lunes, febrero 08, 2016

YA SE MURIERON LOS VIEJOS





Por entre los matorrales se pueden ver la ruinas de lo que fuera una casona de tapia pisada, con tejas de barro, grandes ventanales y un patio central bordeado por amplios corredores. Alrededor del patio quedaban las habitaciones de los vivientes y una pieza destinada a guardar en ella los granos que se recogían en cada cosecha; aledaños a la casa estaban la cocina, el comedor, el corral para el ganado y la mana de agua junto a los sauces. Hoy, ya no queda nada, solamente las añoranzas y el eco de las coplas que cantaban los abuelos mientras realizabas sus labores cotidianas.


ANCESTROS

Ya se murieron los viejos
que araban con yunta'e bueyes,
con todos sus aparejos,
sus costumbres y sus leyes.
Los que labrando eran reyes:
esos, ya, se fueron lejos.

Ya no se ven los trigales
amarillando en la loma,
tampoco los cebadales
donde comía la paloma,
ni el frijolito se asoma
enreda'o entre maizales.

¡Ay, Diosito, cuánto diera
por volver a tiempos idos
y ver aunque en sueños fuera
a mis abuelos queridos,
al escuchar mis silbidos:
abriendo la talanquera!

Ya no se muelen los granos
en al piedra de moler,
ni tampoco en los molinos
de agua, como lo fue ayer,
pues se han echado a perder
los oficios campesinos.

Ya los viejos se murieron
y, el campo se halla de duelo,
por los que antaño supieron
amar su tierra, su suelo,
y bajo el azul del cielo
pesares nunca sintieron.

¡Ay, Diosito, cuánto diera
por tener un pedacito
de solar que me sirviera
pa' levantar un ranchito
y, allí, poquito a poquito,
ver florear mi sementera!


Rahulig/016
DRDA


Imagen: Casona en ruinas
Marco T. Cristancho



47 comentarios :

  1. Entrañable poema y descripción de unas gentes que fueron y de sus tierras y vivencias.

    Es lo que tiene el recuerdo..., genera añoranza y cierta melancolía.

    Un abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
  2. Evocadores versos hacia un tiempo ya pasado, pero vivo y latente en el recuerdo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Entrañables versos amigo,abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que bonito y evocador canto a esos hermosos parajes a ese hogar que fue el cielo en la tierra, e hizo hablar y trabajar a esos tus viejecitos.
    Seguro que de tu mano, aun ha de florecer esa sementera.
    Bellísimo el poema.

    Abrazos Rafael.

    ResponderEliminar
  5. Maravillosamente tierno y nostálgico, Rafael. Me ha gustado muchísimo el encanto con el que plasmas aquellos días...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Cuanta nostalgia, un homenaje a las gentes que nos educaron y nos mostraron los caminos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Que hermoso amigo, me llevastes al pasado a la casona de mis abuelos creo que aún existe aunque un poco transformada, pero yo nunca volvé al lugar de que fallecieron mis abuelos, un poema precioso dibujas muchas imágenes que una se puede imaginar todo lo que describes, eres un gran poeta.

    Un abrazo grande gracias es un orgullo formar parte de tus lectores, feliz semana.

    ResponderEliminar
  8. Nos vamos quedando sin tradiciones. Cómo negar que todos tenemos alma campesina. Mi abuelo por el lado de mi padre, era de una vereda de Curití. Campesino neto, que se vino a San gil, a ganarse la vida con esos telares de manufactura, para fabricar sacos. UN abraxzo. Carlos

    ResponderEliminar
  9. Versos nostalgiosos llenos de verdades y lindos versos Rafael!!

    ResponderEliminar
  10. Cada vez que veo una casa derruida en una colina, me viene al pensamiento cuantas historias encerrarán, cuantas alegrías y sufrimientos...

    ResponderEliminar
  11. Añoranza por los tiempos y entrañables costumbres de nuestros queridos abuelos.

