viernes, julio 18, 2014

PEPITAS DE TIEMPOS IDOS





Los mortiños colombianos (Hesperomeles goudotiana) son árboles nativos de la región andina cuyos frutos perecen manzanas en miniatura, los pomos maduran en rojo y negro. Se les podía encontrar abundantemente a la orilla de los caminos, en los bosques y solares. Hoy en día, su presencia ha disminuido ostensiblemente debido al deterioro ambiental, pero todavía puede uno toparse con alguna matica cargada de mortiños, comerse varias pepitas y recordar la niñez al saborear su dulzura. 


LOS MORTIÑOS

Todavía se ven mortiños
del caminito a su vera,
los que comíamos de niños
como manjar de primera.

Cuando estábamos chiquitos
e íbamos para la escuela,
negros y coloraditos
echábamos a la muela.

Mortiños de mi pasado
con ribetes de alegría,
al recordar el bocado
que tan a gusto comía.

Todavía se  ven mortiños
aunque cada vez más pocos,
por culpa de algunos pillos
depredadores y locos.

Que destruyen el ambiente
al tumbar los arbolitos,
donde Dios está presente
y anidan los pajariros.

Mortiños de dos colores
mi corazón los evoca,
añorando sus sabores
agüita se hace la boca.


Rahulig/014
DRA


Imagen: Matica de mortiños
De la red



26 comentarios :

  1. Preciosos versos dedicados a esos "mortiños" que señálas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ay, Rafael !... cómo quisiera probar tus mortiños ! ¿se parecerán a las uvas ?... ¿ o a los arándanos ?... ¡ me guardas algunos ?...
    Un abrazo gigante.
    ¡Lindo fin de semana !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María del Carmen.

      Mortiño, agraz y arándano, son de la misma familia (Rosaceae) pero de distinto género. Son muy deliciosos y poseen propiedades nutritivas y medicinales. Por supuesto, te guardaré algunos bien maduritos.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. Sin tener nada que ver ; me has recordado a mis largos paseos a finales del verano por los caminos entre bosques disfrutando de las moras de las zarzas .. ni muy verdes ni muy moradas,.. disfrutar del momento, de la paz de un camino a penas transitado saboreando el fruto que solo se da una vez al año.. es un instante que se desea repetir cada verano

    Un abrazo grande y buen finde !!

    ResponderEliminar
  4. Por qué de niños nos gustaba tanto comer esos frutos silvestres, que encontrábamos al borde del camino,?... Yo recuerdo los madroños y frambuesas , que crecían entre matorrales, o las fresas, escondidas en la hierba, o las moras...

    Gracias por hacernos recordar, tan bellamente, esos lejanos días tan especialmente felices.

    Besos para dos, trovador

    ResponderEliminar
  5. Bello poema que. Os hace recordar los tiempos de infancia .

    Por cierto, bonita foto un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Hay muchos frutos silvestres que antes se podían encontrar por los caminos y que tenían sabor y propiedades medicinales, pero que por desgracia se han ido perdiendo en el tiempo y cada vez más son difíciles de encontrar.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola Rafael:

    También como a MaRia, tus versos me recordaban mi inolvidable alegría de infancia al comer moras de las zarzas.Por ello entiendo esas añoranzas por los mortiños colombianos.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  8. Creo que en todas partes del mundo hay más de algún arbolito que nos trae recuerdos del ayer. En Guatemala hay unos arbolitos que se les llama lágrimas porque en las puntas de sus ramas hay unos florecillas rojas que caen. Las miraba mucho en otra época ya no hay y si los hay es una gusto verlos.

    Me gustó mucho tu bella remembranza.

    ResponderEliminar
  9. Tu poema me recuerda a unos frutos que comiamos cuando salíamos a pasear al campo
    En la fotografía son parecidos a aquellos.
    Eres un gran poeta..

    ResponderEliminar
  10. Un lindo poema que, también a mí, me hace volver a mi infancia.

    Un fuerte abrazo.

    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. TE QUEDÓ MUY BIEN COMPAGINADA TU DEDICATORIA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  12. Lindo poema que hace regresar en el tiempo :), saludos.

    ResponderEliminar
  13. Estimado Rafael
    No sabía de la existencia de esa planta. Según la imagen que nos presentas, parecen sabrosos :)
    Muy hermosos tus recuerdos, qué maravilla.
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  14. lo importante es no dejar morir la reliquia que nos da el fruto
    eso es muy bueno...porque de sus dulzores seguiremos viviendo...
    hermoso tributo a la Tierra que nos da tanto!!

    ResponderEliminar
  15. No los conozco pero me has hecho recordar otras plantas que como esta, sin ser susceptible de encontrarlas en el mercado, si que nos acompañaban por los caminos y las íbamos mordisqueando. Tu les has dedicado unas bonitas letras. Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Gracias RafEL QUERIDO POR TU VISITA SIEMPRE ES UNA ALEGRIA VERTE Y DISFRUTAR AQUI EN TU CASA DE TUS VERSOS QUE NOS HACEN RECORDAR LA INFANCIA ...NOSOTRAS UN MONTON DE AMIGAS NOE MARCHABAMOS CON UNAS CESTITAS A COGER MORAS Y NUESTRAS MAMÁS CON LAS PREPARABAN CON AZUCAR Y UN POCO DE VINO DE LA MONJA PARA MERENDAR JAJAJA QUE FELICES
    BESOS

    ResponderEliminar
  17. Son muy apetecibles, los recuerdos van unidos a su sabor tal como dices en tus versos y, además, tiene que ser una delica verlos por los caminos. Besetes.

    ResponderEliminar
  18. Cualquier tema es bueno para sacar un buen poema Rafael.
    Por supuesto no conozco los mortiños, pero me has hecho recordar los higos que yo cogía del árbol y tan sabrosos estaban.
    Buenos recuerdos de los que no se olvidan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Tierno y dulce poema recordatorio Rafael, a veces me pasa recordar algún perfume de mi niñez, son cosas entrañables, un abrazo!

    ResponderEliminar
  20. No conocía esta fruta de tu poema y al leerlo me han entrado unas ganas tremendas de probarlos. Yo recuerdo en mi infancia comer moras cuando íbamos por el campo, ahora todavía lo hago pues hay bastantes arbustos en los campos de mi pueblo . Saludos

    ResponderEliminar
  21. Tú añoras tus moriños como yo añoro mis moras, las que cogía en los árboles y las llevaba a la boca, las saboreaba como si fuera un manjar, pero realmente lo eran.
    Bonito homenaje a un manjar que está desapareciendo por culpa del progreso que va a acabar con todo lo bueno que teníamos.
    Besos, te deseo un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  22. No dudo de que son buenos , al menos el colorido que tienen invita a comérselos pero...¿verdad que cuando evocamos algo de nuestra infancia o juventud lo valoramos de una manera más profunda a cómo lo hemos vivido? ¡Ay, qué bonitos son esos recuerdos!
    Me encanta el poema, aunque eso no es nada nuevo .

    ¡Felices vacaciones! Abrazos. Loli

    ResponderEliminar
  23. Hola Rafael, que ricos se ven desde la foto me imagino que en vivo deben ser una delicia tal y como los describes:), aquí lo que hacíamos nosotros era coger moras de los arboles al mismo tiempo que cogíamos las hojas para los gusanos de seda:), que recuerdos nos traes con tu bonito poema dedicado a este fruto que no conocía, gracias amigo por traernos tan bellos recuerdos de la niñez, aunque el problema de la desaparición del fruto en todos los sitios es el mismo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Não conheço essa frutinha, Rafael, mas, deve ser mesmo bastante saborosa.
    Beijos!

    ResponderEliminar
  25. Qué placer tu poesía! Eres un gran observador y un poeta que muestra las delicias que lo rodean en su forma más pura. Gracias y abrazo.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.