domingo, septiembre 09, 2012

LA ÚLTIMA ESTACIÓN





Me encontré con don Rosendo, esta mañana en la plaza. Me contó que se halla enfermo, que se siente muy cansado, que no anidan ilusiones y que, de su largo viaje, se aproxima la llamada de la última estación. Esa a la cual llegaremos sin excepción, algún día, no hay manera de evitarlo... al darme la despedida me abrazó fuerte y me dijo: nos vemos en la otra vida.


DESPEDIDA

¡Ay, la vida, se nos va!
cual pasajera ilusión,
mi cuerpo cansado está
y también, mi corazón,

que ya no podrá latir
con ímpetu ni alegría,
solamente ha de sentir
esta cruel melancolía.

Porque la llama se apaga
lentamente y sin remedio,
toda deuda al fin se paga
con la verdad de por medio.

Mejor es andar tranquilo
sin pesos en la conciencia,
enfrentándose al destino
con humildad y paciencia.

Para tener buen final
si buen vivir he tenido,
y en el momento fatal
me daré por bien servido.

Volará mi alma de cuerdo,
se esfumará, poco a poco,
e imagino mi recuerdo
convertido en zaperoco.

¡Nada gano con ser cuerdo,
mejor es volverme loco!


Rahulig/012
DRA


Imagen: En el balcón
De la red




29 comentarios :

  1. Un poema lleno de verdad, todos llegaremos un dia la final del camino, pero por el momento como dices, mejor loco que cuerdo, ya que es bendita la locura que nos hace disfrutar cada mañana todo lo bello que tenemos alrededor y vivir plenamente, porque no sabemos el dia ni la hora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La ley de la vida ni vuelta de hoja. Bien dicho.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Te diré como dice Borges:
    Manuel Flores va a morir,
    eso es moneda corriente;
    morir es una costumbre
    que sabe tener la gente.

    Y sin embargo me duele
    decirle adiós a la vida,
    esa cosa tan de siempre,
    tan dulce y tan conocida...

    Así es esta vida, muy buen escrito.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. "Mejor es andar tranquilo sin pesos en la conciencia"... muy cierta la frase.
    David

    ResponderEliminar
  5. Que difícil es llegar "sin pesos en la conciencia", y que entereza la de don Rosendo. Todo un ejemplo.

    ResponderEliminar
  6. Esa es la pura verdad, poder marchar tranquilos cuando nos llegue la hora.

    ResponderEliminar
  7. Hola!!! Leo mucho sentimiento en tus letras. Siento los versos de una despedida amarga pero inevitable. Enhorabuena. Besos desde España.

    ResponderEliminar
  8. No hay otra que tratar de vivir de la mejor manera posible este tránsito hasta llegar a ese otro desconocido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Marcharse, sabiendo que hemos hecho los deberes, aunque sea con un aprobado, nos satisface y nos hace sentir plenamente felices.
    Un fuerte sabrazo.

    ResponderEliminar
  10. Es ley de vida, sabemos que algún día tenemos que partir y lo que hay que pedir y desear es que la partida sea lo mas digna posible.
    Estupendo poema.
    Bicos

    ResponderEliminar
  11. Cuando soportamos el peso de la conciencia, nuestro viaje final se hará más ligero, con menos cargas.
    Preciosa Poesía, Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Es fácil no pensar en ella mientras creamos vivencias, pero en la vejez es inevitable que contemos el tiempo. Bello poema Rafael.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Tal vez ya sienta el final, o tal vez es una forma de desearlo, despedirse cada vez como si fuera la última, porque ya no cree que la vida tenga nada más para él y se siente satisfecho con lo vivido. Irse en paz debe ser lo más maravilloso de este mundo. Abrazo, Rafael

    ResponderEliminar
  14. Algo inevitable, sí, y muchas veces algo deseado. Son muchos los que, a ciertas edades, ya están cansados de vivir.

    Un abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
  15. Triste poema, aunque describe una realidad......una realidad por la que hemos de pasar todos. Es dura, verdad? Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. A vida vivida da melhor forma possível para não sentirmos o peso das adversidades...

    Beijo carinhoso.

    ResponderEliminar
  17. Volverse loco pero por dejar una plétora de familiares y amigos que a uno le estimen y canten cuando se marche. Espero que esos versos se los cantes a tu buen vecino. ;)

    ResponderEliminar
  18. wow, bella forma de expresar algo triste pero que es una realidad a la que ninguno puede escapar, Salu2 paisano :)

    ResponderEliminar
  19. Qué bien nos hablas en la última estación de esa inevitable despedida. Un gusto pasar por tu vereda y leerte. Pues si...al final creo que es mejor loco que cuerdo...pero no con Alzeimer.
    un abrazo a la distancia

    ResponderEliminar
  20. Rafael como siempre unas palabra preciosas, un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Muy cierto y triste poema! hay que afrontrar este nuestro destino.

    Saludos Rafael, un abrazo.)

    ResponderEliminar
  22. Un hermoso y revelador poema con la belleza de la rima que manejas increíblemente. Tarde o temprano nos enfrentaremos a la parca y desnudos le ofreceremos nuestra conciencia y como tú bien lo dices mejor será tenerla limpia.
    Te aplaudo Poeta!!!

    ResponderEliminar
  23. Amigo Rafael; quizá tenga razón.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Hola Rafael.
    Que hermosos son todos tus poemas, es sencillamente un placer leerte!
    Que tengas una linda tarde!
    Un cariñoso abrazo!

    ResponderEliminar
  25. Que preciosa poesía. Un paso inevitable que a todos nos llegará, pero no me gusta pensar en ello...
    ¡Es tan corta la vida!, que mis suspiros han envejecido en un "pis pas".
    Bello leerte. Un saludo

    ResponderEliminar
  26. Siempre un placer pasar a leerte,triste el poema de hoy,pero es la misma vida y la misma realidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Amigo Rafael: un poema cargado de realidad unos guste o no, llegará el día aunque no nos guste pensar en ello.
    Te saludo y te mando mi abrazo._ Antonio.

    ResponderEliminar
  28. Estaremos preparados para la última estación? digo, cuando llegue el momento, espero que esa última instancia de la vida no sea un sufrimiento sino recibirlo, como diciendo; listo, la vida ya está completa. Distinto es cuando te vas joven, pero ese es otro cantar. Muy lindo poema, la lei y escuche una melodía de fondo. Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Qué bonito escribes! Una poesía filosófica y cierta. Un final redondito. Besos.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas