domingo, enero 29, 2017

DOLOROSAS REALIDADES





Ahí estaba Teresita, una anciana de ochenta y tantos años, en una calle cualquiera abandonada a su suerte. Al pasar por su lado me detuve un momento para preguntarle por sus productos: me miró con tristeza y me dijo que eran envueltos de mazorca, pero que estaban fríos porque los había preparado desde la noche anterior y no tenía como mantenerlos calientes. Me contó que había criado siete hijos, pero vivía solita en un inquilinato pues ninguno se acordaba de ella y que, para sobrevivir, le tocaba apelar a la bondad de quienes le compraban sus bocadillos.


DESIDIA

Si en vida soy ignorado,
¿qué seré después de muerto?
Tal vez un grano de arena
en el inmenso desierto,
una paloma que vuela
hacia el horizonte incierto
o un velero abandonado
en algún lejano puerto.

La ingratitud en la tierra
causa dolores y penas
imponiéndole a las almas
insoportables condenas;
solo el amor puede darle 
a la vida cosas buenas
quitándole al moribundo
los grilletes y cadenas.

Si estando soy olvidado,
¿qué seré cuando no esté?
Tal vez un gajo caído
que río abajo se fue,
una gota derramada 
de la taza del café
o algún fantasma perdido
a quien nadie oye ni ve.

El olvido también causa
en el mundo sufrimiento
haciendo más pesarosa
la vida en todo momento;
un abrazo con ternura
puede aliviar el tormento
regalándole al que sufre
un poquito de contento. 

Para mis años postreros
al Dios del cielo le pido,
no tener que padecer
la ingratitud y el olvido.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Fotografía: Paola Lizarazo


26 comentarios :

  1. Cuántas son las personas que tras una vida dedicada a la crianza de sus hijos se ven desamparadas en sus últimos años, esos años en los que tendrían que sentir el amor y el cariño de los que vieron la luz gracias a ellos.
    Eres un alma llena de luz estimado amigo, se perfila en cada contorno de tus letras y en el sentimiento que desprenden.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Profunda realidad que nos rodea...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Triste realidad la de ella, la de tantos también.
    Un poema repleto de sentimientos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Amigo Rafael, buenas noches y gracias por estas profundas letras, más ciertas no pueden ser.
    Calan tan hondo que al alma llegan, si estando, de mi se olvidan, cuando marche ni en el olvido me encontraran.

    Desde mi lugar de descanso te visito, leo y agradezco, tu compañía y recuerdo.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  5. Que triste tiene que ser llegar a la vejez y ser abandonado por los tuyos. Terrible!

    ResponderEliminar
  6. Como siempre un precioso poema sacado de una realidad que se ve en tantos lugares y en cualquier esquina.
    Triste no saber lo que nos deparará la vida si llegamos a ancianos.
    Genial tu composición.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Profundo y triste poema en homenaje a Teresita y tantos como ella, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
  8. Que tristeza causa ver la realidad de las personas mayores abandonadas y teniendo que sobrevivir por ellas mismas.
    El poema es conmovedor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Unos bellos versos para reflejar la dura y triste realidad de tantas personas muy mayores que viven abandonadas de sus familiares, ahora es cuándo necesitan el cariño de los suyos…
    Siempre llegan tus letras a tocar el corazón.


    Un cálido abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  10. Una realidad total amigo,abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Bellísimo poema que me ha producido cierta tristeza al pensar que hay demasiados casos cómo la señora Teresita y que triste resulta que te ignoren los seres queridos.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  12. Es una triste realidad de lo que ocurre en la vida en muchas ocasiones.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Muy triste! pero el poema es tan real, que me han saltado las lágrimas
    saludos

    ResponderEliminar
  14. Triste, que, entre siete hijos, ninguno se acuerde de ella.
    Emotivo poema, Rafael.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Precioso amigo, muy triste y muy real.

    ResponderEliminar
  16. Un poema muy realista.
    Conmovedor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Me encanto!!! Es muy común en este mundo que habitamos.. No tiene que ver con la clase social el abandono.. Se da en todos los ordenes.. Tendría que ser todo lo contrario.. Aprender de nuestros mayores, revalorizarlos justamente por su experiencia de vida..pero lamentablemente no es asi.. Un abrazo Rafael, como siempre un placer leerte.

    ResponderEliminar
  18. Que cruda realidad Rafael, después de criar siete hijos verse expuesta a la caridad ajena. Por aquí hay un refrán que dice "cría cuervos y te sacarán los ojos". Una situación muy triste.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Que tristeza!
    Hay tantas cosas misteriosas que no comprendemos, como por ejemplo que hace un ser humano para llegar a quedar solo así, será la injusticia o crueldad de la vida o algo que no tiene explicación aquí.
    Un abrazo grande y lo mejor para ti y todos los seres.
    mar

    ResponderEliminar
  20. MERCE CARDONA. dice, que pena de vida, ser olvidado teniendo hijos. Yo estoy pasando una mala racha, a mi hijo le han diagnosticado "ELA", para una madre es peor que la muerte.? QUE PUTADA TIENE LA VIDA¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento mucho, Mercedes, verdaderamente la vida tiene cosas que nos afligen sin misericordia de manera incomprensible.

      Abrazos.

      Eliminar
  21. Las facetas crueles de la vida
    Cariños

    ResponderEliminar
  22. Hoy me has emocionado al leer tu poema.
    Me he metido de tal forma en tus letras que, por un momento, hice míos tus sentimientos.
    ¿Qué será de mí ? Hoy me veo tan arropada por mis hijos que no quiero pensar lo que será de mí y la guerra que les puedo dar.
    Si a algo le temo, es a la soledad y a olvidarme de quien soy.
    Me ha encantado una parte de tu poema que dice: SI EN VIDA ME HAN OLVIDADO ¿QUÉ SERÉ CUANDO NO ESTÉ? ...UNA GOTA DERRAMADA DE LA TAZA DEL CAFÉ.
    ¡SÓLO TÚ, AMIGO MÍO, ERES CAPAZ DE ESCRIBIR ASÍ, LLEGAS AL CORAZÓN.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  23. Da muchísima pena esta cruda realidad, y más que sus propios hijos no se acuerden de ella. Buena entrada Rafael. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  24. MUY CERTÍSIMO TU TEMA!!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  25. Dolorosas realidades. Bien lo dices y lo cantas en un poema, que te lleva escribir, la ingratitud con una anciana, a la cual dejado sus hijos-prácticamente en la orfandad. Y clamas en el poema la divinidad máxima, que no vayas a pasar por esta pena.Pero cada día pierde terreno el amor, y gana la ingratitud. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog