viernes, octubre 07, 2016

OTRO NIDO LOS ACOGE





Se siente extraño, verdaderamente extraño. La casa está sumida en un silencio profundo, nos hemos quedado inmensamente solos. Yo sé que la vida es así, que los hijos son prestados, que tarde o temprano tendrán que partir en la búsqueda de su propio destino y, aunque trata uno de asimilarlo con entereza, duele aceptarlo. Paola Rosa (nuestra niña) Santiago (su esposo) y Martina (la nietecita) han optado por vivir su propia vida, han desplegado sus alas y se han marchado a otro nido... desde la soledad y la tristeza le deseamos mucha suerte a nuestra querida hija, que Dios la guarde y sea muy feliz en su nuevo hogar.

El último pichón se ha echado al vuelo,
ahora surcará su propio cielo.

TRISTE ADIÓS

Una congoja que me pone triste
llevo clavada en medio de la mente,
cual un puñal de acero reluciente
que hiere sin piedad, pues tú te fuiste.

Te adoro desde el día en que naciste
con un sentir profundo e insistente,
que crece y seguirá siempre latente
porque mi alma por tu amor existe.

El eco de tu voz, se queda en casa,
y en mi mente la vívida presencia
de tu niñez alegre y primorosa

    que brillará por siempre como brasa...
   y, aunque sufra pesares por tu ausencia:
deseo seas feliz, Paola Rosa.


Rahulig/016
DRA


Imagen: Paolita y familia
Del álbum particular.



30 comentarios :

  1. Rafael, es una de las tristezas que más espinan el alma, cuando dos vidas: hija, yerno y nieta, viven con uno, y luego emprenden su lucha para construir su vida y sueños. ES un sentido soneto, que transparenta tu queja. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  2. Eso es ley de vida compañero, duele el que los hijos se tengan que marchar pero hay que aceptarlo. Lo bueno es que por muy lejos que se marchen, con las tecnologías que hay, y las comunicaciones, siempre están más cerca. Hace años, hasta en el mismo país, si se marchaban a otra provincia, o a la otra punta te podías tirar hasta años sin verlos.

    Abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  3. Es ley de vida, los hijos aprenden a volar y se buscan un nido propio para seguir con el ciclo de la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Todas las leyes de la vida duelen porque las ausencias hacen sufrir pero tú los vas a seguir teniendo muy cerca de ti. Besetes.

    ResponderEliminar
  5. Asi es Rafael
    Duele muchisimo pero..... verlos felices es nuestra meta asi que aboguemos porque esten viviendo su destino lo mejor posible y con bellos dias a por venir
    Nosotros......nos iremos adaptando.
    Cariños

    ResponderEliminar
  6. Mi suegro decía que los hijos como los pájaros aprendiendo a volar se iban a la ramita de al lado, luego a la del otro árbol y después a otro bosque, solo nos queda decirles que su nido siempre les aguardara por si necesitan regresar. Ellos serán felices y nosotros lo imaginaremos así. Un abrazo grade

    ResponderEliminar
  7. Ley de vida, Rafael, lo único que podemos hacer es estar siempre si lo necesitasen y desearles que ésta existencia les trate bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ay, están con el síndrome del nido vacío, me han dicho que se siente horrible. Pero no te preocupes, que llegarán de visita siempre que estés a punto de salir a pasear y divertirte. Los hijos son así. Y los padres también somos así, dispuestos a todo por ellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Sara, el nido está vacío... ella era el último pichón que nos acompañaba, pero se ha ido volar en su propio cielo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Que bello y entrañable tu soneto Rafael.
    Un poema lleno de sentimiento muy entendible. Los hijos más tarde o temprano
    vuelan a sus nidos.
    Me encantó leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Nos ocurre a todos Rafael, yo también lo pasé mal cuando mis dos hijas echaron el vuelo pero lo tuve que asimilar y ahora con saber que ellas están bien ya me siento feliz y además me visitan de vez en cuando........para tí ha sido motivo de inspiración con un bonito soneto.Saludos

    ResponderEliminar
  11. Con esos versos ya expresas el sentimiento profundo de tu corazón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. No entristezcas amigo es ley de vida,disfruta con tu señora y siempre ten comunicación con los hijos de eso se trata tengo experiencia de muchos años,abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  13. El vuelo de los hijos Rafael, es ley de vida y cuando llega tendremos que adaptarnos y ansiar que allá por donde aniden su felicidad sea efectiva....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Pero a Paola rosa la acompañará el bello poema de su padre, generado a la luz de la despedida de casa.No cualquier hija puede vivir esa emoción.

    ResponderEliminar
  15. El casado casa quiere, es viejo pero certero, y nosotros nos fuimos también alguna vez, tu nietita te verá en sus visitas, la podrás disfrutar en ratitos preciosos, y tus hijos tienen que hacer su camino, un abrazote grande Rafael, no estés triste!

    ResponderEliminar
  16. Hola Rafael, es la ley de la vida, y tal como hicimos nosotros luego son los hijos y así continuamente, aunque duela debemos pensar que es por su bien, que seguramente los tendrás cerca y os podréis visitar a menudo, pero cada uno debe seguir su camino, precioso poema el que te ha inspirado este triste vuelo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Es el paso de la vida, y todos hemos realizado ese mismo paso y también se ha dejado el nido vacío, pero no los pierdes para siempre sino que están en otro espacio y cuando vuelvan con más alegría los acogeras.
    besos

    ResponderEliminar
  18. A los que uno quiere siempre se les echa de menos y más cuando son tus propios hijos, pero la vida hay que vivirla y cada uno en su casita.
    Buen domingo

    ResponderEliminar
  19. cuanto es el arte que anidan tus letras

    ResponderEliminar
  20. Precioso. Pero como tú dices es ley de vida. Muy raras veces no nos quedamos solos. Pasará, todo pasa ya llegarán a visitar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Así es la vida. Pero los seguirás viendo y te harán feliz.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  22. Es verdad amigo. es triste pero ley de vida. Los míos se fueron pero están muy cerquita y los nietos, mucho en mi casa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. "El eco de tu voz, se queda en casa,
    y en mi mente la vívida presencia
    de tu niñez alegre y primorosa."

    Que hermoso poema le dedicas a la niña de tus ojos, querido amigo. Así es la vida, es necesario dejar volar a los hijos, tienen que formar sus propios nidos, vivir sus vidas aunque la ausencia sea motivo de nostalgia para los padres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Rafael, tras 4 meses de ausencia por mi delicada salud, retorno gracias a un pequeño respiro.
    Los hijos vuelan,tienen que hacer su camino pero comprendo que es doloroso para los padres, la casa parece que quede sin alma.
    Te dejo un gran abrazo

    ResponderEliminar
  25. Es muy cierto Rafael, parece que el nido se queda vacío, pero no se van si nosotros estén donde esten, continuamos la comunicacvión con ellos, porque cuando habla el alma, el corazón responde siempre.

    Un abrazo con mi cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  26. MERCE CARDONA, te comprendo, es ley de vida, nosotros los hacemos nuestros, ellos tienen derecho a volar. Mas volverán...besossssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  27. tu intensidad baila al son de tus maravillosas letras

    ResponderEliminar
  28. Siempre estarán sus palabras en casa y los tres en tu corazón, es muy duro cuando levantan el vuelo, pero tu amor por ellos seguirá siendo grande como tu persona.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Gracias Por pasar por mi blog.
    Me permitirdo pasar tu blog a mis segidores para que visite

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog