domingo, abril 12, 2015

UN GALÁN OCTOGENARIO





Don Ambrosio tiene bien ganada su fama de ser un hombre muy galante y enamoradizo, por tal motivo, se jacta de haber conquistado muchas mujeres en su lejana juventud. Ya ronda la edad de ochenta años, pero piensa que todavía puede continuar con sus andanzas y sigue empeñado en sus amoríos hasta el punto de convertirse en el hazmerreír de todo el barrio… no obstante, aunque ya no da pie con bola, tiene sus aventurillas. Yo, a veces, hasta lo envidio, se ve francamente muy orondo y dichoso el octogenario viejito verde, no le hace caso a murmuraciones y vive sin preocupaciones.


DON AMBROSIO

De andar garboso, mirar sereno,
de pelo cano, figura enjuta:
va don Ambrosio con su harén pleno
y por las mofas nunca se inmuta.

De orgullo tiene su pecho lleno,
se jacta de algo que no disfruta,
de tantos cuernos perece un reno
y ni maneja bien la batuta.

Haciendo alarde de ser juiciosas
las cuatro novias que tiene el viejo
van a su lado siempre radiantes.

Se contonean las muy fachosas
 durante el día con el pendejo
y por la noche con los amantes.


   Para que todas sean dichosas…
él necesita sus ayudantes.


Rahulig/015
DRA


Imagen: Chicas Águila
De la red



18 comentarios :

  1. Un poema muy gracioso aunque en algunos casos refleja realidades......

    ResponderEliminar
  2. Siempre viene bien una sonrisa. Gracias por tus versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja muy bueno Rafael.

    Hoy día los señores octogenarios tienen su aventuras, los clubes de jubilados, que los hay y muchos, sirven para eso, siempre se encuentran parejitas enamoradas entre ellos.
    Debe ser triste la soledad a esa edad y si encuentran pareja, me parece muy bien.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado tu manera de expresar lo que ocurre con esos entrañables viejecitos que no quieren sentir viejos sino que siguen en la brecha a pesar de todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Tiene mucha gracia el poema y al pobre Don Ambrosio hay que dejarle vivir de la ilusión pues igual ya no tiene nada más que le ilusione.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  6. Me arrancaste temprano una sonrisa. Qué energía tiene don Ambrosio para a estas alturas de su vida tener tanto ajetreo. "Habemos de todo en la viña del Señor "
    Un abrazo enorme Rafael.
    ¡Feliz semana !

    ResponderEliminar
  7. Lo que pasa que el cuerpo no acompaña a los sentimientos y deseos que perduran...sonrío.
    Feliz tarde

    ResponderEliminar
  8. Que disfrute de su dicha y que siga conservándose con el buen animo de conquistador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Je,je,hay de todo en todas partes,abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  10. Bueno Rafael, si ya tiene esa edad poco le queda de vida, dejarle que disfrute la suya, al no le importa el que dirán, y como tú dices… en el fondo todos le envidian un poco, el hace de su capa un sallo, y se ve que nadie le incomoda, aun siendo viejo verde, a él la vida le sonríe, no quisiera tenerle cerca. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  11. jajajaja muy simpáticos versos. Si el es feliz así pues estupendo, Besosss.

    ResponderEliminar
  12. Escribí un comentario, Rafael, pero me da la impresión que se lo llevó el viento, de modo que trataré de reproducirlo hasta donde me acuerde.

    "Me siento identificado con don Ambrosio, debido a que también rondo los 80. Pero a diferencia de él, hay un factor que es mi cable a tierra: mi esposa, hijos y nietos.
    Tal vez la ausencia de esa realidad en su vida le haga acometer "tareas" diferentes.
    De cualquier modo es una demostración de que los octogenarios, a diferencia de lo que cree la gente, somos capaces todavía de actuar como toro, merced a la simple provocación de algún paño rojo... aunque este sea una falda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo contigo, Esteban, muy acertado tu comentario.

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Un poema muy agradable.
    Que sea feliz
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  14. ¡Vaya con don Ambrosía! No pierde el tiempo. Y qué bien se las apaña.
    Un poema simpático, divertido y lleno de vida.
    Un abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
  15. No importa que don Ambrosio haga un poco el ridículo, lo importante es que sea feliz.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. El ser apasionado lo es y lo será siempre, le gustará ser mirado/a y sentirá que eso lo llena más de vida, más de la que ya tiene y siente.
    Además yo pienso como tú que para el amor, no hay edad que valga.

    Abrazos
    Amalia Lateano

    ResponderEliminar
  17. BUen humor poético con el amante octogenario. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas