lunes, julio 11, 2016

LA VIDA EN EL CAMPO





Por encima del vallado de piedra que bordea el camino pude ver la casita asentada en la pata del cerro, rodeada por maizales y frondosos árboles nativos. Me detuve por unos momentos para contemplar extasiado la belleza del paraje, respirando esa tranquilidad que solamente en el campo se puede encontrar. Allí se adivinan el calor de hogar, el amor por la tierra y la felicidad de las personas que tienen la dicha de vivir en sus parcelas labrando la tierra, disfrutando del aire puro y viendo a sus hijos crecer en armonía... comprendí, entonces, el valor de la paz.


PARAJE

No existe otro paraje tan hermoso
como aquel, donde asienta su morada,
el campesino alegre y laborioso
que cultiva su vega idolatrada.

Allá donde se vive con reposo
y felizmente no hace falta nada,
si un pedazo de tierra esplendoroso
ofrece su hermosura regalada.

Al lado de nativos robledales,
en medio de potreros y maizales
  se mira desde lejos el ranchito...

La humareda saliendo a borbollones
es muestra de que hay leña en los fogones
y, en las olletas, hierve un cafecito.


Rahulig/016
DRA


Imagen: Casita campesina
Del Facebook


25 comentarios :

  1. Con el verso que cierras el soneto, se sumaria la imagen total del poema. Quien ha ido al campo, de tiempo atrás, y aún ahora, le queda grabado en la memoria la imagen de la casita, con el humo de la leña humeante. Si es de mañana, piensa uno en el tintico, que nos va a vcalentar hasta el alma. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho amigo es lindo el campo.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Precioso poema y sentir, la casita en el campo, el humo del hogar y la placidez de la sombra de esos arboles. Y muchos lo quieren abandonar para irse lejos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Redondo Rafael, te ha quedado este rimado, que hace justicia a ese entorno donde la calidad de vida es una premisa, que no se alcanza en parte alguna...sólo ahí donde reina la paz, el amor y la cordura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Tan bellos siempre tus versos al vuelo.
    Una mirada que recoge lo más especial del ambiente, y ahí surge este precioso soneto.
    Me gustó mucho Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado. Precioso.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Lugar encantador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pareciera que estás describiendo el Paraíso, Rafael.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  9. El vivir en el campo trae consigo una mirada diferente, llena de complicidad y de unión.
    Bellas tus letras.
    besos

    ResponderEliminar
  10. El que posee un pedazo de tierra para su cultivo, tiene un paraíso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Mi hermano, querido amigo não há lugar melhor para se ter uma ideia de paz do um lugar como este, meu sonho de consumo.
    ps. Carinho respeito e abraço.

    ResponderEliminar
  12. Un precioso rincón donde se tiene que vivir en un remanso de paz y tranquilidad, no me extraña que te haya inspirado tan bello soneto.Saludos

    ResponderEliminar
  13. Entiendo muy bien que la escena
    te haya inspirado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. La vida de campo tiene mucho en común de país en país. Por cierto más que las ciudades y otros parámetros.Posee encanto y autenticidad.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Valoraste lo verdaderamente importante, Rafael, la naturaleza, no elogiaste ninguna mansión asentada en lujos, sino el calor de la casa sencilla de una familia trabajadora y feliz, un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. OI RAFAEL!
    COM AS LOUCURAS DAS GRANDES METRÓPOLES, A VIDA CAMPESTRE PASSA A SER IDEALIZAÇÃO DE MUITOS.
    UMA BELA POSTAGEM.
    ABRÇS
    http://zilanicelia.blogspot.com.br/

    ResponderEliminar
  17. Estoy de acuerdo contigo que la felicidad y la tranquilidad se encuentra en esos lugares rodeados de vegetación. Me fascinan.

    Una bella descripción.

    Saludos Rafael.

    ResponderEliminar
  18. Con tan poco se puede ser feliz si se ama la naturaleza ya que ella nos aporta mucho y mas si uno puede cultivar una parcela de terreno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola Rafael, si que es verdad que en el campo se vive mucho mejor y viendo la imagen que nos muestras comparto contigo los sentimientos que nacen al verla, sus habitantes deben ser felices de veras al estar rodeados de tanta belleza, la sencillez de todo es lo que verdaderamente hace feliz, precioso poema que nos dejas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Las personas sencillas solo necesitan la vista para poder caminar por paisajes hermosos, llenos de vida, sin tantas cosas como a diario necesitamos, pero que es mentira tanta cosa para vivir.
    Verdad es que cuanto más se tiene más infeliz eres, queriendo poseer lo que los demás tienen y que tampoco les da felicidad, pero si envidias sin que nada necesiten. Como me ha gustado leerte hombre sencillo y sereno. Te mando abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Bellisimo sentir ....paz
    Cariños

    ResponderEliminar
  22. Passando para fazer uma visita
    deixar meu abraço e convidar para
    participar do meu sorteio, espero por
    vc sua visita será bem vinda bjuss de bom
    final d semana
    Rita..🍀

    ResponderEliminar
  23. Caro Rafael,
    A introdução que você faz, nos coloca frete àquela casinha ao pé da serra, que lhe inspira para o seu poema. Parabéns.
    Um abraço.

    ResponderEliminar
  24. Todo es tan natural y bello que, se debe respirar una paz y tranquilidad que no nos dan las grandes ciudades Rafael. Hermosa poesía amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Bucólico y sencillo, como el alma de los niños .

    Besos para toditos los tuyos, trovador.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.