    Bonito poema, amigo poeta Rafael. Besos. María

    ResponderEliminar
  12. Querido Rafael.

    Que magnifico poema que me toca cual mas y que me acuerda de algo que declama " siquiera se murieron los abuelos".

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. Cuantas veces añoramos esos tiempos ya pasados, mis abuelos maternos también fueron agricultores pero ninguno de sus hijos (mis tios) siguieron con la tradición. Me ha gustado este bonito homenaje a tus abuelos y a todos los abuelos trabajadores del campo.Saludos

    ResponderEliminar
  14. Que bello poema nos regalas
    Es un lujo leerlo y sentirlo
    Siempre hay momentos de añoranza
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Evocación a un tiempo pasado que siempre se recuerda con cierta nostalgia, que más daríamos de volver aunque fuese unos momentos a él.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Siento pasión por todo lo abandonado, y si encima me trae recuerdos... Magnífico poema.

    ResponderEliminar
  17. Hola Rafael. Una bella evocación de aquellas gentes, de sus vidas, de un tiempo en la distancia que hoy queda grabado en tu alma y está lleno de nostalgia.


    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  18. Rafael, en un pedacito de tierra hacete una pequeña huerta, ahí podrás calmar tu nostalgia y reencontrarte con tus queridos abuelos, un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Muy bonitos y entrañables versos Rafael. La nostalgia y el recuerdo siempre está presente,por aquellos que ya se fueron, pero esto compañero es ley de vida.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Emocionantes y lindos versos.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. El tiempo pasa sin detenerse, y con el se van todas esas cosas que vivimos de pequeños y que ahora guardamos como un bello recuerdo.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Qué versos tan bellos y llenos de nostalgia, me han conmovido. Una poesía entrañable, Rafael, me ha encantado.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  23. Lindo canto a la raíz Rafael, a ese ámbito que el recuerdo revive y acaso eche de menos por un instante; más la vida se nos va y la sendas y haciendas quedan y toman otras esencias y formas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Hermoso poema, Rafael.
    Me gusta pensar que esas ruinas aún conservan de alguna manera un poco de vida y de recuerdos.

    ResponderEliminar
  25. Un verso muy hermoso en homenaje a todos los que labraron las tierra. Da pena que todo lo que vimos hacer de pequeños, quede ya solo en el recuerdo, ya nadie quiere trabajar el campo y las máquinas han sustituido a las personas en mucho trabajos.

    Un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  26. Precioso homenaje a esos mayores, a aquellos que nos dieron el comienzo y fueron nuestros maestros.

    Tus bellos versos me hacen viajar por el recuerdo de viejas tradiciones que ya se ven lejanas y tristemente olvidadas

    !!Cuanta nostalgia!!

    Un abrazo Rafael

    ResponderEliminar
  27. Qué estampas bellas, pintas con palabras como pocos, yo me recorrido todos estos lugares leyéndote y sin haberlo vivido me duele que ya no se puedan moler los granos porque los molinos se han echado a perder. Gracias, gracias por compartir y acercarnos a la tierrita. un abrazo fuerte amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Susana, son muy generosas tus palabras.

      Abrazos.

      Eliminar
  28. Sí, ya se murieron los viejos y con ellos las viejas costumbres y los arados de las tierras y los granos como dices en tu entrada, eso ha pasado en todos los lugares en los que se araban las tierras, los adelantos traen eso, que se pierdan los campos y las ciudades los invadan.
    Un abrazo, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  29. Que precioso amigo este poema lleno de nostalgia y de cariño por lo que se fué y ya no volverá. Así es la vida pero siempre estarán en tus recuerdos. Abrazos.

    ResponderEliminar
  30. Qué belleza de añoranza, poema precioso, Rafael. Nos haces vivir y sentir tus paisajes, tus gentes, tus ancestros... Gracias amigo. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  31. Olvidé decirte que yo fui molinera en el molino de Sopetrán... acá en España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito, Julie, que mis humildes versos despierten tantos sentires.

      Mil gracias, un abrazo.

      Eliminar
  32. Un buen poema Rafael, lleno de añoranzas y de realidades, esas de siempre; las mismas, aunque hoy vivamos otros tiempos, quizá más cómodos, aunque nunca mejores.

    Un abrazo poeta

    ResponderEliminar
  33. Nos haces parar a pensar, en que los que de verdad amaban y trabajaban la tierra, ya no están y las nuevas generaciones emigran como las golondrinas de un lado a otro buscando su sustento.
    La tierra es generosa pero hay que trabajarla.
    Un ranchito, que bien suena, en España sería una granja.
    Gracias por esos preciosos recuerdos que nos transportan a aquellos tiempos.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  34. Boa tarde, é belo poema que revela a realidade escrito com sentimento.
    AG

    ResponderEliminar
  35. Un escrito doloroso y melancólico, pero bien descrito. Se transmite la vida de campo, en soledad que tuvieron la pareja de ancianos.

    Lindo. Saludos.

    ResponderEliminar
  36. Hola Rafael, y que pena ver estas casas que en su día dieron y tuvieron tanta vida dentro y alrededor de ellas, ojala algún día alguien les devuelva tanta belleza como tuvieron.

    Besos.

    ResponderEliminar
  37. Muy buen poema Rafael. Al final todo es como un péndulo, y al cabo del tiempo todo vuelve a reaparecer. Muy bien escrito y muy buena rima amigo. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  38. Sólo por haber dejado ese recuerdo en ti, los abuelos, la casona y su prado, son afortunados. Cuántos quisieran haber sembrado ese recuerdo en los suyos…

    ResponderEliminar
  39. Un romance entrañable donde los recuerdos brindan paisajes de otros tiempos que con tanto cariño recuerdas, y me deja al leer un velo de nostalgia.
    Me ha encantado leerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. UNA EVOCACIÓN MUY NOSTÁLGICA.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  41. Muy bello poema Rafael, se nota que fue escrito a puro corazón y sentimientos.

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  42. Recordar é viver... mesmo em momentos nostálgicos.
    abraços.

    ResponderEliminar
  43. ────────────────────────────────────────
    ────────────────────────────────────────
    ───────────████──███────────────────────
    ──────────█████─████────────────────────
    ────────███───███───████──███───────────
    ────────███───███───██████████──────────
    ────────███─────███───████──██──────────
    ─────────████───████───███──██──────────
    ──────────███─────██────██──██──────────
    ──────██████████────██──██──██──────────
    ─────████████████───██──██──██──────────
    ────███────────███──██──██──██──────────
    ────███─████───███──██──██──██──────────
    ───████─█████───██──██──██──██──────────
    ───██████───██──────██──────██──────────
    ─████████───██──────██─────███──────────
    ─██────██───██─────────────███──────────
    ─██─────███─██─────────────███──────────
    ─████───██████─────────────███──────────
    ───██───█████──────────────███──────────
    ────███──███───────────────███──────────
    ────███────────────────────███──────────
    ────███───────────────────███───────────
    ─────████────────────────███────────────
    ──────███────────────────███────────────
    ────────███─────────────███─────────────
    ────────████────────────██──────────────
    ──────────███───────────██──────────────
    ──────────████████████████──────────────
    ──────────████████████████──────────────
    ────────────────────────────────────────
    ────────────────────────────────────────
    ¡Buen post!★MaRiBeL★

    ResponderEliminar
  44. Nostalgia y melancolía en tus versos Rafael, de tiempos que perduran en el corazón.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  45. Caro Rafael, como está em seu ótimo poema,seria muito bom se pudéssemos voltar no tempo para rever o que fizeram nossos avós, e para ter um pouco do que eles tiveram:

    “¡Ay, Diosito, cuánto diera
    por tener un pedacito
    de solar que me sirviera
    pa' levantar un ranchito
    y, allí, poquito a poquito,
    ver florear mi sementera!”

    Um abraço.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.