viernes, enero 29, 2016

EL HOMBRE DEL BALCÓN





Aquella tarde de enero, de hace ya muchos años, el hombre estaba desconsolado. Cuentan que se asomaba constantemente al balcón y miraba hacia el horizonte como esperando el ocaso o la llegada de algún visitante, pero no era así, tenía pensado ejecutar su plan tan pronto como el sol se ocultara y partir al tiempo con la luz del día. Los vecinos lo encontraron caído, junto a la ventana, con una daga clavada en el pecho y en sus manos una carta con la fotografía de una mujer: la misiva, sin destino, y el retrato era de aquella que en el cielo le aguardaba.


CONJURO 
(Jotabé dodecasílabo) 

Al ocaso triste de un aciago día, 
a su pecho vino la melancolía. 

Recordó los tiempos de las ilusiones, 
los sueños perdidos, las locas pasiones; 
los amores idos, las viejas canciones 
y llegaron raudas las tribulaciones. 

Bajo la penumbra de la noche oscura 
y en medio de abrojos la enjuta figura

del corsario inerme, ya sin bizarría,
exhala un rosario de lamentaciones
mientras una daga, su penar conjura.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: El hombre del balcón
Gustavo Caillebotte



domingo, enero 24, 2016

UNO Y DOS, CRECE QUE CRECE...





En un santiamén Tania Liseth ha llegado a sus dos añitos de vida, el tiempo voló, y ella ya camina, ya habla, ya canta e intenta escribir. Todos estamos muy felices con su presencia que nos llena de infinita alegría. Con mucho cariño le he compuesto un soneto y, de esta manera, dejarle un legado para que lo lea cuando sus bellos ojitos lo puedan hacer. El Señor me conceda la dicha de vivir mucho tiempo a su lado, así como también junto a Juliana y, por supuesto, junto a Martina, el otro angelito que viene en camino.  Así seré muy feliz, gracias a Dios y a la vida.


MI DELIRIO 

Viene despacito como un viento suave
trayendo perfumes desde la distancia,
llenando la casa con sutil fragancia
y alegría plena que a mi pecho invade.

Para mis pesares su risa es la clave
y, junto con ella regreso a la infancia,
vamos a la China, a Egipto o a Francia
en un avioncito de papel por nave.

Ya tiene la nieta dos años cumplidos,
dos años alegres y muy bien vividos;
por eso con globos de varios tamaños

 y tortas y helados y dulces y flores
le cantamos todos con dulces amores,
a Tania en su día: ¡Feliz cumpleaños!


Rahulig/016
DRDA





Imágenes: Tania Liseth
De mi móvil



jueves, enero 21, 2016

¡VAYA CON LOS ERUDITOS!





Que muchos lugares comunes, que descripción y narrativa en exceso, que lenguaje cotidiano e insuficientes metáforas y que, por todo lo antes dicho, mis versos no podrían ser considerados como una obra poética sino, más bien, como la manifestación en rimas de un sentir personal. Tal cual lo dijeron algunos "eruditos" cuando por curiosidad se me ocurriera participar en un concurso regional. Yo, así como "mesmo" hablo, seguiré escribiéndole a mi tierra, a mi gente, a mis costumbres y a mis recuerdos. Sin tantos vericuetos, pero eso sí: tratando de llegar al corazón de mis queridos lectores.


EN RIMA

Mis versos son de la tierra
y de mi humilde sentir;
de lo que la vida encierra, 
del gozar y del sufrir.

Hablan de paz, no de guerra,
del amar y el compartir;
de la costumbre que aferra
y del diario transcurrir.

Como no soy literato
no pretendo descollar,
solamente transmitir

el sentimiento más grato
y, en lo posible cantar,
lo que me da en escribir.

Muchas gracias por pasar
y por volver a venir.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: En el estudio
De mi móvil



sábado, enero 16, 2016

CAMINANTE, Sí HAY CAMINO...





La obra de Dios es perfecta, de eso no cabe la menor duda. Simplemente nos basta con mirar la naturaleza para descubrir tantas y tantas bellezas que el Señor ha creado para nuestro deleite y gozo. Todo esto, con el único propósito de mostrarnos el verdadero sentido de la vida y señalarnos la ruta hacia la felicidad anhelada, felicidad que puede hallarse entre el amor y la bondad... somos peregrinos, un mundo mejor está delante de nosotros.


ALABANZA

Solamente por ti
pude ver el sendero,
solamente por ti
hallé amor verdadero.

Solamente por ti
por tu gracia bendita,
solamente por ti
y tu gloria infinita.

Mi rondar alumbraste
cuando estaba perdido,
y a mi vida entregaste
un lucero encendido.

Ya no importan tormentas
ni las noches oscuras,
pues me llevas y orientas
por las rutas seguras.

Solamente por ti 
creador de los cielos,
solamente por ti
conjuré mis desvelos.

Solamente por ti
porque tú eres mi faro,
solamente por ti
y tu plácido amparo.

No hay lugar ni momento
donde no estés presente,
y la dicha que siento
es la prueba fehaciente.

Tu grandeza ha brillado
cual un rayo divino,
y su luz me ha mostrado
la verdad y el camino.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: Alto de Soracá
De mi móvil


sábado, enero 09, 2016

DE PASO POR CARICHANA





Por allá en el año de 1979, estando yo recién enganchado en la empresa Acerías Paz del Río, hubo un enorme deslizamiento de tierras en la vereda de Carichana. Dicho desastre alteró el curso del río Chicamocha y, éste a su vez, destruyó el Ferrocarril Belencito - Paz de Río en longitud de un kilómetro. Consecuentemente, fui delegado por mis jefes como Ingeniero de Campo para dirigir las obras de estabilización del derrumbe y recuperación de la vía férrea. Una año tardamos en volver a normalizar el paso del tren, trabajamos duro, pero pasamos buenos momentos y cumplimos el deber.


VIVENCIAS

A la orilla de la vía
del tren, yendo a Villafranca,
una tiendecita había
con dos mesas y una banca. 

Hasta la tienda llegaba
un joven de cuando en vez,
y de abrazo saludaba
a su amiga Doña Inés.

Doña Inés muy diligente
le brindaba un guarapito,
y él de manera prudente
le pedía otro poquito.

Después camino cogía
hacia el lugar del trabajo,
y por la tarde volvía
al venir de para abajo.

No más al verlo llegar
la señora se apuraba,
y al tiempo de saludar
oto guarapo le daba.

Con Zoraida, con Marina,
con Nubia, Aminta, Mariela
y alguna que otra vecina:
se armaba la francachela.

Y el jolgorio se prendía
de golpe y de carambola,
cuando Doña Inés ponía
algún disco en la vitrola.

Aquel joven parrandero
hoy, es el hombre que cuenta,
sus penurias de ingeniero
y tiene más de sesenta.

Cual fueran rieles tendidos
y, a los polines clavados:
quedaron los tiempos idos
en mi corazón tatuados.

Doña Inés se nos murió,
pero el tren sigue pasando,
y el viejo que ahora soy yo
aún sigue recordando.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: El tren de Acerías.
Aminta Diaz M.



martes, enero 05, 2016

PRIMERO LO NUESTRO





Ya en la tranquilidad de la vida cotidiana después de las fiestas del cambio de año, me ha dado por pensar que, sin lugar a dudas, no hay como la tierrita de uno para vivir y disfrutar. Yo soy de muy poco viaje: por el tema económico o simplemente por el querer, me gusta quedarme en mis lares y compartir con la familia, con los amigos, con los vecinos y conocidos. De tal manera que, sin necesidad de subirme a un avión o de conducir largos trayectos, puedo encontrar paz a la vuelta de la esquina... aquí en la tierra de mis ancestros.


RAÍCES

En la tierrita también se goza
no es necesario ir al extranjero;
la paso alegre yo aquí en mi choza
y en mi terruño que es lo primero.

Para qué diablos buscar la vida
en otros lares si aquí hay de todo:
bellos paisajes, grata comida
y hasta se puede empinar el codo.

Con muy poquito se vive bueno
no se requieren grandes caudales;
bastan un plato con mute lleno,
carne, papita, chicha y tamales.

Tiples, guitarras, la guacharaca
y unas muchachas para bailar,
porque del ruedo nadie me saca
cuando la murga coge a tocar.

Con la familia, con los vecinos,
 con mi negrita, para que más;
al son de rumbas o torbellinos
y que tristezas no haya jamás.

Soy boyacense y aquí me quedo
con mis retoños y mis raíces,
a la escasez no tenemos miedo
ya que con poco somos felices.

Para qué diablos dejar la cuna
por ir tras lujos y vanidad,
si en mi tierrita como en ninguna
suenan campanas de libertad.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: Mi hermana Elvira
y sus alumnos.



Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog