lunes, diciembre 11, 2017

ETERNA GRATITUD...





Hay personas en nuestra existencia que de una u otra manera juegan un papel preponderante y crucial, que nos marcan para siempre y nos dejan imborrables recuerdos. En mi caso, fueron mis tías por parte de madre, siempre estuvieron a mi lado durante la niñez, la adolescencia y la juventud prodigándome amor a manos llenas, yo fui su sobrino consentido, Humbertico me decían con cariño. Tulita y Anita (ya en el cielo) y Margoth, Pompilia y Marorita las tres que, afortunadamente, todavía nos acompañan en este mundo. Gracias, infinitas gracias queridísimas tías por toda la bondad y el afecto que me han brindado, perdónenme si he sido algo ingrato, las quiero mucho y las llevo en mi corazón.


TRES NINFAS

Margothica, Pompilia y Marorita
las tías que aún tengo en este mundo,
y aunque poco les haga la visita
no dejo de pensarlas ni un segundo.

No sé cuál de las tres es más bonita
y, por tanto, estoy meditabundo,
son flores del palacio de afrodita
o ninfas de la mar azul profundo.

 Ternura me brindaron con cariño
en los años felices de la infancia,
cuando el soñar color de rosa era.

Soy viejo, pero sigo siendo niño
pues conservo dulcísima fragancia,
de aquella ya lejana primavera.

En mi versar quisiera
expresar con amor vivo y latente:
eterna gratitud, humildemente.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imágen: Tres bellas damas.
Alcira Lizarazo.


21 comentarios :

  1. Que bonito tener un sobrino poeta que además sea tan familiar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Preciosos versos para dedicar a estos familiares.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que bello verso para tus queridas tías y que afortunado eres porque todavía las tienes.Yo también tuve dos tías a las que adoraba y ellas también me quisieron mucho pero ya están en el cielo.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  4. Emociona y complace leer tus versos. El agradecimiento es bien que no se debe perder. Entrañables recuerdos. Beso y Felicidades.

    ResponderEliminar
  5. Las tías, cuidados, cariños, complicidad, apoyo... Ainss, cuánto les debemos a las tías, por todo el amor que nos dieron de pequeñitos. Eran una extensión de mamá.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  6. Muy lindo y entrañable homenaje para unas personas tan queridas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Cualquier tía en cualquier parte del mundo, se sentiría enormemente orgullosa de recibir un homenaje tan hermoso, Rafael.

    ResponderEliminar
  8. Bello y lleno de sentimiento sincero....saludos.

    ResponderEliminar
  9. Que bonito Rafael, muy orgullosas tienen que estar tus tías de tener un sobrino que las homenajea con sus bellas letras llenas de piropos dulces y encantadores.
    Muy hermoso soneto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. "soy viejo pero sigo siendo niño" Cuánta hermosura y cuánta sabiduría, Rafael. Mi abrazo.

    ResponderEliminar
  11. No dejes de hablarles a tus tías aunque no las puedas visitar, tus llamadas siempre serán bien recibidas y te lo agradecerán.
    Seguro que estarán contentas con este escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Las tías nos amarran por su querencia. Para ellas no hay sobrino malo. Qué bien, a pesar de la distancia, mantener vivo el recuerdo por las tías muertas y vivas, como el caso de tu tres ninfas. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  13. Muy emotivo tu recuerdo hacia tus queridas tías y muy bello el poema.
    Merecido homenaje.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Ser agradecido es una gran virtud.

    Te felicito, querido Rafael.

    ResponderEliminar
  15. El agradecimiento sale solo cuando se da a quienes nos hicieron la infancia feliz. Al crecer las cosas cambian, pero no el cariño porque es entonces cuando sabemos valorar lo que una vez nos dieron. Muy bonito homenaje a esas tías maravillosas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hola, Rafael
    Tus palabras dejan ver la hermosa alma que posees; los bellos sentimientos que conservas y, que muy probablemente las tías queridas hayan contribuido a formarte con su especial ternura.
    Espero que la salud y la alegría te acompañen. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Yo tuve dos tías: Una por mi padre, la otra por mi madre. Tan distintas las dos, no se conocieron pero ambas me dieron mucho amor. Comprendo tu amor por las tuyas.
    Cuídalas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Tanto unas como otras seguro reciben este cariñoso y tierno homenaje tuyo, Rafael, con la misma emoción con que lo hacés, un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Amigo Rafael que teve a sorte de ter tido uma família como a sua, essas tias maravilhosas, que tinham amor e responsabilidade para o sobrinho merecem ser referenciadas, como o fazes com o seu belo poema TRES NINFAS, do qual transcrevo os seus primeiros versos:

    "Margothica, Pompilia y Marorita
    las tías que aún tengo en este mundo,
    y aunque poco les haga la visita
    no dejo de pensarlas ni un segundo."


    Um grande abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación (o al menos eso intento) en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia en un mes de Abril del año 1952 y actualmente resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermosos Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, algunas veces, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog