miércoles, abril 23, 2014

ERA UN DÍA COMO HOY...





Por aquellos días, la señora Elvirita era maestra en la escuela rural de Hormezaque, en el municipio de Tasco, y Don Carlitos oficiaba de cadenero en la puerta que daba acceso a las minas de la Chapa, propiedad de Acerías Paz del Río. Cada uno estaba en lo suyo cuando a mi se me ocurrió, en un día miércoles veintitrés de abril del año cincuenta y dos, ponerlos a revolar en cuadros y nacer sin previo aviso... Lo único que me duele, después de tantos años, es la ausencia de mis viejos tan queridos.


DIBUJOS

Poco a poco se opaca la visión,
 el andar se hace lento, más cansado,
y la voz no demuestra la emoción
que tenía en el tiempo, ya pasado.

Se arruga de nostalgia el corazón
y con tristeza late anonadado,
pues presiente perdida, sin razón,
la fuerza del guerrero acorazado.

Neblinas de los años nos decoran
las sienes con cabellos plateados,
soplan los vientos de la edad senil

y, viaja la memoria a donde moran
los recuerdos de sueños dibujados,
en un lejano azul, cielo de abril.


Rahulig/014
DRA


Imagen: En el campo
Del álbum familiar

  

lunes, abril 21, 2014

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ





"Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. Todos los años, por el mes de marzo, una familia de gitanos desarrapados plantaba su carpa cerca de la aldea, y con grande alboroto de pitos y timbales daban a conocer sus nuevos inventos..." (Cien Años de Soledad, Gabriel García Márquez, 1927-2014).


A "GABO"

De su querida Aracataca hizo
un fabuloso pueblo macondiano,
y con palabras de atrapante hechizo
nos llevó por su mundo, de la mano.

Viajamos en el tiempo, de improviso,
recreando la vida de Aureliano
Buendía, el coronel, que niño quiso
develar los secretos de un gitano.

Entrelazó presente con pasado
haciendo de verdad, la fantasía,
para inventar su onírica heredad

y acuñar para siempre, cual legado,
de Colombia, Macondo y los Buendía:
la historia de su triste soledad.

"Amarillas, de aquí a la eternidad,
volarán mariposas cada día"


Rahulig/014
DRA


Imagen: García Márquez
De la red


miércoles, abril 16, 2014

ME CONTARON LOS ABUELOS





Una de las cosas que más me gustaba de la Semana Santa, durante mi niñez allá en el pueblo, era la procesión del Domingo de Resurrección porque, según contaban los abuelos, en alguna oportunidad vieron bajar por el río una pequeña barcaza adornada con guirnaldas y, sobre ella, la celestial imagen de Jesús Resucitado con toda su grandeza... desde entonces, cada año, voy a rezar junto al río.


EN EL RÍO

Bajo los sauces junto a la ribera
con mis recuerdos me senté aquel día,
y pude ver a un niño que corría
allá en la orilla, como yo lo hiciera.

Oí sonar en forma placentera
de aquel caudal su alegre melodía,
y quedose extasiada el alma mía
al fluir de la fuente pasajera.

En tanto una paloma se posaba
en el árbol, que sombra me brindaba, 
vi un edén en el río reflejado 

y flotando en las aguas cristalinas
(aún con la señal de las espinas)
la imagen de Jesús Resucitado.


Rahulig/014
DRA


Imagen:  Semana Santa en Tunja
De mi móvil


Mi foto
Vine al mundo en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1.952 y actualmente, resido en la ciudad de Tunja. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes, el aire del campo, toco la guitarra, monto en bicicleta, cultivo amistades y vivo contento. Muchísimas gracias por visitarme, leerme y comentarme; sus opiniones ponen alas a mis delirantes sueños. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador intentando ser poeta, guitarrero y trovador.