miércoles, febrero 04, 2015

EL TREN DE LOS RECUERDOS





Aquella mañana del dos de julio de 1979 iba yo en el tren, rumbo a la ciudad de Bogotá, estrenando un traje negro con rayas blancas que mi madre había sacado fiado en uno de los almacenes del pueblo. El motivo de mi viaje era asistir a una entrevista con el presidente de la empresa siderúrgica más importante del país, aspirando a un empleo ofrecido para Ingenieros en Transportes y Vías. No obstante, ser uno de los más jóvenes, fui el mejor entre casi setenta aspirantes, así que, el primero de agosto del mismo año, comencé a trabajar en Acerías Paz del Río como Ingeniero de vías en el Departamento de Ferrocarriles... recuerdos muy agradables tengo todavía.


EL TRAJE

Me parece estarla viendo
a mi madre tan contenta,
aquel vestido escogiendo
y rubricando la cuenta.

Muy elegante quedé
con el traje negro al fiado,
corbata color café
y calzado bien lustrado.

Hacia Bogotá me fui
a presentar la entrevista,
al tercer día volví
encabezando la lista.

Un  telegrama llegó
trayendo la buena nueva,
de que Rafael ganó
sobradamente la prueba.

Los viejos en una pata
saltaban de la alegría,
con la noticia tan grata
de que trabajo tenía.

Al compás de alguna lira
el cuento se hizo reguero,
el hijo de doña Elvira
era un Señor Ingeniero.

El primer sueldo sirvió
para pagar lo adeudado,
y de allí mismo salió
la plata para el asado.

El vestido lo guardé
como un preciado tesoro,
y a mi madre regalé
unos zarcillos de oro.

Luego vinieron diez años
de trabajo en Acerías,
de contados desengaños
y múltiples alegrías.


Rahulig/015
DRA


Imágen: El tren de Acerías
De la red



34 comentarios :

  1. Estimados amigos:

    Les ofrezco mis más sinceras disculpas por mi ausencia en sus blogs, una molestia en la vista me tiene alejado de la lectura, pues la visión se hace borrosa. Espero que muy pronto pueda volver a la normalidad.

    Abrazos para todos.

    ResponderEliminar
  2. Que hermosura! Me encanta cómo nos cuentas tus historias. Las imágenes tan claras, que somos parte de la alegría. Gracias rafa por estos momentos entrañables. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  3. Bonito romance sobre una experiencia que nunca se olvida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me encantó este poema tuyo, amigo poeta Rafael, transmisor de tan bellos y entrañables recuerdos. Me ha causado mucha emoción su lectura es como si hubiese estado presenciando la escena del viaje, de la entrevista y de la noticia recibida en tu casa de la obtención del puesto de trabajo para ti. Hermosamente humano todo.

    Felicidades y besos. María

    ResponderEliminar
  5. Espero que pronto te mejores de ese mal en la vista.

    Eso de encontrar trabajo a veces cuesta como para que no brincaran en un pie los viejos, de la alegría.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡que lindo Rafael! ¡la alegría del trabajo! pero por sobre todas las cosas, haberla compartido con tus padres de ese modo...... eso si que es invaluable.....

    ResponderEliminar
  7. bueno bueno.... espero que, si Dios lo quiere, puedas superar ese problema en la visión amigo

    ResponderEliminar
  8. Que pronto te repongas de tus ojos.

    Delicioso escrito, entrañables recuerdos...

    Un abrazo desde el mare nostrum.

    ResponderEliminar
  9. La alegria de tus padres vale lo maximo
    Deseo mejoria en la vision, cuidate
    Cariños

    ResponderEliminar
  10. Que hermoso cuentas todo lo que has vivido mi querido Rafael, nos haces viajar contigo en el tren de los recuerdos.
    Besos y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  11. Bom dia
    Recordações que ainda nos enchem de cores e de cheiros.
    O fato será apenas uma consequência,mas a entrevista e a colocação foram parte de uma vida que ainda hoje guardas com o mesmo carinho desse tempo.

    ResponderEliminar
  12. Una poesía llena de vida, de ilusiones ganadas y cumplidas. Besicos.

    ResponderEliminar
  13. Me imagino esa alegría tan grande que tuvieron que tener tus padres cuando ganaste esa oposición y conseguiste el empleo. Tu poema lo refleja muy bien.....todavía se siente esa emocionante alegría de obtener aquello por lo que habías luchado.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  14. Antes que nada Rafael, espero que no sea nada importante lo de tu visión y que todo sea temporal, y como estamos en buenas manos todo hay solución.
    Que buenos recuerdos nos traes hoy, pues bien Felicidades! por tu empleo que te dio un buen empujón en tu carrera de ingeniero, a tu mamá que supo elegir el buen traje y a ti que llevabas la sabiduría y lo estudiado.
    Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar
  15. Antes de nada, que tu vista se mejore. Tu poema es magnifico y la historia del traje fiado es preciosa. Qué no hará una madre por un hijo.

    ResponderEliminar
  16. Nostálgicos y hermosos recuerdos que se guardan muy dentro del alma
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué meritorio Rafael!
    Los 10 años en las condiciones que describes, el éxito de entrar a una empresa de manera tan ejemplar y la abnegada historia del traje.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hay momentos en la vida que nunca se olvidan. Sobre todo el cariño de nuestros padres.
    Entrañable escrito.
    Deseo que te recuperes de la afeción ocular.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. El primer trabajo, ese instante de ilusión, de una puerta abierta a un mundo por descubrir. Y la añoranza de ese traje que trae un gran recuerdo como éste. Un fuerte abrazo y buen fin de semana Rafael. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  20. Son recuerdos inolvidables.

    Muy emotivas y hermosas tus palabras.

    Te deseo una pronta recuperación. Que vaya todo muy bien.

    Un fuerte abrazo..

    ResponderEliminar
  21. MERCE CARDONA.Dice, emotivas tus letras, hay cosas que no se olvidan, maravilloso poema, ¡eres único.! besos

    ResponderEliminar
  22. Que bonito como lo cuentas !!!

    Y ahora a cuidar esa vista ,Rafael,

    Un abrazo bien grande ,

    ResponderEliminar
  23. El título me encanta.... Un abrazo desde Murcia....

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué lindo lo has escrito Rafael! Un pasaje muy importante en tu vida, donde tu madre tiene un valor amoroso, te vistió para GANAR.
    Un beso de ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  25. ¡quien no recuerda su primera entrevista profesional! Seguro que Doña Elvira dio por bien empleada la fianza del traje. Como madre me enternece enormemente el detalle del regalito de los zarcillos,
    Espero que ese problema de visión sea transitorio y aunque personalmente me gusta verte por mi blog prefiero que no lo hagas hasta que no estés bien del todo. Tú escribe en el tuyo que ya pasare a seguirlas estaciones del tren de tus recuerdos, porque espero que continúe.
    Abrazos , y sobre todo ¡cuidate! Loli

    ResponderEliminar
  26. ¡Qué bonito, Rafael!
    He recordado cuando le compramos su primer traje elegante a mi hijo mayor.
    Es hermoso saber que existen hijos tan gratos y cariñosos; además de ser un excelente poeta, veo que eres magnífica persona.
    Feliz fin de semana, un abrazo

    ResponderEliminar
  27. YO EN LA PRIMERA ME RAJÉ. JEJEJEJEJE. MUY FULLL TEXTO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  28. Amigo Rafael, la historia de aquella cita con tu futuro profesional, no la has podido describir mejor. Gracias a tu familia, a tu inteligencia y al aula y al maestro más excelente, conquistaste el éxito de un día y el trabajo para siempre. Un abrazo y feliz domingo. Besos a la familia.

    ResponderEliminar
  29. Tenías que salir airoso de aquella prueba, ¡no podía ser de otro modo!, me alegra saber que el sacrificio de tu madre en hacerte el traje, no fue en vano.
    Un abrazo desde España

    ResponderEliminar
  30. Que hermosos recuerdos te han traido las manos de tu madre y ese tren!!

    Eres unico amigCon cariño Victoria

    ResponderEliminar
  31. Qué bonito relato con poema, tienes un alma noble, lo que más me gusta de conocer gente a través de las letras es que no importa el exterior, solo el alma nos llega y es, en tu caso un alma iluminada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Así es la vida, Rafael, no todo es felicidad. Después del trabajo conseguido, vienen las obligaciones, y otros menesteres que nos complican la vida, pero que en el fondo son las que nos ayudan a vivir. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog