melodiosa poesía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Ay, mi muy estimado Rafael!
    Esos amores no realizados son los que se quedan para siempre en la mente como un dulce recuerdo. Eres genial.
    Un fuerte abrazo de año nuevo, que el 2017 te colme de bienestar, tranquilidad, comprensión, cariño y más inspiración para deleite de quienes tenemos la suerte de leerte.
    Salud

    ResponderEliminar
  18. Recuerdos que atesoramos, aunque no todo haya salido bien del todo, pero fue hermoso. ¿Verdad?...

    ResponderEliminar
  19. A esperança de revê-la perdeu-se no impiedoso tempo,
    mas tinha a poesia para recuperar a sua Martha,
    quase presente neste seu inspirado poema. Parabéns.
    Grande abraço.

    ResponderEliminar
  20. Unos versos preciosos para Martha, que debía ser una mujer muy especial, de las que dejam huellas eternas.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado el poema que le has dedicado.
    Hay momentos en nuestra vida, que se quedan grabados de una forma muy especial en la memoria, el tiempo es incapaz de borrarlos.
    Cariños y buen fin de semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  22. La flecha e cupido te dió de lleno en el corazón y el primer amor siempre deja huella. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hay recuerdos indelebles. Preciosa entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Aún busco tu mirada entre la gente
    y llevo tus recuerdos en mi mente...

    Bellísimos versos, a veces nos sucede que en el camino nos encontramos con seres excepcionales y que lamentablemente no volvemos a ver, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Recuerdos admirables e inolvidables besan toda sensación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas