martes, enero 27, 2015

LA CASA DE LOS ABUELOS





La casa de los abuelos estaba ubicada en la parte alta del pueblo, frente a la escuela. Recuerdo que ellos asaban el pan sobre unas bandejas de lata que metían en un horno hecho de tierra y calentado con leña. El sabroso olor de los amasijos se expandía por el vecindario y, todos las mañanas, a la hora del recreo, yo me escapaba de la escuela para ir a saborear un delicioso pan caliente con el acostumbrado cafecito en leche que me preparaba mi nona Margarita. De aquello no queda nada, "la casa de arriba" ha desaparecido entre la maleza y el olvido.


RUINAS

Aunque el pasar del tiempo lo haya borrado todo,
la casa en mis recuerdos aún está presente;
las ruinas se han cubierto de maleza y de lodo,
y un gran pesar invade mi corazón doliente.

Para evitar los años no existe ningún modo,
se van yendo las cosas cual sol en el poniente;
efímera es la vida pues en cualquier recodo
del tortuoso camino nos sorprende la muerte.

Se fueron de mi lado los tiempos más felices,
los años imborrables de la dichosa infancia,
cuando entraba a escondidas en la panadería

y entre los amasijos, metía las narices,
  para aspirar gustoso la sabrosa fragancia...
 del pan tan delicioso que mi nonita hacía.


Rahulig/015
DRA


Imagen: La casa de arriba
Google Earth



jueves, enero 22, 2015

EL PRIMER CUMPLEAÑOS





Hoy jueves 22 enero cumplió su primer año de vida Tania Liseth, la nietecita menor. Muy orondo me fui a visitarla y, aunque la encontré algo decaída por culpa de un resfriado, pude compartir con ella algunos minutos e inmortalizar el momento en una bonita fotografía. De regreso a casa me puse a hilvanar unas estrofitas para dedicárselas con todo mi amor de abuelo. Espero que Dios me conceda la gracia de verla crecer muy feliz a mi lado.


ANIVERSARIO

Trescientos sesenta y cinco
días hace que nació,
Tania Lishet y de un brinco
un añito ya cumplió.

Ya palabras balbucea
e intenta decir papá,
hace solitos, gatea
y anda de aquí para allá.

Ya le salieron tres dientes
y el cabello le ha crecido,
ya pronto usará pendientes
a juego con el vestido.

Ya le gustan los bombones
y con leche las galletas,
los dulces, las colaciones
y las crujientes crispetas.

Ya se pone a tararear
canciones de la emisora,
brinca e intenta bailar
y grita como una lora.

Se ha caído de la cama
y hasta del caminador,
de traviesa tiene fama
mi angelito encantador.

Angelito encantador
que llegara desde el cielo,
para alegrar con su amor
el corazón del abuelo.


Rahulig/015
DRA






Imagenes: Tania Lishet
Archivo familiar



miércoles, enero 14, 2015

LA SUERTE DE UN PICAFLORES





Julián estaba sentado en el parque, bajo una buganvilia, cuando comenzó a presentir su desgracia. Con cara de pocos amigos venía don Gilberto, el padre de su última conquista: una bella mujer de tan sólo diecisiete años quien era como una joya para su familia. Se estremeció al ver el calibre del revólver que portaba don Gilberto, pero no pudo reaccionar, apenas pudo sentir el calor de las balas y el frío de la muerte… tres disparos acabaron con su vida.


JULIÁN

Era Julián un bandido
en cuestiones del amor;
buen amante, mal marido,
borracho y conquistador.

Embaucaba a las mujeres
con sus dotes de galán,
parecía tener poderes
salidos de un talismán.

Por doquiera que pasaba
romances iba buscando,
a todas enamoraba
y las dejaba llorando.

Se ufanaba cada día
de sus mentiras y engaños,
la suerte le cambiaría
con el correr de los años.

Fue don Gilberto Collazos
el padre de Ana María,
quien le diera tres balazos
en cobro de una osadía.

Así terminó la historia
del don Juan empedernido,
que pensó obtener la gloria
sin cumplir lo prometido.

En la región muchos niños
tienen por nombre Julián,
y se parecen por pillos
al malogrado galán.

Y... todavía se comentan
por estos alrededores,
las crónicas que recuerdan
la muerte del picaflores.


Rahulig/015
DRA


Imagen: Iza - Boyacá
De la red



Mi foto
Vine al mundo en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1.952 y, actualmente, resido en la ciudad de Tunja. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, toco la guitarra, monto en bicicleta, cultivo amistades y vivo contento. Muchísimas gracias por visitarme, leerme y comentarme; sus opiniones le ponen alas a mis sueños. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador intentando ser poeta, guitarrero y trovador. El árbol perece, pero la semilla permanece.