martes, noviembre 09, 2021

ENCUENTRO EN LA PLAZA





Cabizbajo y con las manos en los bolsillos pasó por mi lado, me pereció reconocerlo y lo seguí con la mirada mientras caminaba por debajo de los balcones coloniales que enmarcan la inmensa "Plaza de Bolívar". De repente, volteó hacia mí, nos miramos por un instante y fue en ese momento cuando lo recordé: era Anatolio, mi amigo, a quien hacía varios años no veía. Estaba muy cambiado, pero era él, sin lugar a dudas. −Hola, negro −le dije−, tiempo sin vernos; venga tomamos tinto y hablamos. Al calor del cafecito me contó de sus cuitas, de lo mal que lo ha tratado el destino y de como procura seguir adelante a pesar de todo; que se resiste a la derrota e intenta sobrevivir disimulando la pena con una sonrisa y mucha fe. −La vida continúa −murmuró−,  nada está perdido... aún brilla la esperanza.


SENDERO
(Lizaraejo)*

A veces siento el alma deshojada
como la flor sedienta, sin rocío,
que acepta su destino resignada.

¡Oh!, flor entristecida y sin amparo
que a su suerte rendida languidece,
habitante fugaz de un mundo raro.

Silente en el dolor y en la amargura
así enjuga la pena el pecho mío,
fingiendo el goce de total ventura.
 
Mi corazón se turba desolado
y a pesar del sufrir no desfallece,
su senda es un camino plateado.

Como la flor sedienta, sin rocío,
que a su suerte rendida languidece:
así enjuga la pena el pecho mío,
y a pesar del sufrir... no desfallece.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Los Balcones de la Plaza
(De la Internet)




16 comentarios :

  1. Gran pena y verdad en tus letras amigo, por mal que nos trate la vida nunca debemos desfallecer, siempre, encontraremos alguna mano donde asirnos.
    Un bello poema para un buen amigo que probablemente la vida no le haya tratado como quizás merecía.
    Un abrazo y buen resto de semana Rafael.

    ResponderEliminar
  2. Un poema triste Rafael pero también hay que escribir versos a las penas. Cuantas personas son muy infelices y no se les nota nada porque se lo guardan y lo sufren en soledad para que nadie se de cuenta.Saludos

    ResponderEliminar
  3. wwuuaauu que bello llegando al alma, que casualidad acabo de escribir tristezas , hermoso y la melodía fantástica Felicidades, un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  4. La vida siempre sorprende y compensa. Dios permita que ya Anatolio reciba los buenos días, después de tanto sufrir.
    Qué precioso te quedó el poema.
    Abrazos fraternos.

    ResponderEliminar
  5. Si, nunca hay que rendirse.
    Hermoso poema, Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Un muy bello sendero, Rafael. Mis felicitaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La realidad de tu amigo se te hizo carne en un bellísimo poema, Rafael, un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Quién dijo que todo está perdido cuando se siente así pese a todo... Coraje inspiran tus versos en honor a tu amigo, Rafael.

    Abrazo grande, Poeta!!

    ResponderEliminar
  9. Por muchas adversidades que nos encontremos en la vida,lo importante es no desfallecer, hay que continuar caminando sin perder la esperanza.
    Tu amigo se sentirá agradecido al leer el poema que le has dedicado.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  10. Que triste y lleno de esperanza el tema que has elaborado con esta estrofa maravillosa de tu autoría. Me encanta como suena y lo bonito que es lo que has escrito en ella.
    Un gusto leerte Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muy triste y sentido poema. Aveces no queda otra que seguir luchando.... Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Muy hermosa poesía, Rafael, como todas las que tú escribes. Un abrazo desde Lima Perú.

    ResponderEliminar
  13. Linda poesia.

    Arthur Claro
    http://www.arthur-claro.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Triste a la vez que muy hermoso Rafael.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Qué mejor que tus versos, para hacer sentir esa desolación, ese estado de desemparo del alma. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Simplemente, un soñador. Artista de corazón e ingeniero de profesión. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Paz de Río, Boyacá (Colombia) 23 de abril de 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog