viernes, marzo 27, 2009

¡HOLA, QUERIDOS AMIGOS!





Por motivos de trabajo, he estado ausente desde hace varios días pues estoy ejecutando algunas obras viales en una vereda, lejos de la ciudad. Pero, en medio del trajín siempre recuerdo a todos mis amigos e inspirado en los bellos lugares que recorro cada día, les traigo un pequeña descripción de los hermosos campos de mi tierra Boyacense.


PAISAJES

Disfrutar nuestros campos es un sueño...
sus llanuras, montañas y lagunas,
las quebradas que bañan mi terruño
como ellas en el mundo no hay ningunas.

Recorrer sin afán viejos caminos...
sus páramos con grandes frailejones,
bosques de robles, pinos o amarillos
y amarillos también, los girasoles.

La flores que bordean el sendero...
enmarcan los barbechos, ya sembrados,
contemplando el azul de un bello cielo
mis sentidos se quedan extasiados.

Al paso me saluda el campesino...
me brinda su cobijo y su alimento,
las manos que sostienen el arado
reciben de la tierra su sustento.

Veo los niños corriendo a las escuelas...
entre risas y juegos infantiles,
los hogares sin huérfanos ni viudas
y, de la paz, sonando los clarines.

Dios bendiga por siempre nuestro suelo...
los arados, semillas y azadones,
y se fundan ardiendo en el infierno
los fusiles, las balas, los cañones.


Rahulig/09
DRA


Fotografía - Rafael Lizarazo



sábado, marzo 14, 2009

UN AMOR PERDIDO





Según cuentan los vecinos del lugar, cada noche al encenderse el farol, aparece un hombre solitario que cabizbajo camina de lado a lado en la calle y solloza a la vez que, parece tomar de la mano, a un ser que imaginariamente va junto a él. Así pasa la noche entera y, solamente se aleja, cuando despuntan las primeras luces del alba.


BAJO EL FAROL

De un farol, bajo su lumbre,
  le confesé un día mi amor...
me dijo con pesadumbre
te puedo causar dolor.

No comprendí la respuesta
sus ojos tristes miré,
había preparado fiesta
y en vez de reír, lloré.

Quise abrazarla y, entonces,
  de mi lado se apartó...
tras las luces de los coches
en la ciudad se perdió.

Hoy que han pasado los años
he vuelto al mismo lugar,
a buscar en los escaños
algo para recordar.

Solamente se encontraba
   aquel farol encendido...
y un anciano que vagaba
entre la bruma escondido.

Pero en verdad el anciano
no era otro mas que yo,
deambulando de la mano
de un amor que se perdió.


Rahulig/09
DRA


Fotografía - Rafael Lizarazo



martes, marzo 10, 2009

LA SEMILLA DEL AMOR





Al igual que el campesino labra la tierra esperando obtener una buena cosecha, nosotros también podemos plantar la semilla del amor, con el ferviente deseo de que se expanda y sus frutos traigan la paz a nuestros campos, porque aunque le pongan palos a la rueda, nada podemos perder en el intento. Al fin y al cabo... la esperanza es lo último que se pierde.


SUEÑO

Una semillita de amor he sembrado
en un terrenito muy bien abonado,
  agregando besos, cariño, ternura...
con fresco rocío de paz y dulzura.

Y deseo con ansia que haya germinado
para el día esperado y siempre soñado;
una mañanita bella, iluminada,
con la luz Divina de paz anhelada.

Cuando mi esperanza sea un botoncito
no vaya y le pase como al ratoncito,
que venga una bota con garra felina

voraz, insensata, con disimulito,
se esconde, la acecha y en un descuidito...
la pisa, la aplasta y el sueño termina.


Rahulig/09
DRA


Imagen de la web



martes, marzo 03, 2009

¡FELIZ DIA... MUJER!





Aprovechando que en muchos países el mes de Marzo se dedica a la Mujer y que el 8 se celebra de Ellas su día internacional, he querido rendirles un sencillo homenaje escribiendo el poema que hoy les regalo a todas y cada una de las Mujeres, que de una u otra manera, son el "motor" que mueve el mundo. Mil felicidades, abrazos y besos para tan bellos Seres.


Quién pudiera mujer ¡Ay! quién pudiera,
de tu jardín ser una mariposa,
para libar el néctar que una rosa
nos ofrece por cada primavera.


PARA ELLAS

Ya llega por fortuna el día soñado
en que a las Damas debemos festejar,
porque son Ellas, de todo ser creado
las únicas que pueden regalar...
el cielo en unos ojos reflejado.

Madre, esposa, hermana, hija o amiga,
siempre serán de nuestro amor el numen;
¡Oh, Mujer! la que tanto amor prodiga
y aunque falten halagos, en resumen...
que el señor hoy y siempre las bendiga.

¿Quién no ha sentido de su boca un beso
o una suave caricia de sus manos,
una mirada tierna o un sollozo
por un padre, un hijo o un hermano,
un amigo, un amante o un esposo?

Mujer, bella mujer, nunca podría
sin tu presencia continuar el mundo;
pues al faltar tu amor y tu osadía,
la tierra sumida en lo profundo...
agobiada y muy triste moriría.

Por eso, nuevamente te bendigo,
como a la flor de mi jardín más bella
y, aunque parezca ufano yo te digo,
que no he visto jamás ninguna estrella
 brillando más que tú, porque contigo...
¡la vida es y será, siempre más bella!


Con amor: Rafael Humberto.


Fotografía - Rafael H. Lizarazo


Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.