sábado, septiembre 24, 2011

MIS DÍAS EN SOLEDAD





La soledad abruma y desconcierta cuando de un momento a otro, tenemos que afrontarla en carne propia. Merceditas, mi esposa, permanece desde hace quince días internada en una clínica local. Padece una rara infección en la columna vertebral y permanecerá lejos de casa por un tiempo indeterminado. Ruego al cielo para que no sea nada serio y anhelo su pronto regreso, aún nos queda mucho por hacer, en este mundo... eso espero, confiando en Dios.


AUSENCIA

Desde que tú te has ido, la casa desolada,
parece que te extraña como te extraño ahora.
El árbol en el patio sin tu presencia, llora,
y la flor que regabas se encuentra abandonada.

De noche cuando duermo, me abrazo a tu almohada,
soñando que me arrullas con tu voz tan sonora.
Me despiertan los trinos de algún ave canora
y, empieza el nuevo día, sin tener tu mirada.

Me asomo a la ventana para ver si apareces
o mantengo la puerta constantemente abierta:
por si de pronto, vuelves, alguna madrugada.

Recuerdo claramente las noches en que a veces,
paciente me aguardabas, amorosa y despierta...
hoy día, con tristeza, yo espero tu llegada.


Rahulig/011
DRA


Imagen: Merceditas y yo
Del álbum famliar



domingo, septiembre 18, 2011

AMOR EN EL AIRE






Ayer en la tarde mientras caminaba por uno de los parques de la ciudad vi, en las ramas de un viejo manzano, a una hermosa paloma torcaz jugueteando alegremente con un pequeño gorrioncillo. Revoloteaban de rama en rama, se veían muy felices, como si escenificaran una fábula de amor. Se me ocurre una historia más o menos así:


TRISTE GORRIÓN

Érase un bello gorrión
que cantaba tristemente
por algún amor ausente,
su nostálgica canción.

En las ramas del manzano
donde vivía solitario
con su canto lapidario,
trinaba y trinaba en vano.

Mas, un día quiso el azar
que una blanca palomita,
de todas la más bonita,
escuchara su cantar.

Acercose sigilosa
al gorrión entristecido
él, quedose sorprendido,
al mirarla tan hermosa.

-¿Quién eres tú, que a mi vienes,
en estos duros momentos?
- Soy la que oye tus lamentos
y siente el dolor que tienes.

Te agradezco tal candor
hermosa paloma buena,
pero tan inmensa pena
sólo la cura el amor.

Amor yo puedo brindarte
y si tú lo permitieras
aliviaría tus quimeras,
si un beso pudiera darte.

Sorprendido el pajarito
quedó prendado al momento
y, del beso en el intento,
cayose de aquel palito.

Gorrioncillo consentido
y blanca paloma en trance,
viven tórrido romance
compartiendo dulce nido.

Tiene el amor muchas mañas
para romper las barreras,
cuando se quiere de veras:
no hay óbices ni murallas.


Rahulig/011
DRA


Imagen: Gorrión común
De la red.


domingo, septiembre 11, 2011

POR DECIR ALGO





Esta mañana leyendo a Anthony de Mello encontré un párrafo que, por decir algo, reza más o menos así: Guarda silencio y mira, sencillamente mira. Una estrella, una flor, una hoja marchita, un pájaro, una piedra... Cualquier momento sirve. Mira, escucha, huele, toca, saborea y seguramente no tardarás en verle a ella, a la niñez en persona, que te abraza, te sonríe y juega como ayer, alegremente.


LEJANO PUERTO

Anclada, mi mente
se ha quedado,
allá entre mi niñez
y adolescencia.

Por eso,
aunque mis sienes
han blanqueado,
guardo en el corazón
alma de niño.

Y, vivo, felizmente
estacionado
en el lejano puerto
de la infancia.

Luciendo mil arrugas
en la frente,
cargando en un morral
mi infante anhelo,
mis trompos, mis canicas,
mi cauchera...

para seguir rodando
por la vida,
jugando cual chiquillo:
¡hasta que muera!


Rahulig/011
DRa


Imagen: En el patio
De mi galería



sábado, septiembre 03, 2011

A FALTA DE PAN





Tunja, la ciudad en la cual resido, está rodeada de pequeños pueblos y de bellos paisajes que invitan a disfrutar de la naturaleza. Como no he podido montar en bicicleta debido al porrazo sufrido días atrás, resolví salir a caminar por los alrededores y disfruté de una mañana maravillosa. A falta de pan, buenas son tortas.


PAISAJE

Me detengo a la vera del camino
entre huertos que aroman el lugar;
y a la sombra frondosa de un encino
el paisaje me pongo a contemplar.

Veo casas, son casas campesinas,
con sus techos de tejas coloradas;
hay caballos, ovejas y gallinas,
también vacas a estacas amarradas.

Huele a leña y a tierra removida,
entre surcos que ayer abrió el arado;
un cerdito degusta su comida
y un perrito lo mira provocado.

Veo pinos, acacias y arrayanes,
una urraca volando en el maizal;
los caballos que montan los chalanes
y un burrito sujeto del ronzal.

Huele a caña molida en el trapiche,
a boñiga y a miel para el guarapo;
una rana que salta en un caliche
coquetea jugando con el sapo.

Veo azules montañas a lo lejos,
entre nubes que cubren los picachos;
vuelan garzas, palomas y azulejos
intentando evadir a los muchachos.

Corre el tiempo y pasa la mañana
mientras gozo del mundo natural;
la rutina moderna no me afana,
me embelesa la paz de lo rural.

Anunciando la hora del puntal
a lo lejos se escucha una campana...
y cantando regreso a mi jacal.


Rahulig/011
DRA


Imagen: Paisaje Boyacense
José Orlando López




Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.