lunes, marzo 27, 2017

¡SOMBRAS, NADA MÁS!





“¿Qué esperanza cabe sin con el paso de los años no vamos volviendo invisibles? Nuestra cultura está diseñada para desechar, para ignorar, para creer que los viejos somos un estorbo, que ya no servimos para nada. Nos convertimos en sombras deambulando sin rumbo fijo, estamos sin estar, parecemos fantasmas, nadie nos ve, nadie nos habla, nadie nos determina, solamente se acuerdan de nosotros cuando necesitan algún favor; me duele el alma con tanta ingratitud”. Al escuchar las palabras del hombre que hablaba en la mesa de al lado, me pereció estar escuchando mi propia voz.


DESASOSIEGO

Solo, triste, compungido,
cabizbajo, anonadado;
roto, viejo, adolorido,
solitario, atribulado.

Lerdo, mustio, deprimido,
penitente, destrozado;
meditabundo, perdido,
decrépito, abandonado:

Así está mi corazón
sin comprender la razón
de tanta pena sentida.

Late sin querer latir, 
  siente sin querer sentir…
no le interesa la vida.

___________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: En el Café
Rafael Barradas

29 comentarios :

  1. Un sonetillo precioso Rafael, aunque tenga esa pincelada de verdad, pero creer creo que solamente es una bonita inspiración que me encanto leer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque a veces me siento así, atribulado, todo surgió de una charla que escuché en un café de la localidad... son estados de ánimo, Elda.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Sombras de lo que hemos sido, tronco que ha dado ramas, enseñanzas impartidas, ejemplos fructíferos. Nuestro paso ha merecido la pena. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. De la forma que vamos perdiendo así vamos siendo olvidados.
    Una buena semana.

    ResponderEliminar
  4. UFFFFF, MUY AGÓNICO TEXTO!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  5. Que pase pronto ese desasosiego...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La persona mayor es un pozo de sabiduría, se debería tener muy en cuenta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Animo Rafael! Miremos la parte buena del asunto, podemos mirar un atardecer sin que nos molesten, escribir, leer, y si alguien nos acompaña con afecto mejor! No todo es negro o blanco, la vida suele ser gris, un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Una triste realidad Rafael,los que ahora ignoran a los mayores y los rechazan no se dan cuenta de que ellos también lo serán mucho antes de lo que pensaban pues el tiempo vuela.......Triste poema por la realidad que conlleva.Saludos

    ResponderEliminar
  9. Caro Rafael o seu poema, "Desasosiego" está mesmo com os pés no chão, ou seja, está dentro da nossa atual realidade, pelo menos aqui na América Latina, onde vivemos (talvez o mesmo não aconteça no Japão e em alguns outros países orientais). Mas, de qualquer forma, é uma realidade muito triste, com prejuízo para os jovens, que deixam de aprender coma experiência dos mais velhos. Parabéns.
    Um abraço.

    ResponderEliminar
  10. Qué tristes tus versos.
    Un abrazo.

    Y que se llene de alegría tu alma.

    ResponderEliminar
  11. Sabernos ganar nuestro lugar en los momentos actuales cuesta
    Pero se puede , no es cosa de estar amargandonos o en continuo descontento
    Hago valer mi presencia y de la misma forma que respeto lo recibo
    Dejar emanar nuestra luz nos hara mas creibles
    Cariños

    ResponderEliminar
  12. Nuestra cultura valora más la juventud pero son las personas mayores las que poseen sabiduría y encanto cuando se integran a la sociedad.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  13. Un bellísimo soneto que define muy bien lo triste e ingrata que puede llegar a ser la vejez, aunque por fortuna, no siempre es así.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Me encanta tu poema. Triste pero una realidad Rafael.

    ResponderEliminar
  15. Esas sombras van ancladas a nosotros, y tenemos que amarlas porque forman parte de nosotros mismos, de lo que hemos vivido.
    Triste el poema, pero hasta la tristeza tiene su belleza, y así lo has plasmado en este poema.
    Besos Rafael.

    ResponderEliminar
  16. Gran soneto Rafael. Afortunadamente a mi avanzada edad no he caído en las terribles garras de la depresión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso aspiro, Esteban, a no caer en esas terribles garras. Pero, a veces, se ven ejemplos que lo ponen a uno a pensar largo y tendido.

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Irremediable, la vida tiene fecha de caducidad, pero lo importante es llevar la ilusión, la alegría y los sueños, hasta el final. Sentirse viejo, es también una actitud; hay viejos de 30 años y jóvenes de 80. Y hay personas que nunca se hacen viejas...

    Un abrazo y besos para repartir.

    ResponderEliminar
  18. Hay mucho de verdad en tu poema Rafael, la juventud no quieren saber que somos los mayores los que tenemos la experiencia. Es una triste realidad que se da en muchos casos. Mucho ánimo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Tu tristeza es infinita, pero creo que no es así. Debemos buscar un camino que nos abra puertas y nos ayude. Tus versos por ejemplo son un bello motivo para ocuparte. ¿No hay un centro cultural en tu barrio donde puedas transmitir, enseñar a otros esa rica capacidad de escribir?

    mariarosa

    ResponderEliminar
  20. Triste pero excelente poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Qué gran verdad! Precioso forma y fondo del poema. Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  22. Muy triste Rafael, cuando debiera ser todo lo contrario. Pero la sociedad está que avasalla.
    Saludo.

    ResponderEliminar
  23. Triste pero real. Pero aunque a las perdidas también y creo que por el mismo motivo, aquí estamos los amigos de letras e intereses comunes. Un abrazo. (quiero tu permiso para poner en mi facebook la conversación)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Rosa María, lo puedes hacer. No hay ningún problema.

      Abrazos.

      Eliminar
  24. Hoy, en la interpretación de tus versos, somos interlocutores de nuestro propio silencio. Cuánta falta la escucha. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  25. Que no nos abatan las sombras
    luchemos a pesar de lo oscuro
    que la luz siempre será mas poderoso
    somos parte de esa chispa y hay que reencontrala...

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog