sábado, mayo 28, 2016

CONVERSANDO, CONVERSANDO...





El conversatorio "Cantos y Cantas - La poesía oral en Colombia", realizado el miércoles 25 de mayo en el Auditorio del Banco de la República, fue un diálogo entre un investigador de la literatura oral del Caribe y del Pacífico colombiano (Adrián Freja) y el mayor conocedor de la poesía oral campesina de nuestra Boyacá y sus alrededores (Jorge Velosa). Se trató de una conversación entorno a las coplas, las décimas y los romances de distintas partes del territorio colombiano con el propósito de mostrar la importancia literaria de estas manifestaciones, sus principales características y la diversidad de la poesía oral en Colombia. 

"La música de mi tierra es música no igualada, 
los toches llevan la voz y hace bajos la quebrada"
(Refranero Popular)

"La vida pa'ser bonita dos cosas debe tener,
risa to'a la que le quepa y canto a más no poder"
(Jorge Velosa)

"Yo pa'estar siempre contento solamente necesito:
una morena, mi tiple y un sorbo de guarapito"
(Rafael H. Lizarazo)


MIS COPLAS

Por los campos de mi tierra
cantan sus coplas las viejas,
los viejos se "jingen" sordos
pero paran las orejas.

Santa Bárbara bendita
abogada de los truenos,
que yo no ponga mis ojos
en "arremuescos" ajenos.

El hombre que vive solo
se va llenando de mañas,
se le arruga el "condenillo"
y le salen telarañas.

Se brega mucho en la vida
teniendo mujer y moza,
en problemitas de "jaldas"
el que no se sufre no goza.

Las mujeres cuando quieren
dan "señitas" del querer,
porque cuando el hombre pasa
siempre se asoman pa'ver.

Le agradezco lo que tengo
a los "güeyes" y al ara'o,
aunque no consiga novias
por andar tan joroba'o.

La mujer cuando es celosa
no tiene "tranqulidá",
pensando que su marido
levanta el rabo y se va.

Esto dijo el armadillo
con su traje de postín,
no hay "jlorecitas" tan bellas
como las de mi "fardín"

Allá arriba en aquel alto
suspiraba un gavilán,
y entre suspiros decía
mis pollitas "on'tarán".

Por aquella loma'bajo
vienen dos almas en pena,
la mujer aunque regañe
nunca deja de ser "güena".

Otra vez la burr'al trigo
y el caballo a la cebada,
"agüepanela" sin dulce
y mazamorra salada.

Ya con esta me despido
no sé cuando "golveré",
pero si algún día regreso
otras coplas cantaré.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: El Conversatorio
Uptc - Radio


domingo, mayo 22, 2016

UNA TERTULIA EN LA PLAZA





Congregados en el centro de la plaza, un pequeño grupo de adultos mayores, departían melancólicamente y se lamentaban de cómo después de tantos años trabajando no habían logrado obtener una pensión de jubilación. Sintiéndome aludido, pues estoy en las mismas condiciones, me atreví a intervenir: —¡Perdonen, mis señores, la imprudencia... quisiera unirme a la tertulia! Les dije, mientras me acomodaba. Según avanzaba la tarde, yo iba pensando en alguna composición que, en parte, resumiera lo conversado.


SOBREVIVIENDO

Yo imaginaba que al final de mis días
sería dichosa y tranquila mi vejez,
pero comprendo que ya no hay garantías
y que la dicha se queda es un tal vez.

Toda la vida yo anduve fue soñando
con una casa cerquita de un palmar,
mas los asuntos se fueron complicando
y al fin de cuentas no pude coronar.

Para qué diablos soñar con utopías
que francamente no se podrán cumplir,
si a mi me toca fingir las alegrías
metiendo el hombro para sobrevivir.

Yo imaginaba mirándome al espejo
que sufrimientos no habría de tener,
pero resulta que ahora siendo viejo
la veo negra para poder comer.

Todos los días revuele que revuele
pa'no dejarme morir de inanición,
mas no me importa seguir dele que dele
mientras palpite mi ardiente corazón.

Para qué diablos me quejo de la vida
si lo sufrido también me lo gocé, 
para que diablos buscar otra salida
si mi destino yo mismo lo forjé.

¡Para qué diablos buscar otra salida
o echar de menos el tiempo que se fue!


Rahulig/016
DRDA


Imagen: La Plaza de Bolivar
Tunja, Boyacá


martes, mayo 17, 2016

ANTONIO AGUILAR (1919-2007)





José Pascual Antonio Aguilar Márquez Barraza, mejor conocido como Antonio Aguilar, fue un cantante, actor, compositor, productor, intérprete, guionista y cineasta mexicano. Si aún viviera, hoy estaría cumpliendo noventa y siete años de edad, pero se murió en el año dos mil siete y, ahora recuerdo que en aquellos días, le compuse una ranchera para despedirlo en su viaje postrero. Don Antonio y sus canciones fueron grata compañía durante mis años mozos y aún lo siguen siendo... al calor de unas cuantas copitas de aguardiente.


DON ANTONIO

Se murió el Charro más viejo, 
el mejor que nos quedaba,
ese que siempre cantaba
con alma, vida y sombrero,
y en defensa de los pobres
ponía su pecho primero.

En Zacatecas nació,
allá mismo lo enterraron,
sus amigos lo llevaron
cumpliendo con lo pactado:
hasta el centro de una milpa
donde lo trilla el ganado.

Se fue tal como vivió, 
rodeado de sus amores,
sus hijos también cantores
y su linda Florecita,
la que inspiro sus canciones 
por ser Alta y Delgadita.

Aunque al cielo se haya ido
seguirá siempre rodando,
cuando escuchemos sonando
un corrido, una ranchera:
Lucio Vásquez, Cuatro Milpas,
Patas Blancas, ¡Ay! Chabela.

Arriba podrá encontrarse
con los que antes se marcharon,
que también nos deleitaron
con su voz y su talante:
Pedro Vargas, José Alfredo,
Mejía, Solís e Infante.

Adiós, adiós, Don Antonio 
de Aguilar por apellido,
tan recordado y querido
por su pueblo, por su gente,
nos despedimos cantando: 
¡El Hijo Desobediente..!


Rahulig/2007
DRDA


Imagen: Antonio Aguilar
De la Internet



Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes, suelo pintar, canto, toco la guitarra, monto en bicicleta y vivo muy contento: soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador intentando ser poeta, guitarrero y trovador. Muchas gracias por visitarme, leerme y comentarme.

Buscar en este blog

Cargando...