lunes, febrero 08, 2016

YA SE MURIERON LOS VIEJOS





Por entre los matorrales se pueden ver la ruinas de lo que fuera una casona de tapia pisada, con tejas de barro, grandes ventanales y un patio central bordeado por amplios corredores. Alrededor del patio quedaban las habitaciones de los vivientes y una pieza destinada a guardar en ella los granos que se recogían en cada cosecha; aledaños a la casa estaban la cocina, el comedor, el corral para el ganado y la mana de agua junto a los sauces. Pero ahora, ya no queda nada, solamente las añoranzas y el eco de las coplas que cantaban los abuelos.


ANCESTROS

Ya se murieron los viejos
que araban con yunta'e bueyes,
con todos sus aparejos,
sus costumbres y sus leyes.
Los que labrando eran reyes:
esos, ya, se fueron lejos.

Ya no se ven los trigales
amarillando en la loma,
tampoco los cebadales
donde comía la paloma
ni el frijolito se asoma
enreda'o en los maizales.

¡Ay, Diosito, cuánto diera
por volver a tiempos idos
y ver aunque en sueños fuera
a mis abuelos queridos,
al escuchar mis silbidos:
abriendo la talanquera!

Ya no se muelen los granos
en al piedra de moler,
ni tampoco en los molinos
de agua, como lo fue ayer,
pues se han echado a perder
los oficios campesinos.

Ya los viejos se murieron
y, el campo se halla de duelo,
por los que antaño supieron
amar su tierra, su suelo,
y bajo el azul del cielo
pesares nunca sintieron.

¡Ay, Diosito, cuánto diera
por tener un pedacito
de solar que me sirviera
pa' levantar un ranchito
y, allí, poquito a poquito,
ver florear mi sementera!


Rahulig/016
DRDA


Imagen: Casona en ruinas
Marco T. Cristancho



miércoles, febrero 03, 2016

DE TUNJA HASTA PEHUAJÓ





Mirta Miguel, autora del blog "Personas Comunes" de Pehuajó, Argentina, fue quizás una de las primeras lectoras que dejó un comentario en mis versos, por allá en el mes de septiembre del año 2008. Desde aquel entonces, hemos estado en permanente contacto compartiendo experiencias y amistad bloguera. Hace algunos días me propuso que le dedicara un poema. Yo,  por tal motivo, le estoy enviando un soneto y un fresco manojo de bonitas rosas.


A MIRTA MIGUEL

Propúsome Mirta un curioso reto,
que le dedicara una poesía;
yo entusiasmado pensé en un soneto
a tan bella dama, a su gallardía.

Me la imagino, con todo respeto,
mujer elegante y de gran valía;
tal vez, si pudiera, un libro completo
con letras de oro se lo escribiría.

Pero no soy ducho en tal andadura
ni un literato de genio y figura,
sin embargo puedo hasta su vergel

en catorce versos e inspiración
enviarle un poema, con el corazón,
y mucho cariño: a Mirta Miguel.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: Flores para Mirta
De la Internet



viernes, enero 29, 2016

EL HOMBRE DEL BALCÓN





Aquella tarde de enero, de hace ya muchos años, el hombre estaba desconsolado. Cuentan que se asomaba constantemente al balcón y miraba hacia el horizonte como esperando el ocaso o la llegada de algún visitante, pero no era así, tenía pensado ejecutar su plan tan pronto como el sol se ocultara y partir al tiempo con la luz del día. Los vecinos lo encontraron caído, junto a la ventana, con una daga clavada en el pecho y en sus manos una carta con la fotografía de una mujer: la misiva, sin destino, y el retrato era de aquella que en el cielo le aguardaba.


CONJURO 
(Jotabé dodecasílabo) 

Al ocaso triste de un aciago día, 
a su pecho vino la melancolía. 

Recordó los tiempos de las ilusiones, 
los sueños perdidos, las locas pasiones; 
los amores idos, las viejas canciones 
y llegaron raudas las tribulaciones. 

Bajo la penumbra de la noche oscura 
y en medio de abrojos la enjuta figura

del corsario inerme, ya sin bizarría,
exhala un rosario de lamentaciones
mientras una daga, su penar conjura.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: El hombre del balcón
Gustavo Caillebotte



Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes, suelo pintar, canto, toco la guitarra, monto en bicicleta y vivo muy contento: soy, en resumidas cuentas un bohemio soñador, intentando ser poeta, guitarrero y trovador. Muchas gracias por visitarme, leerme y comentarme.

Buscar en este blog

Cargando...