martes, enero 27, 2015

LA CASA DE LOS ABUELOS





La casa de los abuelos estaba ubicada en la parte alta del pueblo, frente a la escuela. Recuerdo que ellos asaban el pan sobre unas bandejas de lata que metían en un horno hecho de tierra y calentado con leña. El sabroso olor de los amasijos se expandía por el vecindario y, todos las mañanas, a la hora del recreo, yo me escapaba de la escuela para ir a saborear un delicioso pan caliente con el acostumbrado cafecito en leche que me preparaba mi nona Margarita. De aquello no queda nada, "la casa de arriba" ha desaparecido tras el olvido.


EVOCACIÓN

Aunque el pasar del tiempo lo haya borrado todo,
la casa en mis recuerdos aún está presente;
las ruinas se han cubierto de maleza y de lodo,
y un gran pesar invade mi corazón doliente.

Para evitar los años no existe ningún modo,
se van yendo las cosas cual sol en el poniente;
efímera es la vida pues en cualquier recodo
del tortuoso camino nos sorprende la muerte.

Se fueron de mi lado los tiempos más felices,
los años imborrables de la dichosa infancia
cuando entraba a escondidas en la panadería

y, entre los amasijos metía las narices,
  para aspirar gustoso la sabrosa fragancia...
 del pan tan delicioso que mi nonita hacía.


Rahulig/015
DRA


Imagen: La casa de arriba
Google Earth



28 comentarios :

  1. Mientras tu corazon clame por ellos, ellos estaran presentes, la casa, el pan, el tazon de cafe con leche
    Muy sentido lo que nos regalas
    Cariños

    ResponderEliminar
  2. Hola Rafael ! Nunca se van los recuerdos de nuestra niñez y los abuelos ocupan una página de lujo. A mí me tocó tener una sola abuela. Mi brasilera divina. Aún hoy , y mira que estoy muy grande, recuerdo los guisitos de arroz que preparaba , los jugos de pomelo , los guardapolvos que almidonaba con los moños preciosos que yo lucía orgullosa para ir a la escuela, por eso te entiendo y habla muy bien de tí que tengas esos lindos recuerdos de tus abuelos que ahora te toca sembrar a tí en el alma de tus nietitas.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Pero hay algo que ni el tiempo ni el deterioro de los año puede borrar: NUESTROS GRATÍSIMOS RECUERDOS QUE SIEMPRE PERMANECERÁN VIVOS.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Puede que los restos físicos hayan desaparecido, pero no tus recuerdos ni todo lo que allí has vivido y que tan bien describes en este bello verso.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Sentimientos profundos, lo que nos traes hoy,abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Rafael , en tu memoria quedara siempre aquel recuerdo de la casa de los abuelos , que a mi sinceramente me gustan tanto , ya que son unas entradas con mucho sentimiento emocinal a veces , con el pensamiento viajo a la casa de mis abuelos , que ahora es una casa vieja y casi deruida , me parece ver a mi abuela sentada en su sofa rojo , pelando patas y hacelgas para poner la comida .

    En fin , querido amigo , una entrada preciosa , te deseo una feliz tarde besos de Flor.

    ResponderEliminar
  7. El olor del pan es como el olor del café que uno se derrite tan solo en olerlo.
    Eso pasa Rafael que lo edificios se pierden pero quedan en nuestra mente, menos mal pues con ellos disfrutamos en nuestros recuerdos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No moriran del todo mientras tú les recuerdes y percibas aún el aroma de su pan recien hecho.

    Precioso poema, amigo Rafael. Besos. María

    ResponderEliminar
  9. Que memorias y recuerdos más maravillosos, en aquellos tiempos todo tenía un rico sabor que no tiene ahora, y los recuerdos son más bellos después de guardarlos en la memoria por un tiempo, parece que se embellecen al estar ocultos. Gracias por estas emotivas letras.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  10. Que bien lo recuerdas todo, dejo huella la casa. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Rafael,

    Mesmo sabendo que os meus avós estão em suas casas e que elas são o símbolo de união da minha família, este seu poema deixou-me com um nó na garganta.

    Abraço

    ResponderEliminar
  12. Rafael, delicioso recuerdo, esos olores que la memoria nos trae y nos transporta, a esos lugares tan nuestros, bonita y dulce evocación.
    Saludos con esencia.

    ResponderEliminar
  13. Hermosos recuerdos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Inevitable la vida va pasando... nos van dejando personas que amamos... pero , habrá un lugar donde encontrarse un día, no crees?

    Besos para ti y tus niñas.

    ResponderEliminar
  15. Preciosa remembranza triste a la vez igual que reflexiva.

    Mi felicitación Rafael.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Hermoso soneto para el recuerdo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. No está en ruínas, yo la veo, al siento y la huelo, Bellísimo poema, Enhorabuena. Rafael, disfruta del finde y de la semana, Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Que bellos recuerdos plasmas en tu soneto. Has vuelto a reconstruir esa casa de los abuelos con su panadería y mientras esté en tu memoria las ruinas ya no existirán.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  19. Entrañable y bello poema . Linda nostalgia.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  20. Bello recuerdo amigo! Fragancias, distancia, sonidos, todo está allí pues lo tienes en tu corazón. Gracias por compartirlo. Abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  21. Otra vez aquí para pedirte permiso para poner en mi Facebook la segunda estrofa citando tu nombre blog y referencia del final del poema. Lo haré cuando me contestes. Gracias.

    ResponderEliminar
  22. MERCE CARDONA. Dice ¡ Que nostalgia despiden tus letras! son recuerdos que jamas se borraran.....
    Besossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  23. Recuerdos preciosos, sabor a niñez, y aroma a otro tiempo. Me ha encantado Rafael, me has acercado también a la casa de mis abuelos. Gracias amigo. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  24. MUY NOSTÁLGICA ÉSTA TU EVOCACIÓN.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  25. Esta semana los dos hemos rescatado del recuerdo a nuestros abuelos. Aunque la maleza de la vida haya cubierto las casas, quedan en nuestra memoria, tan nuevas como cuando las conocimos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. En etapa de abuelo, comprendo en plenitud tus palabras, Rafael.

    ResponderEliminar
  27. Rafael, ya que hablas de panes como los que hacían tus abuelos, en hornos de tierra, me haces recordar una panadería que alcancé a conocer que tenía un horno de leña, acá en Piedecuesta, a donde llegué, siendo aún infante. Qué bella nostalgia tu poema. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  28. ¡Esto es impresionismo puro! todo lo que esos recuerdos e imágenes te despiertan y así nos lo transmites. Qué versos tan entrañables, qué gusto haberlo leído. Te dejo un abrazo cálido y mis mejores deseos para este año ;)

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.