domingo, julio 22, 2012

EL MAESTRO ENRIQUE OJEDA





El Maestro boyacense Enrique Ojeda Chaparro lleva más de setenta años, de los ochenta y tantos vividos, dedicados a la pintura y la escultura. Después de viajar por casi todo el mundo y de pasar su vida entera en el ejercicio del arte, hoy se encuentra enfermo y abandonado a su suerte. No puedo explicarme como un hombre tan ilustre pueda terminar así, qué tristeza. Las entidades culturales lo olvidaron, los amores se acabaron, los hijos se marcharon y muchos amigos ya no están como antes. Duele, pero tristemente es la verdad... cosas de la tan humana ingratitud.


OCASO

¿Quién pintará por mí, cuando ya viejo
no pueda sostener ningún pincel,
 y quede mi paleta cual trebejo
perdida tras el ido tiempo aquel?

¿Quién labrará por mí, cuando mis manos
no puedan las figuras esculpir,
y se queden las cosas que soñamos
ocultas en la roca sin pulir?

¿Quién andará por mí, cuando mis pies
cansados ya no puedan avanzar,
y pensando en lejanos horizontes
no haya razones para continuar?

¿Quién cantará por mí, cuando mi voz
en mi pecho se quede atragantada,
y las dulces canciones de los dos
ya no se oigan en cada madrugada?

¿Quién leerá por mí, cuando mis ojos
las letras ya no puedan contemplar,
y queden solamente los despojos
de miradas cansadas de soñar?

¿Quién rezará por mí, cuando mi vida
se extinga como llama en el candil,
y mi muerte sea el punto de partida
hacia el viaje que nunca tendrá fin?

¿Quién será mi consuelo en el después,
quién será mi bordón en el camino,
quién estará conmigo en la vejez?
¡Tan sólo mi suerte y mi destino!

No todo es sufrimiento en esta vida,
hay dulce placidez en mis visiones:
cualquier dolor con el  morir se olvida
y se olvidan, también, las decepciones.


Rahulig/012
DRA


Imagen: En el estudio
Archivo particular





44 comentarios :

  1. Absolutamente hermoso!

    La vida tiene sus ciclos, pero las obras permanecen junto a los nombres que les dieron lugar.

    Un abrazo Rafael

    ResponderEliminar
  2. Cuanta tristeza en el olvido de los grandes artistas. Sus obras perduraran siempre. Hermoso homenaje es tu poema
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ES LAMENTABLE QUE SE LE HAGAN HOMENAJES A LOS MUERTOS. EXCELENTE TRIBUTO PARA ÉSTE ARTISTA NUESTRO, QUE POR FORTUNA AÚN VIVE.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  4. Hola Rafael, muy triste este destino de artista olvidado, tu poema lo reivindica. Lo peor de todo es que cuando por fin muera lo van a homenajear y los que ahora no están, aparecerán, un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Que triste ! que desolado ! es ahí en esos momentos cuando esta consigo mismo nada màs, uno es su propio compañero puès la vida que te ha dejado solo con tu suerte. Es triste muy triste, pero tiene lo bello del recuerdo que dejara cuando no este , sus obras, quedaran por siempre, en realidad no esta solo, esta con sus pintura que en cierta forma es su vida. Me ha gusto mucho Rafael, sentido, hermoso y con una gran melancolía .

    Un beso

    Aurora

    ResponderEliminar
  6. Un recuerdo generoso y unas preguntas inciertas, pero el poema es una maravilla !!

    ResponderEliminar
  7. No sé quién, el día del mañana, pero ahora es cuando todavía se puede tender una mano al maestro Ojeda Chaparro. Qué rápido pasa la fama y qué lento se hace el sufrir...
    Precioso poema en su tristeza esperanzada.

    Un cariño grande, Rafael.

    ResponderEliminar
  8. Mi querido Rafael, es muy importante resaltar en tu post las sitación de ese querido artista... que es muchas veces, la situación de muchas personas al llegar a su ancianidad.
    Una vez más queda expuesta tu sensibilidad ante diferentes temas.
    Te dejo un fuerte abrazo, buen inicio de semana.

    ResponderEliminar
  9. No crean que por mi mente no ha pasado el vivir tal situación si Dios me da vida hasta la vejez; muchos sobrevivimos de arte; en mi caso ya no viviré de una pensión, y al gobierno ni a nadie les importa nuestra suerte; he tratado de crear una asociación, cooperativa o fundacion por el arte y los artistas que no somos tenidos en cuenta, pero a veces pensamos y creemos que la vida siempre será igual en su suerte; ojala algún día nos unamos. Un abrazo para todos y gracias por ese sentimiento mi amigo rafael H.

    ResponderEliminar
  10. Un bello poema para un digno exponente, como tu, de tan bella region de Colombia.

    Un abrazo, querido Rafael!!

    ResponderEliminar
  11. Quién rezará por mí, cuando mi vida,
    se extinga como llama en el candi

    Tal vez alguien nos recuerde y no deje que nuestra llama se extinga...

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Asi como el maestro Enrique , existen muchos en el abandono y en el olvido de todos aquellos que un día dijeron ser amigos ..pero lo mas triste es que hasta la propia familia también les de la espalda.

    Hermosos versos Rafa...buenas noches y feliz inicio de semana, un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hermoso homenaje a este maestro de las plásticas. Quiero contarte que en Guatemala, he visto de la misma manera a varios grandes poetas sumidos en la más triste pobreza y soledad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Salvo excepciones, la gran mayoría somos recordados en vida como la nada efímera, por contra él, dejará para la posteridad su Alma en lienzos pese a yacer hoy olvidado en la susodicha.

    Triste recuerdo de nuestra memoria y olvido diaria.

    Bellos versos dedicados. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. La vida de los otros es como un espejo en el que mirarnos. A veces el éxito va unido a la prepotencia, que no es otra cosa que soberbia, y antes o después se apagan las luces y enmudecen los ecos; entonces es cuando nos encontramos con el verdadero yo y cosechamos lo sembrado.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Nadie te recordará si no has trinfado como triunfan los ganadores
    no porque hayan sido mmejores sino porque simplemente han triunfado.
    Impresionante poema Rafael, gracias...
    Un abrazo
    Ángel-Isidro.

    http://elblogdeunpoeta.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. Como bien sabes esta situación es más que habitual en los hijos que han seguido el camino de las letras y las artes. Lo peor que le puede suceder a un artista es sobrevivirse a sí mismo, y por lo que cuentas esto es lo que le ha pasado a Enrique Ojeda. Al menos no ha caído víctima de los vicios como sucedía con esos bohemios que voy rescatando del olvido.

    Por cierto, este ha sido uno de los poemas que mas me han gustado.

    ResponderEliminar
  18. Nunca es olvidado, ya que tu mismo lo recuerdas, pero es cierto que al final está solo y abandonado.
    Sus obras quedan y con ellas se le va a recordar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Triste historia. Una comunidad que no respeta a sus mayores no puede tener futuro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Que buen regalo a quien con su belleza nos regala sueños de colores. muy buen trabajo .

    mariaorsa

    ResponderEliminar
  21. Que grato homenaje has realizado, a una vida de darse en muchos sentidos.
    Realmente conmueve el paso del tiempo y la falta de apoyo a seres que han aportado tanto al aservo cultural.

    Cariños

    ResponderEliminar
  22. Las pinturas bellas ,el verso igual da gusto pasar por aqui,cariños

    ResponderEliminar
  23. Como siempre, hay mucho amor en cada tema de tus poemas.

    Si todos fueran como tú el mundo sería un lugar feliz.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  24. Una persona que siembra, siempre recoge la cosecha. Y tú Rafael en tu homenaje, has recogido en cada una de tus estrofas el grano fecundo de su vida.

    ResponderEliminar
  25. Un hermoso poema!! y muy triste lo que cuentas de ese gran artista...
    Es un gran gusto pasar por tu blog!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  26. Merecido y hermoso homenaje a quien seguramente entregó lo mejor de su arte y talento sin esperar recompensa alguna, es el típico don de un verdadero artista.

    Un placer enorme leerte, Rafael!

    Abrazos alados.

    ResponderEliminar
  27. Con este poema me has hecho pensar en el mañana, en sus estrofas se encierra todo lo que nos espera en el futuro, es muy real pero muy duro, un bello homenaje a la vejez de las personas, pero como dices al final de él no todo es sufrimiento en esta vida, hay mucha placidez en las decisiones, así al final de ella encontraremos la felicidad que nos espera en el más allá.
    Gracías por la bonita poesía que me has dejado, es cierto que la mente miente pero el corazón nos lleva por senderos de alegría, porque el que manda es el corazón y no la mente.
    Un abrazo, hasta pronto querido amigo

    ResponderEliminar
  28. Hola Rafael...muy hermoso poema que me llena de emoción, por su sensibilidad y porque es el espejo en que todos debemos vernos, para sembrar y cosechar...Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Triste historia, Rafael.
    Principalmente cuando los amores se acaban y los hijos se marchan.

    ResponderEliminar
  30. Triste la situacion que nos describes.
    Un poema que nos hace reflexionar.
    Gracias por tu visita y comentario, me gusta tu espacio y con tu permiso me quedo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Hola Rafael.
    Es un bello homenaje que le has hecho a este pintor.
    Sabes, hay que tener Fe y lo que venga ya vendrá.
    Yo todos los días me pongo en manos de Dios y lo que sea, será.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  32. Hermosísimo, aunque triste poema, que nos hace reflexionar sobre la llegada del ocaso a nuestras vidas.

    Es un auténtico placer para mí, vover a visitarte y leerte, amigo Rafael.

    Un abrazo. María

    ResponderEliminar
  33. Triste, hermoso sí, pero triste. Ojala no me falte salud para cuidar de mi madre.
    Besos Rafael y sigue enviando tus versos al vuelo.

    ResponderEliminar
  34. Triste! Ojala no me falte salud para cuidar de mi madre.
    Besos Rafael y sigue enviando tus versos al vuelo.

    ResponderEliminar
  35. Hola estimado amigo. Tu homenaje a don Enrique me hace mucho sentido porque en mi país lamentablemente hay muchos casos de personajes que han sido parte del desarrollo cultural, que en su mejor época fueron aplaudidos de pie y que en los últimos años de su vida e incluso estando muy enfermos han sido abandonados por el público que parecía incondicional y lo más terrible, por su propia familia. Notable tus publicaciones llenas de sentimiento con tus poemas muy bonitos de principio a fin. Cariños!

    ResponderEliminar
  36. Desgarrador ese abandono se mastica en cada uno de tus versos

    Vengo a dejarte besos que hace tiempo que no lo hacía

    ResponderEliminar
  37. Amigo, cómo la situación de abandono del maestro Ojeda Chaparro, que traes a colación,te lleva a escribir estos versos sentidos de la vejez. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  38. Qué triste e injusta hacemos el vivir, pero es como una maldita ley que generación tras generación se cumple por desgracia. Bonito poema.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Mi querido Rafael.

    Para los quejones esta parte me encanto

    "No todo es sufrimiento en esta vida"

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  40. Hola Rafael

    Un poema sentido pero muy bello.

    Un gusto visitarte y acompañarte.

    Besitos desde Lisboa

    ResponderEliminar
  41. Hola! No he podido leer tu entrada. Esta enb un verdecito muy clarito y no puedo distinguirlo!!
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  42. Ahora si lo pude leer...poema con muchas preguntas pero como siempre muy bueno!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  43. Este poema me hace reencontrar con la el alma del pintor entrañable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marimer:

      Gracias por tu visita, me agrada encontrar compatriotas en mi blog.

      Un abrazo.

      Eliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog