miércoles, enero 14, 2015

LA SUERTE DE UN PICAFLORES





Julián estaba sentado en el parque, bajo una buganvilia, cuando comenzó a presentir su desgracia. Con cara de pocos amigos venía don Gilberto, el padre de su última conquista: una bella mujer de tan sólo diecisiete años quien era como una joya para su familia. Se estremeció al ver el calibre del revólver que portaba don Gilberto, pero no pudo reaccionar, apenas pudo sentir el calor de las balas y el frío de la muerte… tres disparos acabaron con la vida de aquel muchacho parrandero, jugador y enamorado.


JULIÁN

Era Julián un bandido
en cuestiones del amor:
buen amante, mal marido,
borracho y conquistador.

Embaucaba a las mujeres
con sus dotes de galán,
parecía tener poderes
salidos de un talismán.

Por doquiera que pasaba
romances iba buscando,
a todas enamoraba
y las dejaba llorando.

Se ufanaba cada día
de sus mentiras y engaños,
la suerte le cambiaría
con el correr de los años.

Fue don Gilberto Collazos
el padre de Ana María,
quien le diera tres balazos
en cobro de una osadía.

Así terminó la historia
del don Juan empedernido,
que pensó obtener la gloria
sin cumplir lo prometido.

En la región muchos niños
tienen por nombre Julián,
y se parecen por pillos
al malogrado galán.

Y... todavía se comentan
por estos alrededores,
las crónicas que recuerdan
la muerte del picaflores.


Rahulig/015
DRA


Imagen: Iza - Boyacá
De la red



32 comentarios :

  1. Olá Rafael,

    Gostei do poema!
    Faz recordar histórias do antigamente.

    Abraço

    ResponderEliminar
  2. Vaya que hay Julianes aún por estos lugares! Nadie merece decidir la muerte de otro, pero vaya que es complicado hablar sobre corazones rotos. Me han gustado mucho tus palabras, he viajado a un pueblo lejano y he visto a la pobre Ana María llorar y a su padre hervir en cólera...

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Deliciosa lectura, y que caro pagó Julian su deuda... :)

    Saludos desde el mare nostrum.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Rafael !acá también le decimos "picaflores" a los hombres que van picando de flor en flor. ¡Y así terminan!...
    me pareció verlo... y al final me dio pena.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. Triste final el del picaflor.... Esa foto es igua la un lugar de acá en mi tierra!!!
    Un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  6. Bueno a pesar del final,buen relato.
    abrazo

    ResponderEliminar
  7. Oh! qué bella poesía, rítmica, trágicómica y con final de esperar. Me apenan los pequeños sin papá, espero que las madres pudieran rehacer su vida. En pocos versos una gran historia. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Rafael, acá los llamamos picaflor, ahí el plural sería más adecuado a este mal galán no? Encontró su destino inesperado pero claramente justo para su víctima tan joven, un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Por desgracia eso es lo que suele suceder en algunas partes del mundo cuando alguien va de flor en flor, sin tener en cuenta sentimientos.
    Bien relatado.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Sus conquistas lo llevaron a su muerte dejando muchos huérfanos en la calle, como siempre tus palabras me encantan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Rafael, me ha encantado tus cuartetas con esa historia. Genial
    Lo he disfrutado.
    Gracias
    Un gran abrazo.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  12. Por aquí se les llama Don Juan, en alusión a Don Juan Tenorio, son tan calavera cono él, como era picaflores, sus conquistas le llevaron a la tumba de manos de un padre vengando a su hija conquistada y despreciada.
    Gracias por tu visita y tu comentario, sí que adoro el mar y lo disfruto, en invierno paseando y en verano banándome en sus aguas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. No se puede esperar nada bueno de un personaje de ese calibre y aunque nadie tiene derecho a quitar la vida de una persona el tal Julián parece que la estaba buscando........Tu poema, dentro del drama que encierra, me ha gustado mucho.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  14. Hola Rafael, vaya con el picaflor, haciendo todo lo que hacia algún día tenia que tener una desgracia de esa forma con algún familiar bien enfadado, no son maneras de arreglar las cosas pero si no haces nada bien, nada bueno te puedes esperar, el poema me ha gustado mucho ya que nos cuentas las andaduras de este aquí llamado don Juan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. En vida fue dejando sus conquistas “el picaflor” hasta que dio con el padre de la chica conquistada y llevo a cabo su venganza.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Rafael ...me he quedado pensando en la pobre hija enamorada.

    ¡¡ atrapante poema con un triste final !!

    besosss

    ResponderEliminar
  17. Al final encontró el zapato a su medida. Muy bien escrito Rafael. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  18. Excelente poema.
    Me ha gustado mucho.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Suele sucederle a esos picaflores.

    muy bueno amigo

    Abrazos
    CArlos

    ResponderEliminar
  20. FULLL, MUY BUENA HISTORIA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  21. Es igual que un romance cantado por un trovador !!
    Muy bonita poesía. Recuerdo que al principio te las "robaba" de tanto que me gustaban, no se agota tu gran imaginación, sentido del ritmo y la rima perfecta. Felicidades. Besicos.

    ResponderEliminar
  22. Que hermoso! Me encanta que un poema cuente una historia. Supongo que el lugar donde transcurre debe ser uno de esos "pueblo chico, infierno grande"


    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Mi querido amigo en mi blog te he dejado un premio para ti.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Excelente romance que nos cuenta la muerte de este picaflor empedernido.
    Fácilmente se le podría poner música,como dices en tu presentación.
    Es un placer llegar hasta tu blog Rafael.

    Saludos muy cordiales.

    ResponderEliminar
  25. Que grato leerte y a las andanzas de Julian, que los hay por todos lados.
    De alguna forma en esta vida lo que hacemos lo pagamos-
    Cariños

    ResponderEliminar
  26. Qué bueno, Rafael. Un precioso poema, romance. Te felicito, como siempre admiro tu poesía. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Jjajaja...al final me dio risa esta historia...bien dicen que todo se paga aquí mismo
    eso espero...porque de esos hay aún destrozando vidas por todas partes y algunos de la peor manera...

    saludos!

    ResponderEliminar
  28. Un bello y justiciero romance de ayer ,de hoy, de cualquier tiempo y lugar.

    Besos trovador, pa' repartir

    ResponderEliminar
  29. Me ha recordado a un romance antiguo y sin embargo es moderno!
    Un placer!

    ResponderEliminar
  30. UN Juan Charrasqueado, que haces legendario con tus versos,maestro. Saludos. Carlos

    ResponderEliminar
  31. El picaflores de Julian no está muerto. Ha dejado su estela en cada flor... ninguna de ellas lo olvida.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas