sábado, octubre 15, 2016

AMANECER PESAROSO...





Aunque la mañana estaba radiante, para Alberto, era sombría. Había pasado una muy mala noche pensando en su azaroso presente y en su incierto futuro. A sus ya casi setenta años, después de una vida dedicada al trabajo y al cuidado de su hogar, se siente abrumado por la cruel ingratitud de los amigos, familiares y conocidos con los que ha compartido su larga existencia. Sé que es un buen hombre, lo conozco desde siempre, pero eso nadie lo toma en cuenta al momento de sopesar sus actuaciones y, a cambio, le reprochan algunos errores cometidos en los últimos años... mala memoria tiene el ser humano.


CONGOJA

En el recogimiento de su alcoba
sumido en el silencio más profundo,
en tanto gira el mundo:
una congoja la ilusión le roba.

Pues el pasado de una vida proba
cruza por su memoria en un segundo,
cual fuera moribundo,
llevando a cuestas el cajón caoba.

Con la nostalgia y tintes de amargura,
la mañana es oscura,
trayendo mil recuerdos doloridos.

Abrumado su ser pierde la calma
y, le clavan espinas en el alma,
los desagradecidos.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: En el escaño
De la Internet


24 comentarios :

  1. Profundas letras que llenan de nostalgia.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Suele pasar que si cometes un error es eso lo que se ve de manera injusta. Besetes.

    ResponderEliminar
  3. Es muy triste desprestigiar por las últimas actuaciones desafortunadas la trayectoria de toda una vida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Que mala la congoja y que bien lo dejas escrito en este bello poema donde el protagonista recuerda con nostalgia otros tiempos, y lo desagradecido del presente.
    Un placer la lectura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Alberto debe sentirse aliviado en parte, porque alguien lo comprende y hace público ese sentir.

    ResponderEliminar
  6. Ciertamente es un motivo para la congoja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Desgraciadamente suele ser así, por mucho madrugar no amanece más temprano.

    El ser humano en su injusticia, proclama más el error que la virtud y se haga lo que se haga siempre se señalará eso.

    Que este mundo se dedique a mirar su ombligo.

    Besos, Rafael.

    ResponderEliminar
  8. Cuánto dolor hay en estas letras, Rafael, un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Y esto ocurre con demasiada frecuencia, puedes ser una bellísima persona toda la vida y dedicarte a hacer el bien a los demás pero si se comete el mínimo error todo el mundo recordará a esa parsona por falta y no por el bien que ha hecho.....Claro que tu soneto lo explica mucho mejor.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  10. Un bello soneto nostalgico, y que ademas nos hace pensar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Parece que uno se acuerde mas de los errores que de las cosas buenas y siempre debería ser lo contrario.
    Una buena semana.

    ResponderEliminar
  12. Así es, por desgracia.

    Enhorabuena, canta autor y poeta.

    ResponderEliminar
  13. Las personas tienden a juzgar con demasiada lijereza
    La vida a la larga les cobrar la deuda
    Cariños

    ResponderEliminar
  14. Así es; nos culpan de los errores, pero las virtudes pocas veces se alaban. Mi padre decía, que haces cincuenta bien, y una mal, y ya la has cagado.

    Abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  15. Siempre lo "malo" hace más ruido que lo bueno, aunque solo una vez hubiera cometido un error...

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  16. O momento das reflexões sempre chega.
    Boa continuação de semana.

    ResponderEliminar
  17. Amigo, cuanta sensibilidad pusiste para describir esa nostalgia que a veces nos llena el alma... Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Es muy triste que nadie valore tu vida, es muy triste sentir que nada… es lo que los demás ven en ti que todo lo diste, sensibilidad a flor de piel, versos que acongojan el alma, Excelente.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  19. Muy reflexivo y certero tu poema.

    Muy bello.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. ¡Que tristeza debe de invadir la vida de Alberto! El que alguna vez hayamos cometido equivocaciones, no quiere decir que en nuestros últimos años estén llenos de soledad. Un poema muy hermoso Rafel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. He abierto un nuevo blog dedicado a publicar mi obra poética de los últimos 15 años. Si te apetece, me agradaría mucho recibir tu visita y comentarios en:

    franciscagarciamenendez.blospot.com
    la ventana se abre bajo el título "El canto del raitán"

    Muchas gracias por su atención y saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  22. Con estos versos das testimonio de que tú si comprendes a Alberto. Eres grande Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. La comprensión cuánta falta nos hace, para entender al ser humano. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  24. A veces se juzga a la gente a la ligera y de manera equívoca. Tu forma generosa de pensar es la correcta.
    Besos, siempre.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.