domingo, septiembre 19, 2021

ESCLAVITUD VIRTUAL





Un día esta casa tuvo una familia. Una esposa y unos hijos que charlaban conmigo, que se sentaban a la mesa para compartir el pan en medio de risas y alegría, que escuchaban mis canciones y coreaban conmigo al calor de un café o una copita de aguardiente. Una familia que, contra viento y marea, se mantenía unida en las buenas y en las malas. De pronto, sin darnos cuenta, poco a poco un extraño invadió nuestro hogar, con su encanto logró hipnotizarnos; ahora somos sus esclavos y cada quien va por su lado con la cabeza gacha, los ojos fijos en él y la mente obnubilada. Ahora, casi no hablamos, ellos se mantienen ocupados y, para colmo de males, ese teléfono mío... ni suena ni truena: parece muerto.


MI CELULAR
(Jotabem espejo)

Mi celular se ha dañado,
por tres días no ha timbrado.

Lo he mandado a revisar
y no le han podido hallar
daño por ningún lugar,
ni pendientes por pagar.

Revivirlo no he podido,
no emite ningún sonido.

Al no encontrarlo averiado
he aceptado, sin dudar,
que me han echado al olvido.
---
Yo lo mantengo encendido
siempre y en todo lugar,
pero él mantiene callado.

Me siento solo y perdido,
el corazón compungido.

Tengo ganas de llorar,
mas me pongo a cavilar
que, para dicha alcanzar:
no hace falta chatear.

Tres días... he descansado,
mi celular ¡no ha sonado!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El teléfono móvil
De la Internet


22 comentarios :

  1. Me ha encantado esta variente de Jotabem que desconocía, voy a tratar de hacerla a ver si me sale.Muy triste esta situación del dichoso móvil, las familias ya no son las mismas y eso me produce mucha pena.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Charo: me alegra que le haya gustado. El primer poema se escribe normal, pero el segundo va invertido y conserva la rima del primero (como visto en un espejo) en forma ascendente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Los males de nuestro tiempo. ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ya quisiera de que el mio no sonase y así poder tener un poco de tranquilidad, ja,ja.
    Un abrazo 😀

    ResponderEliminar
  4. Cuanto de verdad en tus bellos versos Rafael, primero, nos invadió la televisión y últimamente los malditos móviles, así que, las posibles tertulias relajadas de sobre mesa se han convertido en horrendos sonidos y disparatadas conversaciones que rompen la buena sintonía de comensales.
    Un fuerte abrazo amigo Rafael y buena semana entrante.

    ResponderEliminar
  5. Esclavos tecnológicos, Rafael. La informatización en los peor. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  6. El poema es magnifico Rafael y su tematica, impecable y actual. Asi vivimos, enfrascados con la cabeza gacha esperando que suene...muy triste como ha afectado los momentos que antes eran una delicia para compartirse en familia. Besosssssss y muy buena semana

    ResponderEliminar
  7. Un hermoso Jotabé con un tema actual. La vida cambió un poco, pero ya se vuelve a compartir con más frecuencia con los amigos y familiares, y de esta forma se callará el móvil. No así para la juventud que ya no saben vivir mirando al frente...
    Un placer la lectura Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. jajaja, el lamento por este dichoso aparatito que nos tiene esclavizados! Nos enseñó la inmediatez, antes no estábamos alertas con el llamado del teléfono de línea, si salíamos no teníamos esa ansiedad, ahora, como lo llevamos siempre con nosotros, si estamos en la calle y suena un llamado o mensaje nos apuramos a contestar o ver, no podemos esperar, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
  9. Cierto... Creo que lo mejor es buscar la forma de que la tecnología sea tu siervo y no tu amo.

    ResponderEliminar
  10. A veces no deja de ser una china en el zapato, así que un descanso de tres día viene a ser un alivio. Hasta hace 20 años el mundo giraba como desde siempre, por tanto no un mal de preocupar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Qué bien definidos los tiempos y costumbres que corren, Rafael. Siempre, o conmueves o dejas pensando, Poeta.

    Abrazo hasta allá.

    ResponderEliminar
  12. Hay esos celulares, se han
    convertido en una necesidad
    mi amigo, es cierto lo que dices.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno tu poema, Rafael. Y tienes razón, el celular ha esclavizado a mucha gente, y en especial a los jóvenes que viven con los ojos puestos en él casi todo el día, y si se sientan a la mesa a "almorzar", pues el almuerzo se enfría porque ellos primero atienden el whatsapp. Yo tengo celular amigo, pero no dejo que me esclavice. En ciertos momentos ignoro la campanilla del whatsapp, sobre todo si estoy comiendo. Lo uso, pero no dejo que me domine ese bendito aparato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Cuánta razón tiene tu verso!!.
    No has podido decirlo mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Jajaja, excelente poema al enemigo de las relaciones cercanas y amigo de las lejanas. Con el que por cierto, te leo y te comento esto.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  16. Me encanto este poema. Y si, somos esclavos virtuales. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  17. Que deje de sonar por si solo...eso es bueno...tanto ring aburre...

    ResponderEliminar
  18. Es un esclavismo que con el tiempo pasará a enfermedad. Muy bueno.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. hola, me ha encantado este post, escribes genial, intensas palabras.
    ¡Qué bonito post! Amo todo :)
    me ha encantado tu publicación, no conocía tu blog, ¿te apetece que nos sigamos? ya me corta en dados. saludos

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Ingeniero de profesión, artista por vocación: Narrador, Poeta Lírico Tradicional y Cantautor. Natural de Paz de Río, Boyacá (Colombia), nacido el 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog