domingo, junio 30, 2013

CAMPESINO DE CIUDAD





Al pasar sobre el último puente, suspiró aliviado, al fin estaba en su tierra. El tiempo le había dado la razón a su abuelo: La gran ciudad no era un buen lugar para el provinciano y, aunque tarde, tenía que aceptarlo. Así que, montado en un destartalado bus con su familia, sus corotos y sus recuerdos regresaba a su pueblo natal decepcionado de la inhóspita urbe, pero alegre por volver a sus raíces, atrás quedaban veinte años de ausencia y soledad.


LA VUELTA

Atrás dejé la ciudad,
 me vine para el pueblito.
¿Qué hacía yo en orfandad
 viviendo triste y solito?

Aquí si soy conocido
y me saludan de mano,
allá vivía inadvertido
era tan sólo un fulano.

Miro paisajes con flores,
estoy feliz y contento,
 ya no aspiro los hedores
de basura ni cemento.

Aquí me pongo a soñar
mirando pasar el río,
allá hube de soportar
la soledad y el hastío.

Me despierta el arrullar
de pajaritos cantando,
ya no tengo que aguantar
automotores pitando.

Aquí hago lo del vivir
y no falta el bocadito,
allá era grande el sufrir
sin plata ni trabajito.

Abandoné mi pueblito
creyendo que en la ciudad,
todo sería más bonito
pero eso no era verdad.

Porque únicamente hallé
ambiente ajeno y hostil,
el hombre alegre se fue
y me convertí en un gil.

Por eso, por todo eso
volví a mi pueblo querido,
me tenían del pescuezo
en aquel mundo, perdido.

Por eso, por todo eso…
moriré, donde he nacido.


Rahulig/013
DRA


Imagen: Puente Concentra
Archivo particular



sábado, junio 22, 2013

VERANO, GRATO VERANO...





La vacaciones de mitad de año siempre han sido una verdadera explosión de sana libertad y alegría: En nuestra época de estudiantes no veíamos la hora de dejar las aulas, los deberes y la rutina para salir corriendo cual briosos corceles a disfrutar de las tardes en el río o de los paseos al campo que, con su ambiente tropical, nos invitaba a retozar entre sus verdes praderas tapizadas de flores.


LAS VACACIONES

Volvieron del verano las gratas vacaciones,
ya brilla azul el cielo con bello resplandor;
se escuchan melodías de rítmicas canciones
y abraza en el ambiente un tácito calor.

Volvieron del verano las dulces ilusiones,
 ya Cupido dispara sus flechas del amor;
se agolpan en las playas viajeros corazones
y furtivos amantes se besan con candor.

Del mar las suaves olas empiezan a jugar
con jóvenes o viejos en libertad soñada,
y recorre los campos la brisa vagarosa

trayéndonos las notas alegres de un cantar
cual ave pasajera, que de aletear cansada:
 en tardes veraniegas sobre una flor se posa.
  

Rahulig/013
DRA


Imagen: Bahía Solano
Colombia



domingo, junio 16, 2013

DE ESCUELITA EN ESCUELITA





Cada pensamiento, cada imagen, cada hecho cotidiano me sumerge en las nostalgias de la infancia. En ese entonces, mi madrecita era maestra rural y de su mano, iba yo, de escuelita en escuelita. Inevitablemente, los recuerdos brotan y me siento impotente para aceptar la triste realidad, pero trato de transformar la terquedad de mis ayeres en la grata satisfacción de escribir un verso, un verso que me traiga los recuerdos idos.


AÑORANZAS

Una flor, una espiga, un gorrioncillo
me recuerdan caminos que, de niño,
recorrí de la mano de mi madre
en la infancia lejana y adorable.

Pupitres, pizarrones y cuadernos
gratos recuerdos de momentos tiernos,
de escuelitas perdidas en el tiempo
que, para siempre, guardaré muy dentro.

Mil añoranzas de la infancia ya ida,
dulce memoria de una edad perdida,
la que pasó sin que me diera cuenta 
poquito a poco silenciosa y lenta.

Juventud de locuras imborrables,
desparpajo de ayeres memorables,
madurez que vivimos cual centella
esperando una vejez plácida y bella.

Efímera es la vida como el viento
y se nos va de prisa, es un momento,
mas me siento feliz de haber vivido
sabiendo que el deber está cumplido.

Se borrará con el correr del tiempo...
todo vestigio de mi ayer perdido.


Rahulig/013
DRA


Imagen: Escuela de Paz Vieja
Archivo particular



domingo, junio 09, 2013

EL CAMINO DE LA VIDA





"El que canta sus penas espanta", decía mi madre cada vez que a mi me daba por a rasgar la guitarra para entonar alguna cancioncita, me acompañaba con su delicada voz porque le fascinaba cantar y cantar a toda hora; le gustaban mucho los valses, los boleros y en general todo tipo de música folclórica latinoamericana. Ayer en la tarde escribí un valsecito, me ha salido algo triste, pero sé que ella me ayudará a cantarlo desde el cielo y así, me alentará, a seguir caminando por la vida.


BIEN LO SÉ

Bien lo sé que la vida es finita,
bien lo sé que la vida se acaba,
pero todo el amor que me daba
de mi mente ya no se me quita.

Fue mi madre el ángel sereno
que cuidaba mis pasos errantes,
pero sé que estará como antes
 alumbrando mi rumbo terreno.

Yo no sé, qué será…
de mi suerte si ella no está,
yo no sé, qué será…
sólo sé que mi alma se va.

Bien lo sé que su muerte es un hecho,
bien lo sé que no todo perdura,
pero tengo y tendré la ventura
de guardarla por siempre en mi pecho.

Ya su cuerpo impasible reposa
en la lóbrega tumba sombría,
pero sé que su alma bravía
en el cielo se encuentra dichosa.

Yo no sé, qué será…
de mi suerte si ella no está,
yo no sé, qué será…
sólo sé que mi alma se va.

Bien lo sé que su sueño es eterno,
bien lo sé que es muy cruel el destino,
pero sé que al final del camino
moraré junto al lecho materno.

Volveré a recostarme en la cuna
en la cual dormitaba de niño,
  y por siempre será su cariño...
un jardín plateado de luna.

Yo no sé, qué será…
de mi suerte si ella no está,
yo no sé, qué será…
sólo sé que mi alma se va.


Rahulig/013
DRA


Imagen: Camino al cementerio
Del Bosque de Trimbolera



miércoles, junio 05, 2013

Y, EL SEÑOR, ASÍ LO QUISO...





Todos los halagos del mundo serían insuficientes para describir lo maravillosa que fue nuestra madre. Sin embargo, hay tres palabras que podrían acercarnos a la grandeza de su alma: "Amor, Abnegación y Alegría". Nos regaló todo el amor del mundo, abnegadamente entregó su vida por nosotros y con su alegría nos ayudo a sortear los momentos difíciles. Tal vez, le dimos muy poco comparado con lo que ella nos brindó, pero su gran amor fue muy bien correspondido. Dios te bendiga santa madrecita, descansa en paz e ilumina el camino que nos quede por andar...


MI PENAR

Sufro
por tu ausencia madre mía,
te extraño
y te sueño, noche y día.

Pienso
que si estuvieras aquí,
muy distinto
sería todo para mi.

Se fue mi madre querida,
se fue y no la he vuelto a ver,
llevándose mi alegría
y la esencia de mi ser...

Se fue mi madre querida,
se fue y no puedo vivir,
porque al marcharse mi vieja
también quisiera partir.

Guardo
sus recuerdos en mi mente,
la veo
caminando entre la gente.

La quiero
y no la podré olvidar,
para siempre
viviré con mi penar.

Se fue mi madre querida,
se fue y no la he vuelto a ver,
llevándose mi alegría
y la esencia de mi ser...

Se fue mi madre querida,
se fue y no puedo vivir,
porque al marcharse mi vieja
también quisiera partir.


Rahulig/013
DRA






Rosa Elvira Goyeneche Florez. (Santiago, Norte de Santander, Colombia, 08 de Abril de 1.928. Tunja, Boyacá, Colombia, 01 de Junio de 2.013). Casada con Carlos Julio Lizarazo Avellaneda, fallecido en 1.996. Madre de ocho hijos, maestra rural por más de cuarenta años en diferentes escuelas de Paz de Río (Boyacá) población que fue su único lugar de residencia. Por su abnegada labor como educadora y por sus innumerables virtudes, fue muy apreciada en todas las regiones donde laboró dejando como legado su vocación de servicio y su infinita de bondad.

domingo, junio 02, 2013

LA FUERZA DEL CORAZÓN





Si las personas actuáramos siempre siguiendo los consejos del corazón, en lugar de seguir las exigencias ideológicas, nos ahorraríamos el tener que ser testigos de tanta crueldad desatada por culpa de la ambición humana. Un corazón benevolente actúa según sus propios dictados, en cambio uno avaricioso, se hace mercenario y esclavo de las mundanas ambiciones que solamente le alimentan el ego.


IDEARIO

Le pregunta un dulce niño
a su avaricioso padre:

 ¿Qué hace girar al mundo?

 El dinero, le responde.

 ¿Acaso no es el amor?

 Ah, sí, el amor…

el amor al dinero.


Enseguida le pregunta
a su bondadosa madre:

¿Qué hace girar al mundo?

El amor, le dice ella.

¿Acaso no es el dinero?

El dinero no…

el  ¡Te quiero!


Finalmente le pregunta
a su sapiente abuelito:

¿Que hace girar al mundo?

Sin duda, es el corazón.

¿Acaso no es el dinero?
¿Acaso no es el amor?

Corazón benevolente…

no conoce de ambición.



Rahulig/013 
DRA



Imagen: Planeta corazón
De la red




Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.