sábado, enero 13, 2018

CAMINO DE MIS AYERES





En un recodo del camino entre el pueblo y la finca de los abuelos crecía un frondoso sauce en el cual moraban grandes bandadas de pájaros que lo preferían por su follaje tupido. En ocasiones, al pasar por su lado, me detenía por un momento junto al añoso tronco para escuchar el cantar de las aves que me saludaban con un hermoso concierto de trinos. Ahí, permanecía absorto y ensimismado, hasta cuando algún malvado diablillo con su infaltable cauchera de una pedrada hacía volar todos los pajaritos sin contemplación alguna. "Muy bonita la vida de un árbolito, que puede albergar entre sus ramas a tantas y tantas avecillas", pensaba yo ilusionado, e imaginaba ser un árbol plantado a la orilla del camino.


A LA VERA

Quisiera ser un árbol a la vera
de algún viejo sendero polvoriento,
y sentirme mecido por el viento
en medio de la fresca primavera.

Contemplar a lo lejos la pradera
surcada por arroyo tibio y lento,
y escuchar extasiado de contento 
los trinos de algún ave pasajera.

Ser la flor, ser el fruto y la semilla
madurando bajo del sol que brilla,
ser un sauce vistoso e imponente

y brindarle cobijo al peregrino
que pase junto a mí, por el camino,
al caer de la tarde opalescente.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Camino a Carichana.
Del Facebook.


35 comentarios :

  1. Hermosura ser árbol, toda la protección que representa a otros seres vivos. A mi también me gustaría ser árbol, por su capacidad de cobijo y larga vida, con todo y esos diablillos que nunca faltan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre versos con alma,cariños buen finde.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso soneto, recordé mi niñez.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Pasar por tu espacio es muy gratificante Rafael.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Regresar con tus versos a los caminos, es precioso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hermoso poema y naturaleza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Un hermosísimo soneto. Se aprecia mucha sensibilidad y un deseo encantador en cada estrofa.
    Me ha gustado mucho el tema Rafael, y es que los árboles me fascinan, y ahí están, acompañándonos toda la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Te faltó el camino de mis hoyes.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta el elogio que haces de esos árboles acogiendo avecillas. Es grato pensar cómo deben sentirse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La travesura de un chico te sacó de tu ensueño por un instante, Rafael, pero los pájaros volverán, un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Bella la poesía y los parajes que describes.

    Adoro los sauces...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Bellísimo poema.....resulta interesante querer ser un árbol.Saludos

    ResponderEliminar
  13. Contemplar la pradera en tus versos es sentir el olor del sauce en un poema.Un gusto volverte a leer. Un feliz y prospero 2018. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Tan imponentes y llenos de vida los árboles añejos!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Que bello poema....Serias un árbol feliz....lleno de amor .....Saludos

    ResponderEliminar
  16. Preciosa evocación que te lleva al lugar.
    Una feliz semana.

    ResponderEliminar
  17. Muy bello poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Precioso soneto,Rafael. Elegante y bien trazado,con una temática casi bucólica que todos reconocemos...¿quién no se ha parado alguna vez ante la magia de la naturaleza adornada por los trinos de los pájaros? Mi enhorabuena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hasta los árboles se merecen su bonito homenaje, es más yo creo que hasta más que algunas personas. Ya que las hay, que se les homenajea, por puro interés.

    Abrazo tocayo.

    ResponderEliminar
  20. escribes nuy bonito co la magioa de los hombresenamorados

    ResponderEliminar
  21. Efectivamente, Rafael, nuestros ayeres nos hacen añorar, emocionar y dan pie para seguir soñando.A la vez, en tu caso, para inspirar hermosos versos.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  22. Musical, bucólico y bello soneto, tan propio de ti, trovador.

    Mil besos, para ti y las chiquitinas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Socorro, con gusto les daré a las chiquitinas tu recado y los besos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Yo creo que cada uno de nosotros recuerda algún árbol en el que se refugiaba para descansar, escribir, refugiarse del sol o grabar en él letras encerradas en un corazón.
    Yo nunca he pensado que me gustaría ser árbol, pero en más de una ocasión quise ser pájaro.
    Precioso es tu poema.
    Cariños y buena semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  24. Caro amigo Rafael gostei muito de seu soneto, "A LA VERA", que se inicia com estes belos versos:

    "Quisiera ser un árbol a la vera
    de algún viejo sendero polvoriento,
    y sentirme mecido por el viento
    en medio de la fresca primavera."


    Um poema de excelência. Parabéns.
    Meus votos de um excelente ano de 2018, extensivo à sua família.
    Um grande abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
  25. ¡Que placer leer este soneto tan bello, tiene en sus imágenes todo el buen placer de la vida!

    mariarosa

    ResponderEliminar
  26. Es perfecto tu soneto, Rafael, tanto en letra como en espíritu. Te felicito.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Un precioso poema, lleno de excelentes apostillas sobre la madre Naturaleza.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  28. Una bella introduzione a questi versi intensi e ricchi di inedite immagini
    Un saluto,silvia

    ResponderEliminar
  29. Lindos versos llenos de elogio al arbol. Tambien yo quisiera ser un arbol. para dar sombra al caminante que se parara en el camino a leer tus versos.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  30. Hermoso poema. Quizás todos en otra vida fuimos un árbol. Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Maravilloso soneto Rafael. Me encantan los sonetos,y te aseguro que lo he disfrutado el tuyo. Mis felicitaciones poeta.
    Un fuerte abrazo. Feliz fin de semana.

    Lola.

    ResponderEliminar
  32. Maravilloso soneto Rafael, tiene una metáfora de amor que es única, ser árbol y que bajo tus ramas se cobijen los que necesitan un descanso en su caminar por la vida. Mis felicitaciones por él.

    Feliz domingo y un abrazo.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  33. Qué preciosidad tus letras siempre! Cómo disfruto cada vez que te leo, Rafael. Eres un gran poeta. Y este soneto da buena muestra de ello. Te felicito, mi amigo. Te mando mi abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
  34. Se siente el espíritu bucólico de nuestra tierra en tus poemas. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación (o al menos eso intento) en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia en un mes de Abril del año 1952 y actualmente resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermosos Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, algunas veces, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog