lunes, junio 13, 2016

PARANDO LA OREJA...





Ahí estaban los dos, sentados en el escaño, hablando pausadamente en una sosegada tarde citadina. Como yo estaba en una banca cercana a la de ellos, alcanzaba a escuchar el tema de su conversación: Hoy en día, compadre, se muere alguien y ahí sí se vuelve popular por esa vaina que llaman "redes sociales"; aparecen fotos del "finado" por todos lados y le escriben miles de cosas que muy seguramente no se las dijeron en vida. Malaya sea, respondió el otro, con notoria pesadumbre y profunda nostalgia...  ¡ya pa'qué, si el difunto no las ve!


SOLEDUMBRE

No quiero ser cuando muera
póster de redes sociales
con frasecitas casuales
diciendo, ¡qué bueno era!
Quiero ser como cualquiera
de los difuntos de antaño,
los que tenían cada año
en su morada sombría:
un ratico de alegría
y el amor de su rebaño.

Nuestra única realidad
es de la tierra el pedazo
donde al final del ocaso
seremos eternidad.
Yo quisiera de verdad,
cuando todo esté cumplido,
allá en mi pueblo querido
  mi tumba poder cavar…
y, los recuerdos sembrar,
para cosechar olvido.

Soledumbre, soledumbre
tras el dolor y la pena,
morir es una costumbre
y vivir una condena.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: En el escaño
De mi móvil



32 comentarios :

  1. Qué razón tenía.Lo que se ha de hacer por una persona, que sea en vida, después... ya no tiene valor.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Siempre aciertas a con tus letras decir verdades tan grades como la vida misma.
    Rafael, cualquier instante vivido o presente te inspira maravillosamente.
    Una buena semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto lo que comentaban los señore y muy bueno tu poema. Te dejo unas estrofas de una canción del folklore Argentino, que seguramente le hubiera gustado a los compadres.

    "El día que yo me muera,
    que naides me haga velorio,
    que toditos mis amigos ,
    canten y chupen a coro,"

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  4. Y además hermano, la muerte, bien lo sabes, es solo una simple ilusión...

    Flores y Retornos

    Isaac

    ResponderEliminar
  5. Rafael, sobre esta popularidad de los muertos, hopy, en las redes sociales, me hace acordar de los discursos politiqueros en los entierros, que se aprovechan de estros para hacerse populares ellos, popularizando al muerto. Ojalá no nos toque un tipillo de estos, hablando imbecilidades cuando muramos. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  6. Esos parabienes que se hacen del muerto solo sirven de consuelo a los deudos y cuando son ciertos, porque alabar por que si es una falacia que a quien la dice le señala. Bonitos versos y espero que esa condena final sea un yugo a la felicidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Nunca mejor dicho querido Rafael, vivir una condena, y morir un descansado placer, todos los honores, besos, abrazos y reconocimientos, que sean en vida...
    Me ha gustado este poema en honor a ese adiós que todos pronunciaremos algún día. Me encanta como escribes!!!...
    Besossss! Rafael.

    ResponderEliminar
  8. Así es hoy en día... Todo se hace por las redes sociales para que quede constancia de cuánto se quería o apreciaba... Lo que importa es en vida... Lo demás... Sólo es humo.

    Muy bonito, Rafael.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  9. Rafael, triste y nostálgico poema, por suerte tu vida está llena de compañía, un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Cuanta razón tienes, cada dia con estos nuevos inventos se deterioran más el leguaje, la poesia, no digamos la literatura. en una palabra el arte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. La lógica y la razón también está en el humor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. A ti te recordarán como el poeta más grande y querido de la red, aunque no te importe ahora !!

    ResponderEliminar
  13. Parar la oreja es como aquel decir colombiano de "pilas a la radio"

    Un abrazo, estimado Rafael

    ResponderEliminar
  14. Estoy de acuerdeo en que es en vida donde debemos querer y ensalzar las virtudes de nuestros seres queridos y amarlos y respetarlos ya que después de la muerte no sirven para nada los elogios o los halagos. Pero gracias a este tema nos has regalado un hermoso poema.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  15. Quería invitarte a ver el libro editado de nuestra querida y común amiga Mª Carmen Názer. Lo puedes ver y descargar en mi blog:

    http://volarela.blogspot.com.es/2016/06/gotas-de-jade-m-del-carmen-nazer-libro.html

    Un saludo cariñoso
    Volarela

    ResponderEliminar
  16. Descuida, que la muerte de quien pasamos por la vida sin ser conocidos, será desapercibida.
    Muy buenas tus décimas y cuarteta, genial inspiración de una conversación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Cuan cierto
    En visa, en vida debemos saber apreciar y demostrarselo a los seres nuestro afecto
    Como dice el famoso escritor : por quien doblan las campanas....las campanas doblan por nosotros
    LLoramos nuestra tristeza, quien se fue tal vez hubiera necesitado un abrazo diario y no lo supimos dar.
    Precioso leerte
    Cariños

    ResponderEliminar
  18. Sí,se está haciendo todo demasiado virtual y poco real.Por mi pueblo decimos aquello de "después de muerto, la cebada al rabo".Es en vida cuando tiene sentido demostrar el cariño por los demás,no después.
    Magníficas tus décimas Rafael y excelente el final.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Pois é, Rafael, nem sempre é fácil falar da morte, mas no seu poema ela é tratada com naturalidade, sem nenhum sinal de pena, quase como uma bênção. E depois negam que em tudo os poetas veem beleza.
    Um abraço.

    ResponderEliminar
  20. En vida mi Rafa , todo en vida, pero también estoy segura que el olvido como tal no cosecharemos, siempre tendremos quienes nos recuerden y así mantenernos con vida. Un abrazo muy fuerte paisano.

    ResponderEliminar
  21. Es verdad lo que cuentas mi querido Rafael, cuando uno fallece parece que entonces todos se acuerdan de el y sin embargo es en vida cuando uno deberia de sentirse amado y valorado.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Una gran verdad en tu poema.
    Está lleno de razón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Al menos Rafael, las "redes sociales" ayudan a hacer justicia, a quienes de otro modo no la recibirían ni siquiera después de muertos.
    Parar la oreja te sirvió de gran inspiración.

    ResponderEliminar
  24. MERCE CARDONA. Dice, muy verdadero tu poema, es la pura realidad, es en vida que hay que hacerle feliz, pero yo pienso que quizás desde la otra dimensión quizás lo vemos...Besosssssssssssssss

    ResponderEliminar
  25. Toda la rezón. Cuando me muera, no pienso contárselo a nadie.

    En serio, me gustaría que nadie se enterara.

    Besitos a tus polluelos. Para ti, un abrazo largo.

    ResponderEliminar
  26. Bello y profundo, amigo poeta Rafael. Besos de buenass noches. María.

    ResponderEliminar
  27. Wow realmente hermosos tus versos y muy cierta tu reflexion.saludos.

    ResponderEliminar
  28. Mejor entre flores, perfumes, montañas y ríos.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  29. MUY NOSTÁLGICOS TUS VERSOS.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  30. Hola Rafael.
    Paso a releer y disfrutar de amenas letras, saludarte y drte un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  31. Jajajaja, la tienes claro!!!

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog