jueves, enero 17, 2019

CAMINO A LA ERMITA





De todo aquello me acordé mientras avanzaba por el sinuoso camino que conduce hasta la colina en donde estaba ubicada la ermita a la Virgen de Fátima. Después del desayuno en la casa que fuera de los abuelos, la que ahora es una posada rural, decidí dar un paseo por los alrededores en tanto que, el subconsciente, me llevaba de regreso al pasado: volví a ver el sendero bordeado de flores, los rubios trigales, el radiante cielo azul, el arroyo cristalino y aquel hermoso roble bajo del cual acaricié su rostro angelical en un caluroso día del mes de mayo, después del Santo Rosario... éramos niños, entonces.


ALBORES
(Soneto)

Encima de tus hombros la fronda cabellera
de bucles y adornada con rayo vespertino,
resplandecía imponente aquella vez primera
que mis manos tocaron tu rostro purpurino.

Se convirtió de pronto lo gris en primavera
y florecieron nardos al borde del camino,
tú fuiste en un instante la luz que le pusiera
arreboles al cielo de juvenil destino.

Al contemplar tus ojos de bellos resplandores
de la pasión brotaron los místicos albores,
volaron mariposas sobre un trigal sereno

y todo fue alegría, ternuras y primores
  en medio del paisaje pintado de colores…
al palpitar ardiente de tu indulgente seno.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Camino a la Ermita.
Pedro Roldán.


18 comentarios :

  1. Dulce y precioso poema.
    Hermoso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Dolce passione e armonioso paesaggio in un mix di bei versi
    Buona serata,silvia

    ResponderEliminar
  3. Maravilla de soneto de enamorado, Rafael. Mención especial para las palabras con que nos pones en contexto. Una entrada impecable, imágen de Roldan incluida. Te felicito.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bellísima pintura, que intuyo entre pastel y un neoimpresionismo. TU sonetp, bellamente nostálgico de loa amores primeros, en tan hermoso bucólico lugar. Un abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
  5. Un despertar que se recuerda para siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Bonito este soneto que nos dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito, qué suave, qué delicioso.
    BEsis.

    ResponderEliminar
  8. Alabanzas y recuerdos componen una poesia muy bonita. Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Una visión preciosa y elegantemente poética muestras en este ágil soneto, que gusto da leerlo.
    Me ha encantado Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bello y amoroso todo, la pintura una belleza. felicitaciones y abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Qué bello e inspirador poema para tu Virgen de Fátima, Rafael, un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Que bonito y tierno es el amor cuando se es joven.Tu soneto es un precioso canto a ese amor casi infantil.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  13. Linda añoranza que de tu verso Rafael, retoma el vital sentido de un sentir contenido... que recordado en el soneto se agranda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hermoso poema lleno de amor.....saludos.

    ResponderEliminar
  15. Son añoranzas llenas de ternura y reminiscencias, Rafael. Mientras logremos recordar tan diáfanamente, los buenos tiempos no se extinguirán, sobre todo teniendo tu notable vena poética.

    ResponderEliminar
  16. El despertar al amor entre paisajes y dichas de unos tiempos que no volverán, pero que permanecerán por siempre en nuestro recuerdo. Un hermoso poema Rafael.

    ResponderEliminar
  17. Un bonito poema lleno de vivencias.
    Buena semana.

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog