domingo, abril 19, 2015

¿UNA ESPERANZA PERDIDA?





Dos años y medio después de iniciado el proceso, gobierno e insurgencia siguen hablando de paz, pero los resultados son desalentadores: No conocemos ni siquiera un preacuerdo, no ha cesado la violencia, la guerrilla sigue delinquiendo mientras el gobierno calla y les otorga ventajas que pueden llegar a ser lamentables. ¿Cuál es el interés en prolongar esta agonía? ¿Por qué mientras hablan de cese al fuego el terror sigue su marcha? Señores gobernantes, señores guerrilleros... tengan piedad, la patria se desmorona y el pueblo doliente llora.


¡NO MÁS!

Hay una pena en el alma,
hay un inmenso dolor,
pues mi patria se desangra
por la guerra y el terror.

Ya está perdiendo la calma
el pueblo trabajador,
inerme como una palma
bajo el viento arrasador.

Se ve oscuro nuestro cielo
por culpa de las sandeces
de quienes hablan de paz,

pero han puesto por el suelo
su palabra muchas veces:
¡no más farsa, ya no más!


Rahulig/015
DRDA


Imagen: Llanto y dolor
De la red


22 comentarios :

  1. Querido Rafael : ojalá tus ruegos sean escuchados y aquéllos que cierran los ojos a la realidad los abran finalmente y miren al pueblo sufrido, pagando cuentas que no son suyas. ¡Dios mío !
    ¿Cuándo terminarán los rencores, los odios, las desgracias que caen sobre la gente que sólo aspira a la paz ? Te entiendo. Nosotros tampoco estamos bien y también sólo queremos la paz. Dios nos escuche!
    Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  2. Vivimos en un mundo sin razón, tenemos varios frentes abiertos y los que deben poner freno no lo hacen. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Unas bellas palabras mi querido Rafael, espero que al final todo se solvente.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Lo malo de las promesas es lo que bien dices y relatas en tus versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Apreciado Rafael
    Es muy doloroso lo que sucede. Tengo la seguridad que cuando el gobernante dio comienzo a las negociaciones de paz, tenía muy buena intención, quería dejar atrás la violencia; pero al parecer ella está tan enraizada que los subversivos no quieren desistir de su rentable oficio.
    En un proceso de paz es necesario hacer concesiones pues estamos tratando con personas que se han erigido en enemigos públicos. La paz debe pasar por la reconciliación, la reparación, el borrón y cuenta nueva. Por todo lo acontecido, creo que la anhelada paz solo la quieren los directivos; ellos ya han perdido jerarquía dentro de su grupo y por ello no han acatado el cese al fuego.
    Deseo que pases una hermosa semana, un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me hago uno con tus sufrimientos...

    ResponderEliminar
  7. Si amigo como dice LAO,me uno a ti,abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Terrible la situación por la que pasan, me uno a tu planteamiento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Nadie escucha al pueblo, los poderosos sólo hablan de sus intereses. Que Dios se acuerde de Colombia.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  10. Pasión, fuerza, sentimiento...eso eres tú. Me encanta leerte.
    Un abrazo

    Amalia Lateano

    ResponderEliminar
  11. Esa pena que llevamos todos en nuestro corazón, ojalá y todo se solucione aunque sea poco a poco.
    Me uno a tu grito Rafael.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  12. Desde la distancia, Rafael, inmerso en las noticias,"el diálogo" parece de sordos. Leo que para abandonar el estancamiento o retroceso en las interminables conversaciones ¿de paz? ahora se propone poner fecha para cristalizar posibles logros. Es lo mínimo que merece un pueblo tan sufrido por generaciones, que no obstante la masacre sigue generando valores y esperanzas.
    Envío mi humilde abrazo, de corazón, a todos los colombianos anhelantes del cese de hostilidades y odios.

    ResponderEliminar
  13. Que tus palabras sean escuchadas en las buenas fuentes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hay tantos actos terroristas y criminales que parecen una auténtica lacra que amenaza al mundo entero .Ójala y se cumplan tan buenos deseos expresados en tu soneto. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  15. Que todo se solucione.
    Me uno a tus deseos.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  16. Hola Rafael, no sé porque los gobiernos hablan de treguas con los guerrilleros, o con bandas terroristas, siempre es lo mismo, y jamás tienen prisa para que la paz comience…
    Siempre pienso que algo pierden al hablar de paz, por eso tardan tanto en ejercerla. Animo amigo, todo terminara pronto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Rafael, es terrible lo que está pasando.
    Si en vez de armamentos se gastara el dinero en alimentos cultura salud y bienestar de las personas en este mundo otro gallo nos cantara.
    Es precioso tu Poema lleno de sentimiento y dolor.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  18. Estimado Rafael

    Tu poema refleja el gran dolor que sentimos los colombianos por todos estos injustos horrores.

    In abrazo

    ResponderEliminar
  19. ES necesario que esta guerra para. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  20. Querido amigo: Cuánto dolor en el pueblo, bien te comprendo pues son los grandes sufrientes del mal gobierno y la mala gestión. Deseo de corazón que esto termine de una vez tanto para vosotros como para nuestro pueblo también. Te abraza: Rosa María

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.