sábado, noviembre 19, 2016

JUGANDO CON MUÑECAS...





Anda con el morral universitario repleto de libros, cuadernos, acuarelas, óleos, pinceles, lápices de colores, hojas de papel, el ordenador portátil, la infaltable Nikon y mil cachivaches más corriendo de aquí para allá en su diario trajinar de estudiante. Para mi sigue siendo una niña, la consentida, la que apenas anteayer sostuve en mis brazos por primera vez… pero, al verla jugando con su pequeña hija, caigo en la cuenta de que ya es toda una mujer y me embarga la emoción ante tanta ternura, se me encharcan los ojos e inevitablemente lloro de felicidad.

La vida, después de todo,
nos compensa de algún modo.

A PAOLA ROSA

Todavía es una niña,
 una inocente chiquilla 
 jugando con sus muñecas,
la miradita le brilla
y en su nariz tiene pecas.

Lleva colgado a la espalda
con mil cosas que ella guarda
un morral ya muy ajado,
luce una chaqueta parda
y un pantalón colorado.

Cultiva caros anhelos,
pinta cuadros, hace fotos,
lee, canta, escribe, sueña
y, entre tantos alborotos,
cuida bien de su pequeña.

Anda siempre decidida
sin vacilar para nada,
de sus deberes pendiente,
con su muñeca cargada
y muy altiva la frente.

Un ángel es el desvelo
de su nuevo derrotero,
por eso con gran empeño
persigue el fugaz lucero
que hará realidad su sueño.

Por mi chiquilla y mi nieta
gracias le doy a la vida,
también le agradezco al cielo
la felicidad sentida
de ser padre y ser abuelo.


Rahulig/016
DRDA




Imagen: Paola y Martina. 
Del móvil.


28 comentarios :

  1. Lindas secuencias versadas Rafael, dedicas en este poema para tu niña y tu nieta, que hacen vibrar y en ti la emoción se nota desbordante de felicidad enhorabuena abuelo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Siempre serán nuestras pequeñas cachorritas, algo hemos hecho bien en esta existencia, querido, dejando un hermoso legado, qué belleza ambas amigo, no me extraña la emoción que expresas y el fluir de tú llanto, llegó hasta aquí.

    Recoge, guarda, y atesora en tú memoria todos esos instantes.:-)

    Un beso, Rafael, y otro para tus ángeles, desde ésta orilla.

    ResponderEliminar
  3. Preciosos versos para hacernos llegar la felicidad que te embarga, y no es para menos. Seguro que se merecen estos y muchos otros versos que saldràn de tu pluma para ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es hermosa tu hija, Rafael, y tu nietita un sol, claro que podés sentirte orgulloso y emocionado, la vida te sonríe por ellas, un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. La sinceridad se advierte en el poema que cantas y como es un bien del alma ha de sentirse, por cierto, muy dentro de las entrañas.
    Enhorabuena, no es cualquier cosa ser padre y ser abuelo y disfrutar viendo a los hijos portarse como seres buenos.

    Saludos cordiales. Franziska

    ResponderEliminar
  6. Hola amigo, te entiendo perfectamente, todos los padres y madres sentimos lo que tú has sentido cuando nuestros hijos crecen y nos hacen abuelos/as, y nos parece mentira que ellos sean a la vez padres, y que sus hijos hayan agrandado nuestra familia, y se nos llena el corazón de amor por los chiquitines, y de felicidad por ellos que así lo decidieron.
    Y la vida pasa deprisa, vivamos con alegría lo que llego a nuestra casa, y que a mí al menos me hizo sentirme especial cuando vi por primera vez los ojos de mis nietos, (ya tengo cuatro…)
    Me uno a ti en tu felicidad, y que seáis muy felices todos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Como pasan los años, tambien tengo un nieto de 15 meses, y cuando lo miro veo a mi bebe, a su padre...que siempre será aunque e el mayor, mi pequeño.Tu hija es guapísima, y su bebe, pa comerselo...Es precioso el poema que le homenajeas a tu hija y nieta, y bien claro y bello lo dices al final del poema, un cierre hermoso.
    Felicidades, Rafael.
    Un gran abrazo para los tres.
    Bss.

    ResponderEliminar
  8. Te comprendo Rafael, pues aunque no tengo hijos me pasa lo mismo con mis sobrinos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un maravilloso poema, tierno y cálido para esa hija que me parece guapísima, igualmente que la muñeca que sostiene en sus brazos.
    Mis felicitaciones por tan hermosas criaturas y por tu precioso hacer en la poesía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Precioso poema a tu preciosa hija y nieta.
    Besos, buen finde

    ResponderEliminar
  11. Que bonita tu nieta y que guapa es tu hija, y por lo que describes tambien es preciosa por dentro de carácter y de sentimientos. Enhorabuena por lo logrado una hija y una nieta y la felicidad que conlleva. Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Bellas letras dedicadas a dos de tus queridas personas tu hija y nieta, y es que el tiempo pasa muy deprisa aunque para nosotros siempre seran esas niñas que un dia iluminaron nuestra vida.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Tienes una hija guapísima y la bebe es una ricura.Me ha encantado el poema dedicado a ellas, está lleno de esa ternura que sólo los padres y abuelos la tienen.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  14. Muy guapa tu hija, Y tu nieta es preciosa.

    Hermoso poema .
    Felicidad por siempre,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Preciosos versos. Hermoso homenaje.

    Felicitaciones abuelo sensible.

    ResponderEliminar
  16. Enhorabuena Rafael por esta familia tan hermosa que tienes.
    Un abrazo desde Valencia

    ResponderEliminar
  17. Como padre y abuelo siento lo mismo, apreciado Rafael, aunque carezco del don de saber decirlo tan bien y en verso.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  18. Delicioso poema, ya te lo han dicho Rafael pero yo también me sumo para felicitarte, por esa extraordinaria familia tuya.

    Abrazo Tocayo.

    ResponderEliminar
  19. Un delicioso poema Rafael, con esa hija y nieta tan hermosas, ¿Qué podía escribir un abuelo feliz.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  20. Un bonito poema que es nana para su nieta, orgullo inmenso de quien se siente feliz padre y abuelo.
    Abrazos familiares,
    Isabel F. Bernaldo de Quirós

    ResponderEliminar
  21. Guapísimas Paola y Martina Rafael ¡Felicidades!. Un bello poema en el cual derramas tu amor hacia ella.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Muy bonito ! Y dulce la verdad ! Un gusto pasar por aquí . Nos comentamos ;)

    ResponderEliminar
  23. Es cierto Rafael la vida siempre nos compensa
    Bella hija y preciosa nieta
    Que disfrutes los dias plenamente y que tus retinas siempre esten presentes para acompañarlas
    Cariños

    ResponderEliminar
  24. Bello poema, Rafael, transparente y lleno de sol. ¿Y cómo no si tienes tres motivos: tu hija, tu nieta y tu corazón?.

    ResponderEliminar
  25. Adoro cuando un papá lanza al viento el amor a sus hijos...
    Es maravilloso , emocionas!


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Rafael, nunca dejan los hijos, de ser nuestros niños.SEntido poema. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.