domingo, junio 24, 2012

DE AYER A HOY





Hoy recordé aquel camino por el que pasaba, cuando de niño, iba para la escuelita: Era empedrado, rodeado de árboles y flores, podía uno toparse con diferentes especies de animalitos nativos y avecillas canoras propias de la región. Ayer, era así, tranquilo y sereno. Hoy, ya no es lo mismo... otros seres lo frecuentan.


AQUEL CAMINO

Caminito de azucenas,
ayuelos y mortiñales;
de oticones, berenjenas,
margaritas y arrayanes.

Caminito de armadillos,
tinajos y comadrejas;
de conejos, machorrillos,
mapuros y sieteviejas.

Caminito de palomas,
copetones y turpiales;
de azulejos, golondrinas,
alondras y gavilanes.

Ya no tienes a tu vera
ni animalitos ni flores,
se acabó la primavera 
de aquellos años mejores.

¡Ay! mi caminito de antes
de mis amores primeros,
hoy eres de traficantes
de paras y guerrilleros.


Rahulig/012
DRA


Imagen: El Gallineral



viernes, junio 15, 2012

UN AÑO DE AUSENCIA





Después de un año de la partida de Estelita, Joaquín sigue sumido bajo el peso de su tristeza, escribe canciones, pero no las canta. La recuerda en cada amanecer cuando va para la huerta y pasa frente a la iglesia del pueblo, en la cual, pensaban celebrar esa boda que no pudo ser. Las cosas no marchan bien. Según dicen, el pobre hombre se está muriendo de pena moral, pero aún, conserva la esperanza de que el amor regrese.


FALSEDAD

Al pasar por la puerta de una iglesia
recordé la promesa que me hiciste:
que para siempre tú serias la reina,
de mi amor, ¡oh mujer!, y no cumpliste.

No cumpliste, tal vez por cobardía,
de sentirte en mis brazos prisionera
o porque el desamor llegó a tu vida,
antes de que tu mente lo supiera.

Las brasas del amor se consumieron,
los bonitos momentos ¡Ya se fueron!
Sin embargo, conservo una pavesa

que otro buen corazón querrá encender
y, volverá el amor a renacer...
cual una flor, ¡con toda su grandeza!


Rahulig/012
DRA


Imagen: Arcabuco - Boyacá
Archivo particular



domingo, junio 10, 2012

UNA TRISTE GUITARRA





Cuando se marchó Estelita, todo el mundo pensó que muy pronto regresaría, menos Joaquín: se necesitaron varios meses para que la gente se convenciera de que en verdad, ella, se había ido para siempre. Joaquín se quedó a vivir en el pueblo porque así, según decía, mantendría vivo el recuerdo de su amada. Desde entonces, nadie ha vuelto a escucharle cantar, y una muy triste guitarra permanece olvidada en el desván... cosas de la vida, que vienen y van, cosas de la vida que ya no estarán.


MI COMPAÑERA

Mi guitarra se ha quedado
en un rincón olvidada,
desde el día en que se marchó
de nuestro lado, mi amada.

A su suerte abandonada
no ha vuelto más a sonar,
porque mis cansados dedos
no la quieren ya rasgar.

Tal vez la ingrata estará
en otros brazos durmiendo,
y mientras tanto, yo estoy,
con esta pena muriendo.

Y mi guitarra, también,
está muriendo de pena;
empolvada en el desván
ya no suena, ya no suena.

Ella, la fiel compañera
en tristezas o alegría,
vive sufriendo conmigo
esta cruel melancolía.

Volverá a sonar, lo sé,
como hace tiempos lo hiciera;
para cantarle a otro amor
que me quiera, ¡Ay!
Que me quiera.


Rahulig/012
DRDA


Imagen: Mi guitarra



domingo, junio 03, 2012

EL ALMA EN CALMA






Hoy en la mañana navegando por la red, encontré por casualidad, este cuadro pintado por Ana Márquez, autora del blog: Con el tiempo en mis brazos. Al contemplar tan hermosa escena me puse a pensar que, aunque los azarosos avatares del destino nos roben la calma, por otro lado, también existen muchos motivos que nos invitan a disfrutar de la paz y la tranquilidad de una vida apacible... Para la muestra un botón.


SUSPIROS

¡Qué cielo tan azul,
tan brillante y sereno!
Para que rompa el tul
un estridente trueno.

¡Qué alma tan sublime,
tan tranquila y serena!
Para que le atormente
de algún amor, la pena.

Azul el cielo brilla,
sublime el alma sueña,
una niña me mira;

un recuerdo a mi llega,
una gaviota vuela...
y el corazón suspira.


Rahulig/012
DRA


Imagen: Niña en la playa



Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.