martes, octubre 14, 2014

CINCUENTA AÑOS ATRÁS





En el amanecer de aquel fatídico día los olores de la muerte se paseaban por el pueblo. Durante la noche una gran avalancha de lodo y piedras bajó desde las montañas arrasando con todo lo que encontraba a su paso, borrando de un tajo, el pequeño caserío asentado en la parte baja del cerro. Un muchacho que, minutos antes había ido hasta la tienda del otro lado del río, se topó al regresar con un muro de aguas turbulentas desbordadas sobre el puente impidiéndole el paso. Fue uno de los pocos sobrevivientes, pero se quedó solo en este mundo... le dedico, con cariño, este poema.


BORRASCA

La lluvia cayó abundantemente,
la tempestad las calles inundó;
el arroyo creció y la borrasca
sin compasión la vida me arrancó.

La vida me arrancó, porque a su paso,
mi memoria borró con su embestida;
dejando mi existencia desolada,
sin recuerdos, que al fin eran mi vida.

Eran mi vida, porque eran sólo míos:
mi casita, mi escuela, mi jardín;
mis padres, mis amigos, mis hermanos,
de mi niñez mis juegos, mi trajín.

Niñez que fue truncada, de repente,
teniendo que vivir en la orfandad;
llevando por constante compañía
la pena de mi amarga soledad.

Soledad que no mata, pero hiere,
con sus dardos de cruel melancolía;
poco a poco me pierdo en el olvido
y muere lentamente el alma mía.

Como muere también, en su agonía,
mi corazón cansado y dolorido.


Rahulig/014
DRA


Imagen: Santa Teresa 
Paz de Río


46 comentarios :

  1. Paz a todas as vítimas .

    A ti, um abraço por lembrares a tragédia.

    ResponderEliminar
  2. Qué experiencia dolorosa nos traés hoy Rafael, es de esperar que este muchacho haya logrado sobrevivir y tener una nueva familia, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Que terrible sensación el saberse así cuando desde lejos se nos eriza la piel y se nos encoge el corazón

    ResponderEliminar
  4. Qué terrible , qué doloroso habrá sido eso. Siempre pienso que si hay algo contra lo que no se puede luchar es contra la furia de la naturaleza . Le tengo mucho miedo a esas cosas, que en quien las vive debe dejar unas huellas de dolor para siempre.
    El hombre cada vez más lastima a la naturaleza. Ahora veo que hay asociaciones que trabajan muy bien concientizando a la gente. como Green Pace. Algún día hemos de aprender.
    Me encanta como quedó tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María del Carmen, me alegra que te haya gustado el cambio de apariencia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Que terrible y triste la historia. Que todo acabe así tan de repente. Que malas pasadas nos hace a veces la naturaleza.

    ResponderEliminar
  6. Una historia llena de tristeza y dolor.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Increible. Hoy precisamente se cumplen en Valencia 57 años de la gran riada que asoló la ciudad. Murieron cientos de personas y la ciudad quedó bajo la lengua amarga del lodo y de la desesperación. La naturaleza, a veces, nos castiga con increible dureza. Una historia realmente dura la que nos cuentas con hondo sentimiento.

    ResponderEliminar
  8. Un sobreviviente que vivía como muerto con la gran catástrofe, que triste historia y que crueles son estas tragedias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Un tañido de duelo enredado en los versos rimados, pero llaga que quiere hacerlos más dulces la desgracias. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Cuanta tristeza y desolación,un gran abrazo amigo

    ResponderEliminar
  11. Hola Rafael, has descrito poéticamente la riada de agua y barro que està asolando la ciudad de Génova y no solo. Poesìa circunscrita en un tiempo que se repite una y otra vez dejando desolaciòn, rabia e impotencia. Y en el caso que citas la soledad màs honda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Un drama de los que no se olvidan, te marcan para siempre.
    Tu poema y tu arte lo recuerdan con belleza, pero imagino que el dolor sera imposible de olvidar.


    mariarosa

    ResponderEliminar
  13. Vuelve a doler, tu poema es un recordatorio que la naturaleza le susurra al aoído al poeta, clamando respeto.
    Otro abrazo fuerte y anisado.

    ResponderEliminar
  14. La naturaleza no conoce ni caserios ni personas, se desborda sin compasión y deja la muerte a su paso, siempre ha sido así y siempre lo será.
    Triste destino quedarse solo, la soledad es la peor compañera de la vida.
    Has descrito muy bien la tragedia acaecida en tu poesía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Una desgracia irreparable. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Esas convulsiones que tiene la naturaleza que deja tantas tragedias tras de si.

    Cariños

    ResponderEliminar
  17. Una de las peores experiencias que puede vivir el ser humano, es, perder todo, hasta los seres queridos.
    Tu poema hoy, me ha dolido Rafael.
    Un abrazo con mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  18. Los sentimientos que surgen de tristes experiencias vividas, quedan para siempre grabados en el alma..
    Un fuerte abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  19. Una experiencia triste y dolorosa.
    Y gracias por visitar mi blog, me quedo leyendo mas entradas.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  20. Triste y doloroso lo que narras.....Un abrazo...

    ResponderEliminar
  21. Realmente nunca sabes que te vas a encontrar cada dia cuando te levantas. Muy real y bien contado mi querido Rafael.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Tragedias que ocurren y momentos que se quedan prendidos en el recuerdo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Inesperadamente a Natureza limpa parte de um povo.
    O seu numero não obedece a escolhas dos bons ou dos maus.
    O que sobra é uma mistura de dor e muita força de transpor esse rio de águas turbolentas.

    ResponderEliminar
  24. Hola Rafael, triste historia la que nos cuentas y una pena cuando la naturaleza se revuelve contra nosotros pasando estas desgracias que tristemente están pasando tan a menudo, ojala el muchacho lograse rehacer su vida y formar una nueva familia, nunca sabemos lo que va a pasar al segundo siguiente de nuestra existencia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Que tristeza y que pena. La vida se rompe en un segundo y cuesta encontrar el hilo para recoserla. Besicos.

    ResponderEliminar
  26. Hola, gracias por corresponder a mi visita tan rapidamente y por tu comentario.
    Dices en él que el silencio es causante de dolor y soledad, como bien dices a veces, porque a mi me gusta estar alguna vez el silencio y sola para encontrarme a mi misma y mirar en mi interior.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. muy bien en hacer recordar tristezas grandes... también para quienes no lo vivieron.... UN ABRAZO AMIGO RAFAEL

    ResponderEliminar
  28. Los hechos tristes vividos en la infancia no se olvidan. Espero que a lo largo de la vida el protagonista haya vivido días felices. Porque así es la vida. y porque en las tristezas y en las alegrias Dios está siempre con nosotros.
    Te invito a pasar por mi casita virtual que es la tuya. Me gustaria que participaras con tu voto en una entrada nueva donde está el enlace para votar.
    Cuantos más votos tengamos mejor. En estos momentos vamos por 150
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. me ha encantado hallarte
    escribes genial

    ResponderEliminar
  30. ¡Qué tremenda tragedia!
    Como siempre, Rafael, muy bien "pintada", con talento y poesía.

    ResponderEliminar
  31. hermano, te repito lo que me escribiste: Todo es perfecto, incluso aquello que no podemos entender...
    Paz
    Isaac

    ResponderEliminar
  32. gracias Rafael por to bello comment

    ResponderEliminar
  33. Las tragedias nos marcan, gran poema.

    ResponderEliminar
  34. Unos versos preciosos aunque llenos de tristeza por los recuerdos de un día fatídico que le dio un vuelco a la vida de quien lo sufrió.
    Un gusto pasar por tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Bellas rimas para un tiempo
    de tristeza.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Eres un excelente trovador de penas y alegrías... Un verdadero regalo tus trovas.

    Dos besos y una dulce caricia.

    ResponderEliminar
  37. Cincuenta años atrás, bello y sensible poema, mi querido Rafael.

    ResponderEliminar
  38. UNA EVOCACIÓN TRISTE.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  39. Rafael, este país es de gtragedia. hace cincuenta años, el lodo venido de las ontañas arrasaba con las aldeas; y hoy también la historia se repite, y los que quedan vivos, son el rostro viviente de la tragedia. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  40. Una poesía preciosa en la que expresas el dolor tan grande que produce la tragedia como la que describes.
    Qué doloroso tuvo que ser para el muchacho perder a toda su familia. Eso solo lo sabe la persona que vive estos dramas.

    Feliz fin de semana.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  41. así es la tragedia, imprevista y fatal...
    bellisima poesía, que representa en su totalidad el relato, saludos querido amigo

    ResponderEliminar
  42. Una triste historia contada a través de unos bellos y dramáticos versos.Saludos

    ResponderEliminar
  43. las tragedias son así...nos mutilan de por vida...

    y sobretodo cuando se llevan lo más querido...

    ResponderEliminar
  44. Triste lo que dicen tus versos.

    Sigo paseando por tu blog.

    Hubo un fallo en mi comentario anterior y se borró.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog